Mundial Bajo Techo: Yarisley Silva y Roger Iribarne maquillan una jornada discreta para Cuba

Yarisley Silva. Foto: Archivo.

El séptimo lugar de la pertiguista Yarisley Silva y la clasificación a semifinales del vallista Roger Iribarne resultaron las mejores actuaciones de Cuba en la tercera jornada del XVII Campeonato Mundial de Atletismo Bajo Techo, una fecha donde los triplistas cubanos estuvieron demasiado distantes de su nivel.

En una competencia donde cinco de las 12 inscritas tenían marcas personales por encima de los 4.80m, Yarisley cumplió sin problemas el inicial 4.35m, avanzó en su segunda tentativa por encima del 4.50m y luego cumplió sin dificultades los 4.60m. Sin embargo, no pudo vencer la varilla sobre 4.70m y tuvo que abandonar la prueba, aun cuando en sus tres intentos fallidos estuvo cerca de superar el listón.

En su única presentación del año y su tercera incursión mundialista bajo techo —anteriormente séptima en Estambul 2012 y campeona en Sopot 2014— la pinareña tuvo una competencia acorde a su actual momento de preparación y otra vez se ubicó entre las ocho mejores de una especialidad cada día más difícil. No obstante, de cara al objetivo de llegar con opciones de disputar el podio en los olímpicos de Tokio 2020, Birmingham apenas representa una muestra de cuánto falta por trabajar para cumplir ese propósito.

Quizás en la prueba de más nivel en los mundiales techados, la estadounidense Sandi Morris igualó la mejor marca de su vida y con 4.95m frenó el empuje de la rusa Anzhelika Sidorova (4.90m) y de la campeona olímpica y mundial Ekateríni Stefanídi. Luego del peleado triunfo intentó sin éxitos unos 5.04m que representan el récord mundial en pista cubierta y la segunda posición en el listado de todos los tiempos incluyendo las competencias al aire libre.

Por su parte, en la primera ronda de los 60 metros con vallas el cubano Roger Iribarne tuvo una buena presentación y avanzó con el cuarto mejor tiempo entre los 24 clasificados para las semifinales de este domingo. Ahora los 7.59s conseguidos en el segundo heat para terminar por detrás del favorito estadounidense Jarred Eaton (7.56s) igualaron su mejor registro histórico en pista cubierta y sirven para demostrar la buena forma del joven corredor.

Roger Iribarne. Foto: IAAF.

Mientras tanto, los saltadores Cristian Nápoles y Andy Díaz tuvieron actuaciones para el olvido y quedaron muy por debajo de sus posibilidades reales en la discusión de medallas del triple salto masculino. De los dos, Nápoles resultó el menos discreto y con apenas 16.70m en su único intento válido terminó noveno entre los inscritos. Andy Díaz, por su parte, estuvo peor y solo llegó hasta unos modestos 15.37m en su primera salida de la temporada.

Para los finalistas mundiales de Londres 2017 y serios aspirantes a repetir esas actuaciones ahora, estos resultados tienen un amargo sabor y lanzan serias alertas frente a los próximos compromisos. Lograr la estabilidad en las marcas y evitar la ansiedad en el momento justo —como ocurrió aquí— representan asuntos importantes para mantener el sello de favoritos. De momento, sería ideal pensar que tan bajo nivel es apenas producto de un mal día de competencia.

En otras discusiones de títulos de la tercera jornada, la venezolana Yulimar Rojas (14.63m) y el polaco Adam Kszczot (1:47.47) confirmaron su favoritismo en el triple salto y los 800 metros planos, respectivamente. Asimismo, el francés Kevin Mayer (6348) dominó el heptatlón y la estadounidense Courtney Okolo (50.55s) y el checo Pavel Maslak (45.47s) consiguieron el oro en los 400 metros en cada sexo.

Asimismo, la etíope Genzebe Dibaba (4:05.27) impuso su fuerza en los 1500m planos y conquistó su segundo oro en Birmingham, mientras Kendra Harrison (7.70s) estampó la tercera mejor marca de la historia para dominar los 60 metros con vallas. Por su parte, en la última final del día y una de las más esperadas de la jornada, el recordista mundial Christian Coleman (USA-6.37s) marcó el segundo mejor registro de todos los tiempos y relegó al chino Bingtian Su (6.42s) y a Ronnie Baker (6.44s) a la plata y al bronce.

Sin embargo, varios de los titulares de prensa recayeron en la excepcional marca del neozelandés Thomas Walsh en la impulsión de la bala. El campeón mundial al aire libre y bajo techo envió el implemento hasta los 22.31m y escaló hasta el cuarto puesto en la lista de todos los tiempos, en una competencia donde superó sin contratiempos a otros consagrados como el alemán David Storl o los estadounidenses Ryan Whiting y Darrell Hill.

Para la jornada conclusiva de este domingo, por Cuba solo estará el vallista corto Roger Iribarne en pos de avanzar hasta la final. Mientras tanto, habrá interesantes discusiones de títulos en la pértiga masculina, así como en el salto largo, los 800 metros para las damas y los relevos de 4×400 metros para ambos sexos.

Tomado de: www.cubadebate.cu

1 comentario

    • el lector matancero en 12 marzo, 2018 a las 4:24 am
    • Responder

    Yarisley Silva es grande entre las grandes, ya esta en la historia del deporte cubano junto a Ana fidelia Quirot son hermosas y representan con creces a nuestro deporte.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.