BARCELONA — El Barcelona jugará el jueves por la noche en Las Palmas y lo hará el domingo a primera hora de la tarde en el Camp Nou frente al Atlético de Madrid, en un partido que puede marcar el futuro de la Liga y ante el que ya ha dado muestras de su incomodidad, sintiéndose perjudicado por la Liga en cuanto a los horarios y fechas de sus partidos respecto al equipo colchonero.

El líder de la Liga no solo tendrá un día menos de descanso que el equipo de Simeone, sino que, además, deberá hacer un largo desplazamiento en avión (llegará a Barcelona bien entrada la madrugada del viernes), mientras el Atlético jugará de local en el Metropolitano ante el Leganés, con lo que su desgaste será mucho menor.

El Barça apenas ‘disfutará’ de 60 horas de descanso entre el partido de Las Palmas y el del Camp Nou en una situación que ha vuelto a provocar el enfado de Ernesto Valverde, que ya en la semana anterior al partido de ida de los octavos de final ante el Chelsea en Londres se quejó amargamente por no haber disputado su partido de Liga en Eibar el viernes.

El equipo de Antonio Conte sí jugó en viernes su encuentro de FA Cup con el Hull y el entrenador del Barça hizo público su desencanto por no haberse adelantado su duelo, en el que, jugándose tres puntos no pudo dar el descanso que habría estimado necesario a alguno de sus futbolistas.

El técnico azulgrana, entonces, no supo, o no quiso, explicar si la directiva del Barça había solicitado al menos a la Liga la posibilidad de avanzar el choque para tener más descanso pero sí llamó la atención públicamente del hecho.

Apenas dos semanas después la situación se repite. El Barça, que jugó el sábado 24 frente al Girona en el Camp Nou, habría podido jugar en Gran Canaria este martes (el Las Palmas también jugó el sábado en Leganés) o el miércoles, cuando se disputarán 5 encuentros de la jornada… Pero la Liga, cuando facilitó sus horarios hace ya varias semanas, puso su encuentro el jueves, tres días antes del duelo máximo ante el Atlético en el Camp Nou.

En aquel momento, al darse a conocer las fechas y horarios de esta jornada, el club azulgrana no expresó ninguna queja oficial o pública por más que desde el vestuario Valverde ya había advertido de la carga de partidos en este tramo de la temporada. Ahora, cuando llega la semana de los partidos, desde los despachos del Camp Nou se pone énfasis en la desventaja que, se afirma, tendrá el equipo azulgrana por esta circunstancia.

Y se expresa ese perjuicio. El Barcelona, que diez días después del duelo ante el Atlético se jugará ante el Chelsea el pase a los cuartos de final de la Champions, dará descanso en Las Palmas a Jordi Alba, sancionado, y muy posiblemente a Gerard Piqué para darle margen en su recuperación de la maltrecha rodilla. Falta saber si reservará también a Luis Suárez para evitar el riesgo de una cartulina que acarrearía sanción… Pero en el colectivo, el descanso será mínimo.