Costa, el as bajo la manga del Cholo + Griezmann, examen definitivo en Barcelona

3/03/18
9:01 pm

 

 

MADRID — Diego Costa lo ha cambiado todo. Desde el 1 de enero en que el delantero fue inscrito oficialmente en el torneo, la temporada del Atlético de Madrid ha dado un giro por completo.

La compenetración de Costa al resto de sus compañeros ha sido un factor importante en la racha ganadora del Atlético de Madrid; particularmente en los últimos cinco partidos, en que el Atlético, aprovechando dos empates del Barcelona, ha logrado recortar seis puntos a su desventaja en la tabla.

Atlético ha marcado trece tantos en esos cinco partidos. Ocho de ellos han salido de los pies de Antoine Griezmann. El francés ha visto un aumento exponencial en su eficacia goleadora en los últimos cuatro partidos, en gran medida, gracias a la presencia de Diego Costa, que ha contribuido con otros dos goles a esa cuenta. En tres ocasiones se han asistido el uno al otro.

Según el entrenador Diego Simeone, Diego Costa ha aportado “ambición, alegría, trabajo, pasión y la potencia ofensiva que nos genera tener más posibilidades”.

Atlético genera en promedio 11 ocasiones de gol por partido.

En las primeras 17 jornadas, Atlético de Madrid marcó 25 goles, para una media de 1.4 goles por partido. En los nueve partidos que ha disputado en lo que va de 2018, Atlético suma 20 tantos, para un promedio de 2.2 goles por partido. Diego Costa ha participado en siete de ellos; solo se ha perdido el encuentro frente al Eibar por sanción y la goleada por 3-0 sobre Las Palmas por molestias musculares.

Costa ha contribuido directamente a la mejoría en el rendimiento de Antoine Greizmann, pero también han salido beneficiados Koke, Kevin Gameiro y Ángel Correa.

Con Costa, ha afirmado el Cholo, el Atlético se ha vuelto “más vertical”.

“Las transiciones para poder llegar a Costa cuanto más pasen por Koke, Griezmann o Correa, nos acercan a ser más verticales y explotar sus características. El equipo cuando logra tener esa transición lleva peligro”, explicó el técnico del Atlético de Madrid.

La visita de este domingo al Camp Nou será la gran prueba de fuego para ese ataque que ha pasado los últimos dos meses redefiniéndose y refinándose.

Y más para la dupla en ataque. Griezmann, gran objeto del deseo del Barcelona, jamás ha marcado un gol en el Camp Nou. Diego Costa, por su parte, tiene varias cuentas pendientes con el conjunto catalán.

Diego Costa jamás ha vencido al Barcelona (cinco empates y seis derrotas) y aún está por estrenarse como goleador, ya sea en calidad de local o de visitante.

En su última visita al Camp Nou, en mayo de 2014, Diego Costa vivió un momento agridulce. El empate final 1-1 dio el título de Liga al Atlético de Madrid – el primero en casi 20 años. Costa lo vio entre lágrimas desde el banquillo, pues tuvo que abandonar el terreno de juego a los 15 minutos debido a una lesión.

Hoy, en su mejor forma física, amenaza con cumplir con ese tanto que ha tardado cuatro años en llegar y que puede representar una Liga.


Griezmann, examen definitivo en Barcelona

BARCELONA — El Camp Nou mantiene sus ojos fijos en Leo Messi, confiado en que el argentino lidere al líder (una vez más) y mira de reojo, sin poder evitarlo, a Antoine Griezmann, el demonio atlético que suma 7 goles en los 2 últimos partidos, conduce la esperanza colchonera… Y será compañero del ‘10’ la próxima temporada.

¿Lo será? Todo hace pensar que el Barça tiene encaminado y hasta sentenciado su fichaje. Falta, únicamente, comunicar al Atlético la decisión de hacer efectivos los 100 millones de euros en que está cifrada la cláusula del jugador francés o, en su defecto, invitar a Enrique Cerezo a negociar en base al trasvase de algún jugador que pueda interesar a Simeone y rebaje el precio. Pero apenas nada hace sospechar que Griezmann sea barcelonista el próximo curso.

El menudo delantero colchonero tiene hasta reservado el dorsal ‘7’ en el camerino del Camp Nou, el que dejó en el olvido ese Arda Turan que pasará a la historia como una de las, grandiosas, decepciones del barcelonismo y, a la vez, uno de los mejores negocios rojiblancos. Nada, claro, hace pensar que Griezmann pudiera repetir esa fatal experiencia.

El francés, de hecho, es visto con los mejores ojos desde el vestuario… Donde más de uno y de dos no comprenden que la directiva de Josep María Bartomeu no atacase su fichaje mucho antes. El Barça no se lanzó en 2016, antes de la Eurocopa, considerando otros fichajes (André Gomes, Alcácer) como más trascendentes para la plantilla y no pudo hacerlo en 2017, cuando su cláusula ascendió a 200 millones de euros en plena sanción al Atlético.

¿Por qué no lo hizo antes? Se preguntan algunos, incidiendo en que pudo cerrarse el fichaje por 100 millones. El silencio en la respuesta no oculta una realidad: Bartomeu no quiso descabezar a un Atlético que no pudiendo incorporar a nadie se habría quedado absolutamente desnudo sin Griezmann.

Griezmann ha disputado 23 partidos contra el Barça, con un saldo de 4 victorias, 5 empates y 14 derrotas. Y le ha marcado 6 goles… Ninguno en los 11 encuentros (5 con la Real y 6 con el Atlético) que ha visitado el Camp Nou. De hecho, como Simeone, al francés se le da especialmente mal el estadio azulgrana, donde ha cosechado 9 victorias y solamente 2 empates.

Aceptando que la marcha de Neymar tomó con el pie cambiado al Barcelona y entonces Griezmann costaba 200 millones de euros, no se entraría a discutir si el francés pudo llegar antes que su compatriota Dembélé. El pasado es pasado y no existe en el Camp Nou deseo de removerlo. Pero la pregunta está ahí.

 

Tomado de: ESPN

 

1 comentario

    • Anddy en 4 marzo, 2018 a las 1:02 am
    • Responder

    Si llega Griezman, Dembele ira para el banco en los partidos importantes. Nadie se cree que jugaran 4-2-3-1 con Busquet y Coutinho de doble pivote y con Dembele, Griezman, Messi y Suarez arriba contra un medio campo trabajador. Coutinho me encanta de interior (al estilo Iniesta), con Busquet, pero para eso tiene que haber otro que haga el sacrificio: Rakitic o Paulinho.
    Aqui se demuestra que a Dembele solo se le ficho para que a Bartomeu no lo sacaran a patadas de la presidencia del Barza. Los seguidores del equipo catalan pedian a gritos que reforzara al equipo despues de la salida de Neymar y en ese momento era imposible fichar a Griezman porque el Atletico no podia fichar y no lo podian reemplazar y el Liverpool no queria vender a Coutinho. Mi opinion es que Dembele fue una segunda opcion que quisieron hacernos creer que era la primera.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.