El Espanyol alivia su crisis a costa del peor Real Madrid de la década al vencerlos 1-0

27/02/18
7:16 PM

 

 

BARCELONA (Jordi Blanco | ESPN Digital) — El Real Madrid tiene fija la mirada en la Champions, en su visita al Parque de los Príncipes y en concluir sin más aspavientos su pase a los cuartos de final ante un PSG que solo respira por Neymar… Así, de pronto, podría explicarse que este martes, en Barcelona, pasara con más pena que gloria, con un equipo muy disminuido y encajando una derrota, en tiempo añadido, con el gol, golazo, de Gerard Moreno. Venció el Espanyol por 1-0 porque lo buscó, porque quiso y porque, a fin de cuentas, lo mereció.

Ganó en la Liga al Atlético, venció en la Copa al Barça y cerró el triángulo consiguiendo la primera victoria de la historia de su nuevo estadio frente a un Real Madrid tan apagado como sin personalidad. Y que dio la impresión, al acabar el duelo, de marcharse como si aquello no fuera con ellos.

Sin Marcelo, sin Casemiro, Kroos, Modric o Cristiano, con Carvajal o Benzema en el banquillo y con tanta calidad como poco nervio, el equipo de Zidane perdió al cabo de ocho jornadas ofreciendo una imagen entre discreta y lamentable. Olvidado el título de Liga hace semanas, se antoja igualmente imposible que quedase más abajo del cuarto puesto a la vista de una clasificación en la que el quinto (Villarreal) está 10 puntos por debajo.

El Espanyol le tuteó con ganas y encontró un premio enorme a su esfuerzo. Comenzó con el miedo habitual el equipo blanquiazul… Pero a partir del cuarto de hora avanzó líneas y con la fuerza de un Carlos Sánchez que demostró ser una auténtica Roca que se llevó por delante cualquier contrario, impuso su orgullo.

Pudo, puede, quejarse el grupo de Quique Sánchez Flores de un gol anulado, mal anulado, a Gerard Moreno por fuera de juego inexistente. El delantero catalán estaba en línea con Llorente cuando cortó el disparo de Carlos Sánchez antes de cruzar un disparo imposible para Keylor, que acabó siendo de lo más destacado de ese desdibujado Real Madrid.

Al final, cuando ya buscaba el tiempo añadido el momento final, Gerard tomó un balón excelente, con una volea inesperada y marcó un golazo que vale su peso en oro, hace olvidar cualquier peligro al Espanyol y castigó a un Madrid sin nervio.


 

El peor Real Madrid de la década

 

BARCELONA — El Real Madrid sumaba nueve victorias y un empate en sus últimas 10 visitas al Espanyol. La última vez que perdió en terreno blanquiazul, fue en el estadio de Montjuïc, el 20 de octubre de 2007 por 2-1, marcando Albert Riera y Raúl Tamudo para los catalanes y Sergio Ramos para los merengues. Y el entrenador del Espanyol se llamaba… Ernesto Valverde. Fue la última vez.

Desde entonces el marcador fue una y otra vez cruel con el conjunto catalán, derrotado y hasta avasallado en sus duelos cara a cara. En la temporada 2015-16, sin ir más lejos, el Madrid venció por 0-6 y Sergio Ramos, que sumó un ‘repóquer’ de goles, anotó tres en apenas 19 minutos…

Pero el Madrid que visitó este martes Cornellá no contaba con el crack portugués, a quien Zinedine Zidane solventó dar descanso. Con el partido de París frente al Paris Saint-Germain a la vuelta de la esquina la Liga parece más un incordio que una obligación en el Santiago Bernabéu y así puede entenderse que a nadie, por bestia que parezca, extrañase que el equipo merengue se presentase al partido sin Cristiano… Sumándose a las ausencias de Marcelo, Casemiro, Toni Kroos y Luka Modric

Y encima dejando en el banquillo a Dani Carvajal y Karim Benzema para dar paso, protagonismo, a una suerte de equipo B para que mostrase el hambre que se le presupone por hacerse ver. Calidad mostraron los jugadores del Madrid, sí, pero a esa calidad no acompañó ninguna clase de nervio y a la que el Espanyol descubrió que se enfrentaba a un rival tierno y sin personalidad se sacó el miedo de encima.

El Madrid perdió en el marcador cuando se superaba el minuto 92 pero en el campo, sobre el césped, llevaba muchos minutos perdido, casi dándole la razón a su entrenador. Están los cracks y los acompañantes… Pero en el Madrid hay jugadores intocables porque sin ellos no se contempla ninguna clase de hambre.

Así se vio en Cornellá, donde el peor Madrid de la década perdió por primera vez ante un Espanyol muchísimo más hambriento.


 

Los riesgos del Madrid con los ensayos de Zidane

 

La buena racha del Real Madrid se quedó en cinco victorias consecutivas y siete partidos sin perder.

Ya son cinco derrotas en 26 partidos del campeonato español, dos más de las que sufrió en toda la campaña liguera 2016-17 – cuatro de ellas sin lograr marcar un solo tanto.

Fue también la tercera ocasión en que el equipo merengue cede los tres puntos por 1-0 por un gol de último minuto.

Y aunque no desatará una crisis, pues la Liga se dio por perdida desde diciembre, pone en evidencia al escuadrón ‘B’, insuficiente para hacer frente a un torneo en que no se juegan más que amarrar el tercer puesto o buscar la cuarta plaza que da acceso directo a Champions League.

“Son circunstancias que no están a nuestro favor; tenemos que ser profesionales para saber que no hay que estar cerca (del Barcelona) para salir motivados”, reconoció el arquero Keylor Navas en declaraciones emitidas a la televisión española.

El problema para el conjunto merengue es que aún tiene 12 jornadas de Liga por delante, incluyendo el derbi frente al Atlético y el clásico ante Barcelona.

Pensando en la importante cita de la próxima semana, la vuelta de los octavos de final de la Champions League frente al PSG, Zinedine Zidane volvió a dar descanso a la mayoría de los hombres que saldrán de inicio.

El francés continúa con el plan de dosificación de Cristiano Ronaldo, que se ha perdido su segundo partido como visitante por decisión técnica, algo similar a lo que hizo en 2016-17, cuando el portugués se perdió cuatro partidos de Liga fuera de casa consecutivos.

El descanso de Ronaldo, no obstante, ha llegado con más de un mes de anticipación. No fue hasta la jornada 30 que el portugués empezó a entrar en rotación. Fue, además, en pleno abril, cuando el equipo merengue estaba por disputar los cuartos y las semifinales de Champions League.

El plan salió redondo; Cristiano Ronaldo decidió ambas eliminatorias marcando cinco goles al Bayern Munich y tres al Atlético de Madrid, mientras la Liga, con el equipo ‘B’ apuntalado por Álvaro Morata, con James Rodríguez, Danilo, y las mejores versiones de Asensio e Isco, resolvió la recta final con solvencia para amarrar el título.

“Hay años en los que las cosas salen mejor que en otros”, se limitó a explicar Navas.

 

Tomado de: ESPN

 

 

 

3 comentarios

    • Chikungunya en 28 febrero, 2018 a las 8:03 am
    • Responder

    Lo buscaron y merecieron los periquitos, el Madrid con su pastosidad acostumbrada solo hizo acto de presencia y si a eso le sumamos la alineación de ZZ con Bale en la punta más todavía. Nos queda la UCL, suerte muchachos el martes frente a los Parisiens. El sábado le vamos a querer arrancar la cabeza al Getafe cuando pongamos a los habituales para calentar motores con vistas al compromiso de champions.

    • Rmad en 28 febrero, 2018 a las 9:33 am
    • Responder

    Fuera Isco del Madrid ese es el cáncer del equipo

      • Dandee en 28 febrero, 2018 a las 4:38 pm
      • Responder

      ?????

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.