Se espera su regreso a Cuba, según director nacional de béisbol

3/03/18
9:45 pm

 

 

Hace ya unos cuantos días se conoció que el prospecto santiaguero Lionard Kindelán salió de Cuba con destino final a República Dominicana, en lo que a todas luces suponía la búsqueda del muchacho de un contrato con algún equipo de Grandes Ligas –varios medios lo aseguraban así-, como han hecho un sinfín de compatriotas suyos. La noticia de la salida de Kindelán se expandió como pólvora, al tratarse del hijo de Orestes Kindelán, uno de los peloteros más representativos de la pelota cubana, todo un emblema de la histórica Aplanadora indómita y poseedor del record en Series Nacionales de cuadrangulares, con 487.

Desde que se supo que Lionard no estaba en la Isla, una fuente en Santiago de Cuba nos comunicó que se esperaba que el joven de 21 años regresara a Cuba antes de que  terminara el mes de marzo, pues se mantenía en la nómina de las Avispas del Nacional Sub 23. Y hace unos días –el 28 de febrero- el diario Juventud Rebelde en un artículo titulado La pelota que rueda hasta Barranquilla (http://www.juventudrebelde.cu/deportes/2018-02-28/la-pelota-que-rueda-hasta-barranquilla), apuntó: “Respecto al prospecto santiaguero Lionard Kindelán, el Director Nacional de Béisbol, subrayó que su viaje a República Dominicana fue debidamente autorizado y que se espera su regreso a nuestro país en estos días”.

Y ahora muchos se preguntan: ¿Regresa o no regresa?

Lo cierto es que su apellido dice y pesa mucho. Tanto que el muchacho fue incluido en la selección nacional que participó en noviembre de 2017 en el Campeonato Premundial de Panamá, donde su equipo se fue con las manos vacías al no obtener uno de los cuatro pasajes en disputa para el Campeonato Mundial de esa categoría que recibirá Nicaragua este año. A ese evento corto asistió como uno de los tres receptores, sin importar que en el primer segmento de la Serie Nacional 57 vistiera los arreos en un solo partido y el resto fungió como inicialista.

En territorio istmeño promedió para .231, con dos jonrones, cinco impulsadas y slugging de 692, siendo el jugador cubano de más poder en esa lid. Pero la fuerza del hijo del Tambor Mayor no fue un factor sorpresa, pues es ese aspecto su principal arma, como lo demostró en la pasada Serie Nacional Sub 23, en la que su elenco se llevó el título por segundo año consecutivo, al ser el líder en jonrones con 11 y en carreras impulsadas con 45, aunque también terminó puntero en un departamento negativo como los ponches, con 37.

El fornido pelotero viajó a República Dominicana con tres campañas de experiencia en Series Nacionales, alternando como cátcher e inicialista fundamentalmente,  con pobre average de .223, 27 imparables, tres dobles, cuatro vuelacercas y 42 ponches en 141 oportunidades, a razón de uno cada poco más de tres veces al bate.

Varios han sido los hijos de peloteros reconocidos en Series Nacionales que en el presente están camino al sueño de jugar en las Mayores y otros que ya lo hicieron. Digo esto porque de no regresar el muchacho a la Isla, Lionard se sumaría al listado donde aparecen Yuliesky Gurriel y Lourdes Gurriel Jr., hijos del jardinero espirituano Lourdes Gurriel, quien estuvo en la selección nacional en múltiples ocasiones y jugó 20 Series Nacionales. Yuliesky ya debutó en la Gran Carpa y el pasado año se tituló campeón con los Astros de Houston, mientras que su hermano fue invitado al spring training de los Azulejos de Toronto, tras su temporada de 2017 en Ligas Menores y en la Arizona Fall League.

Lázaro Vargas es uno de los peloteros más polémicos que ha pasado por nuestra pelota, en la que intervino en 22 contiendas y promedió .317. Su hijo Miguel Antonio transitó una campaña con Industriales y con 18 años iniciará en breve su camino por el profesionalismo, tras firmar el pasado año con los Dodgers de los Ángeles. Mientras que el versátil villaclareño Yandy Díaz, que debutó en 2017 con los Indios de Cleveland en la Gran Carpa, tiene como padre a Jorge “La Araña” Díaz, participante en seis Series Nacionales y el industrialista Odrisamer Despaigne, quien vivió su mayor época en las Mayores con los Padres de San Diego, es hijo de Francisco Despaigne, lanzador habanero de once temporadas y que hoy vive en España. (RCD) (Foto: István Ojeda Bello)

 

Tomado de: Cronodeportesonline

 

3 comentarios

    • el lector matancero on 9 marzo, 2018 at 3:11 am
    • Responder

    Leonard Kindelán poco a poco se irá convirtyiendo en un grande, si es en MLB edad tiene para eso.

  1. Como pesan los apellidos !!!.. Lo más importante para el joven es su consagración como buen pelotero si es aquí mucho mejor, pero no seamos ciegos

      • inedito on 5 marzo, 2018 at 3:10 pm
      • Responder

      Los apellidos pesan más que una cruz a cuestas, Leonard Kindelán es el batedor de más fuerza de su generación y me atrevo a decir que excepto Despaigne, Vázquez, Gracial y Viñales, ninguno de los participantes en nuestras series nacionales lo supera en poder. Ojalá podamos retenerlo y que se consagre como bateador porque mucho nos hace falta atletas con esas características. y le abordo más al decirle que en la Serie del Caribe como llovían los jonrones y por Cuba apenas dieron batazos de vuelta completa Cepeda, Raúl Gonzáles y Frank Camilo. En el tope contra Nicaragua apenas Avilés la sacó del parque y muy pocos extrabases se conectaron. En los juegos efectuados frente a los clubes de la liga mexicana de invierno entre los dos equipos del país si mal no recuerdo se han conectado dos cuadrangulares, ambos de Ayala. saludos

Deja un comentario

Your email address will not be published.