Los días en los que la vida me dio la razón sobre Julio Pablo Martínez

23/02/18
7:15 AM

 

Cuando lo que predije un día se hizo realidad, un amigo cubano que vive en Los  Ángeles, bastante cerca de mi casa, me dijo súbitamente por teléfono que mi boca era santa. No es que en ese momento de periodista pasé a profeta, sino que mi augurio podía haber sido fácilmente el de cualquier aficionado cubano al beisbol que está un poco pendiente a la actualidad de este deporte en Cuba y a su evolución en los últimos 20 años. Fue de esas cosas que uno dice, pero que otro con toda su razón puede ripostar que se trata de una perogrullada.

El 24 de febrero de 2017 escribí un comentario en el que plasmaba todo mi enfado ante la inexplicable ausencia del jardinero guantanamero Julio Pablo Martínez en el conjunto cubano que participaría en el IV Clásico Mundial. Entre otras cosas, reproché la convocatoria del patrullero granmense Yoelkis Céspedes a un evento magno como ese por encima de Martínez, quien sí había tenido una gran prueba de fuego con la selección nacional en la primera edición del Premier 12 efectuado en noviembre de 2015, en el que se despidió con par de incogibles en ocho oportunidades. También, acoté, con otras palabras, que los días de Julio Pablo en Cuba estaban contados.

Sin embargo, tras un tropezón, el otrora integrante de los Indios del Guaso recibió una noticia que quizás le sacudió un poco la tristeza del Clásico Mundial. Recibió la oferta de lo que podía ser su primer contrato y la aprovechó con los Trois-Rivieres Aigles, selección de la Liga CanAm. En esa liga norteamericana compiló 57 juegos, promedió .297, con 70 imparables en 236 oportunidades, disparó once dobles, par de triples y siete jonrones, impulsó 21 carreras y se robó 20 bases en 24 intentos.

Pero el 15 de agosto, seis meses después que dijera que Martínez tenía sus días contados en la isla, fue el día que el guantanamero decidió parar de contar. Con 21 años, rompió el contrato que había obtenido mediante la Federación Cubana de Beisbol, abandonó la Liga CanAm y comenzó otra cuenta, la de espera para recibir la agencia libre y poder así firmar pronto con alguna organización de Grandes Ligas.

El compás de espera del talentosísimo jardinero demoró otros seis meses, luego de que ayer el periodista Ben Badler, de Baseball America, informó que recibió la agencia libre por la directiva de las Mayores y podrá firmar con una franquicia de ese circuito a partir del 6 de marzo, es decir, en menos de 13 días. Veremos cuánto demora el jugador en tener dueño en la MLB, toda vez que existen algunas organizaciones interesadas en sus servicios, como los Yankees de Nueva York, Rangers de Texas y los Marlins de Miami, las cuales terminaron muy complacidas con lo que vieron en exhibiciones privadas realizadas hace poco por el prometedor zurdo en Estados Unidos.

Su llegada a las Series Nacionales sucedió muy temprano, en la campaña 52 y con apenas 16 años, para conformar la selecta bolsa de jugadores que se han estrenado con esa edad en el principal torneo doméstico. En total, tuvo acción en cinco temporadas –fue solicitado como refuerzo de los elencos de Ciego de Ávila, Camagüey e Isla de la Juventud, con quien quedó subcampeón-, y sus principales números estuvieron en un average de .293, 290 hits, 37 dobles, 15 triples, 23 jonrones, OBP de .393 y 177 ponches en 990 veces al bate.

Con 17 primaveras acudió al Campeonato Mundial juvenil en Taichung, Taipei de China 2013, donde Cuba terminó con la medalla de bronce. Su promedio ofensivo fue de .286, además de ser segundo en bases robadas (4) y octavo en remolques con ocho. En esa selección compartió con grandes talentos como Yoan Moncada, Randy Arozarena, Yanio Luis Pérez, Víctor Víctor Mesa, Luis Robert y Yusnier Díaz.

En agosto de 2014 fue uno de los artífices cubanos en el título del Campeonato Panamericano juvenil celebrado en Baja California, México, junto a grandes promesas del montículo como Yoan Oviedo, Michael Báez, Raidel Orta y Cionel Pérez. Igualmente asistió al Campeonato Mundial de cadetes en México 2011 y ese mismo año al Torneo Criollitos de América Sub 16 en Venezuela.

Julio Pablo Martínez no se demorará en firmar y más temprano que tarde tocará las Mayores. Así la vida seguirá dándome la razón sobre este muchacho. (Rafael Rofes) (Foto: @AiglesCanAm)

 

Tomado de: Cronodeportesonline

 

 

4 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • carlos on 24 febrero, 2018 at 4:08 pm
    • Responder

    DE QUE LO TIENE LO TIENE CABALLERO, DESDE ACA QUE LLEGUE NUESTRO SALUDO Y DESEOS DE SU TRIUNFO QUE VA SER GRANDE, ESTOY SEGURO Y CREO QUE LOS YANKEES LO TIENEN FICHADITO.

    • Silvio on 23 febrero, 2018 at 6:06 pm
    • Responder

    Tanto que nos quejamos del robo de talento y a veces los regalamos , Porque el muchacho no pudo integrar el equipo al Clasico? , tiene 21 años y talento , la mejor de las suerte para este joven

    • Valenzuela on 23 febrero, 2018 at 5:32 pm
    • Responder

    Es incuestionable que tiene calidad para imponerse en la MLB, de eso se viene hablando hace rato, tiempo al tiempo.

    • Rafa on 23 febrero, 2018 at 2:44 pm
    • Responder

    rafarofes86, estoy contigo, pienso que tiene madera para llegar a las Mayores por su talento y porque es muy joven, sin desesperarse que empiece por las menores y rinda lo que de él se espera, pero al igual que usted, creo que llegará lejos.

Deja un comentario

Your email address will not be published.