MESA, Ariz. – Steve Cishek subió al montículo para su primera sesión de práctica de bateo en vivo con su nuevo equipo a principios de esta semana. Mientras el relevista se paraba en la lomita contra la lista de bateadores de los Cachorros de Chicago: un exjugador más valioso (Kris Bryant), un candidato perenne al premio (Anthony Rizzo), un extitular en el Juego de Estrellas (Addison Russell) y un estrella emergente (Willson Contreras) – se dio cuenta de exactamente en lo que se metió cuando firmó como agente libre durante el invierno.

“Es ridículo”, dijo el derecho ese mismo día. “Nuestra alineación está amontonada. Sé que es solo una práctica de bateo en vivo, pero las situaciones de juego no pueden ser divertidas enfrentando a esos tipos una y otra vez. Puede ser intimidante. … Definitivamente es el mejor equipo del que he sido parte”.

Es una noción que los recién llegados al cluhouse de los Cachorros han repetido a su llegada a Mesa, solo unos días después de que la oficina añadiera la última pieza de una ocupada temporada baja en el diestro Yu Darvish.

Los Cachorros son una fuerza una vez más, y ahora dejaron atrás sus temporadas de campeonato y resaca. Mientras que la retórica normal en la primavera es para aplacar las expectativas, los Cachorros ya pasaron ese punto. Westgate Las Vegas SuperBook tiene a Chicago en 7-1 para ganar su segunda Serie Mundial en tres años, y levantar ese segundo trofeo está en la mente de los integrantes de este equipo.

“Esa es una razón por la que todos firmamos aquí, sin duda”, dijo otro recién llegado, el lanzador Tyler Chatwood. “Están diseñados para ganar por un tiempo, y me alegra ser parte de eso”.

Desde la propiedad hacia abajo, a los Cachorros les gusta recordarles a todos que han ganado la mayoría de los juegos de postemporada y temporada regular en el béisbol en las últimas tres temporadas. Pero incluso por todo ese éxito, o tal vez por eso, el 2017 casi se sintió como decepción después de que los Cachorros tuvieron un comienzo lento y se retiraron de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional en cinco juegos.

“Siento que estamos todos por delante de donde estábamos el año pasado”, dijo Bryant. “Será nuestro cuarto año juntos. El mismo núcleo. Es agradable salir con los mismos tipos que han estado contigo por tres, cuatro años”.

Los Cachorros actualizaron su cuerpo de lanzadores pero mantuvieron intacta su base de jugadores de posición, recuperando la misma ofensiva que ocupó el segundo lugar en la Liga Nacional en carreras anotadas en cada una de las últimas dos temporadas y aún no ha alcanzado su potencial. Los Cachorros fueron terribles en bateo situacional, por lo que trajeron al veterano entrenador Chili Davis para abordar esa deficiencia. Una mejora en esa área podría traducirse en una temporada monstruosa para una alineación repleta de ex selecciones de primera ronda del draft.

“Seguro que espero que descubras el juego un poco más cada año y puedas aplicar eso”, dijo Bryant, de 26 años. “Siento que. Todos nosotros aquí estamos listos para dar el siguiente paso”.

Es un grupo que recién está entrando en su mejor momento, con una gran cantidad de experiencia en juegos importantes ya en su haber, pero la ofensiva ni siquiera podría ser la mayor razón para el optimismo.

La adición de Darvish hace que las personas en el juego vuelvan a pensar en 2016. La rotación de los Cachorros fue tan dominante esa temporada que el ganador de 15 juegos Jason Hammel no pudo oler los playoffs, y el grupo de abridores de este año podría ser igual de bueno. Chatwood y Darvish se unen a Jon Lester, Kyle Hendrick y José Quintana para formar el quinteto abridor más talentoso de la Liga Nacional.

“No me gusta hablar sobre otros equipos”, dijo recientemente el mánager de los Indios Terry Francona. “Pero esos muchachos [la oficina principal de los Cachorros] siempre obtienen lo que necesitan. Esa es una buena rotación de cinco hombres. Me encantaría enfrentarlos nuevamente en la Serie Mundial”.

La propiedad de los Cachorros no se está alejando de las altas expectativas. Firmaron el compromiso de $ 126 millones por Darvish y esperan un retorno de la inversión.

“En el papel, podría ser la rotación más fuerte que hayamos tenido”, declaró el propietario, por lo general discreto, Tom Ricketts al abrir el campamento. “Tenemos un gran equipo”.

Ricketts no llegó a calificar de fracaso a algo que no fuera una Serie Mundial, pero no hizo nada para disuadir a los fanáticos de las grandes aspiraciones.

“En este punto, con este equipo, ese es nuestro objetivo”, dijo. “No los culpo. Deben tener altas expectativas”.

¿Son estos Cubs un equipo de 103 victorias, como lo fueron en 2016? ¿Podrían ser aún mejores? Mucho de eso será decidido por la rotación y un bullpen renovado que incluye al nuevo taponero Brandon Morrow. Hay una ventaja adicional en el hecho de que Morrow y Darvish fueron sacados de un equipo de Dodgers de Los Ángeles que enfrentaron los Cachorros en cada uno de las últimas dos Series de Campeonato de la Liga Nacional.

“Tanto Yu como Morrow fueron clave para nuestro éxito, y les deseamos lo mejor”, dijo el mánager de los Dodgers, Dave Roberts. “Va a ser una buena batalla con esos muchachos”. Seis veces en la temporada regular y tal vez en otra ocasión en la postemporada. ¿Quién sabe?”

Aunque todavía faltan meses para que el encuentro de postemporada con los Dodgers tome forma, los Cachorros saben lo que tienen: un grupo muy talentoso con una motivación nueva y un hambre renovada.

“Nadie en esta sala dice: ‘Fuimos ganadores de la división el año pasado'”, dijo el veterano Ben Zobrist. “A nadie realmente le importa eso en este punto. Queremos ser campeones de la Serie Mundial de nuevo”.

Si la reacción de los recién llegados es una indicación, hay suficiente talento en el club para que esto suceda.

“Es fácil de decir porque estoy aquí ahora, pero es la verdad”, dijo Cishek. “De arriba hasta abajo de nuestra alineación, el bullpen y el equipo titular, es un equipo increíble”.