El Wigan rompe los pronósticos y tumba al Manchester City + Agüero golpea a aficionado y Guardiola discute con técnico rival

20/02/18
06:22 am

Los locales aprovecharon que el City jugó con diez hombres la parte complementaria. Getty Images

 

(EFE) — El Wigan, de la tercera categoría del fútbol inglés, protagonizó la gran sorpresa de los octavos de final de la Copa de Inglaterra, al apear de la competición al todopoderoso Manchester City de Pep Guardiola (1-0).

Si hace cinco años el Wigan, entonces dirigido por el español Roberto Martínez, necesitó el tiempo de prolongación para derrotar con un gol de Ben Watson al Manchester City en la final de Copa que ambos equipos disputaron en 2013, en esta ocasión no tuvo que esperar tanto.

Una diana del delantero norirlandés Will Grigg a 11 minutos para la conclusión permitió al Wigan vivir otro cuento de hadas, con un desenlace más inesperado este lunes dada la diferencia existente ahora entre el líder de la Premier League y el modesto conjunto de la Tercera División inglesa.

Distancia sideral que apenas tardó en plasmarse siete minutos, el tiempo que tardó el Manchester City en disponer de dos clarísimas ocasiones para inaugurar el marcador.

Pero ni el argentino ‘Kun’ Agüero, que envió por encima del travesaño un centro medido del portugués Bernardo Silva, ni el alemán Ilkay Gündogan, que se estrelló con el meta local Christian Walton, supieron acertar.

Fue un anticipo de los numerosos problemas que padeció el conjunto ‘citizen’ para trasladar al marcador su incuestionable superioridad sobre el terreno de juego.

Los de Pep Guardiola vieron cómo el Wigan rozó hasta en dos ocasiones el gol tras sendos fallos defensivos del conjunto visitante.

Dos errores de bulto en los que estuvieron implicados el central John Stones y el lateral brasileño Danilo, que parecieron empeñados en cuestionar la millonaria inversión que el Manchester City ha realizado en las últimas temporadas para reforzar su zaga.

Si a los diez minutos ni Stones ni Danilo fueron capaces de despejar un balón cruzado que acabó en los pies Gary Roberts, dos minutos después una nueva indecisión del inglés y del brasileño propició una peligrosa contra que el norirlandés Will Grigg no supo culminar.

Dos tremendos sustos que no impidieron al Manchester City, que monopolizó casi por completo la posesión del balón, seguir buscando una y otra vez el área rival con hasta siete y ocho jugadores.

Pero este lunes el City, máximo goleador del campeonato inglés, no mostró su contundencia habitual, lastrado unas veces por la falta de puntería, como en los casos del brasileño Fernandinho o Gündogan, y otras por el buen hacer del meta Walton, que repelió con una soberbia parada un remate de Agüero.

Los problemas se agravaron para los de Pep Guardiola con la expulsión en el tiempo de prolongación del primer período de Fabian Delph, tras una durísima entrada.

La inferioridad numérica no aplacó la voracidad ofensiva del Manchester City en la segunda mitad, en la que los visitantes arrinconaron a un Wigan que apenas pudo pasar del centro del campo.

Pero eso fue suficiente para el Wigan, que no desaprovechó su única ocasión de todo el segundo tiempo para firmar el definitivo 1-0 a los 79 minutos.

Un gol precedido por un nuevo fallo defensivo del Manchester City, en este caso del lateral Kyle Walker, que incomprensiblemente dejo pasar el balón y éste acabó en las botas de Will Grigg.

Si en la primera mitad el internacional norirlandés, más conocido hasta hoy por la famosa canción que amenizó la trayectoria de la selección de Irlanda del Norte en la pasada Eurocopa de Francia que por sus goles, no supo aprovechar una ocasión similar, en esta no falló.

Con un certero remate cruzado Grigg batió al portero chileno Claudio Bravo para dar el triunfo y la clasificación a un Wigan que, pese a tener que refugiarse sobre la línea de gol en los minutos siguientes, logró resistir el acoso final del Manchester City.


 

Agüero golpea a aficionado y Guardiola discute con técnico rival

Getty Images

 

El director técnico del Manchester CityPep Guardiola– y el entrenador del Wigan Paul Cook– se enfrentaron en los vestuarios durante el intermedio del compromiso por la FA Cup. La acalorada discusión se presentó por la dura entrada de Fabian Delph antes de concluir la primera mitad.

En los últimos momentos del primer tiempo, Delph fue expulsado tras una fuerte falta y la acción provocó que los entrenadores de ambos clubes protagonizaran una intensa discusión camino a los vestidores según captaron las cámaras de la BBC. De la misma manera, miembros del City empujaron a Cook mientras que Guardiola intentaba retirarlos y Cook se le podía apreciar furioso por la entrada de Fabián.

Después, al finalizar el encuentro cientos de aficionados ingresaron a la cancha para celebrar con los jugadores el histórico triunfo sobre el líder de la Premier League. El argentino Sergio Agüero le tiró un manotazo al seguidor rival y fue tras él, pero elementos del equipo celeste logran contenerlo para que no soltara más golpes.

 

Tomado de: ESPN

 

2 comentarios

    • Chikungunya en 20 febrero, 2018 a las 2:38 pm
    • Responder

    Un equipo de tercera división tumbó al City de Guardiola, increíble, se le cayó el caché a los citizens.

    • Squall en 22 febrero, 2018 a las 2:26 pm
    • Responder

    a ti uno de tercera te metio 5 como se llama a si el ALCORCON

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.