Cristiano Ronaldo está imparable, le dio el triunfo a Real Madrid

10/03/18
2:43 pm

 

EIBAR — Dos goles de Cristiano Ronaldo, en el tramo final de cada tiempo, dieron la victoria al Real Madrid en Ipurua, donde sobrevivió con eficacia al ímpetu de un meritorio Eibar.

La habilidad de Ronaldo para aparecer en los momentos decisivos (ms.33 y 84) ofrecieron al Real Madrid tres puntos con los que mantenerse enganchado en LaLiga, sin dejarse ir, pese a la distancia que le separa de la cabeza y a la euforia que ha provocado su actuación en París el martes pasado.

Y eso que el arranque del Eibar fue espectacular, con unos primeros minutos en los que atrincheró en su área a los de Zidane, que se encontraban sin espacios para hacer su fútbol.

Pasaban los minutos y el Real Madrid trataba de encontrar huecos a la espalda de la adelantada defensa armera, aunque sin demasiado éxito, por la intensidad local.

Pudo adelantarse, incluso, el Eibar en el minuto 18, con un disparo de Kike desde fuera del área que hizo esforzarse al máximo a Navas.

Zidane tuvo que hacer el primer cambio de forma obligada antes de la media hora, dando entrada a Nacho por un Varane que no se recuperó de un choque fortuito de cabezas con Kike García.

Bale y Ronaldo tuvieron su doble ocasión en una jugada aislada de los de Zidane, pero ninguno de los dos fue capaz de aprovechar el balón largo de Marcelo, primero por la buena actuación de Dmitrovic, y después por la buena anticipación de Capa.

Eso sí, Cristiano puede perdonar una, pero no dos, y el portugués aprovechó de una forma sensacional un magnífico pase con el exterior de Modric, tras un error de Arbilla, para definir con maestría.

Parecía demasiado castigo para un Eibar que lo estaba dando todo en el terreno de juego, aunque aún quedaban minutos para el descanso.

Los armeros no se vinieron abajo, y de hecho trataron de lograr el empate con ímpetu antes de llegar al final del primer acto, si bien los visitantes tuvieron varios saques de esquina seguidos que sirvieron para calmar los ánimos locales.

De hecho, Dmitrovic se exhibió ante un disparo de Cristiano y evitó un mal mayor para el Eibar en los primeros 45 minutos, cuando el Eibar se vino abajo en la presión y se empezó a ver algo desbordado por los madridistas.

El segundo tiempo arrancó con un Real Madrid más tranquilo por el gol a favor, buscando calmar el encuentro ante un Eibar que no dejaba de presionar.

Pero los locales no dejaron de creer, y Ramis encontró el empate en el minuto 50 cabeceando de forma espectacular un córner sacado por Pedro León.

Se abría otro partido y ambos equipos se lanzaron en busca de los tres puntos.

Modric asumió galones y tuvo incluso el empate en el minuto 55, pero su disparo se marchó demasiado cruzado.

El Eibar se vino arriba con la igualada, pero le faltaba el último pase para poder hacer daño a los de Zidane.

Eso sí, Cristiano se encontró con Dmitrovic poco después, y volvió a demostrar que es imprescindible para el Eibar, que seguía vivo en el partido.

El autor del empate armero tuvo que retirarse en el minuto 66, y Oliveira ocupó el lugar de un Ramis que volvió a lesionarse una vez más.

Zidane realizó un doble cambio y dio a entrada a Benzema y Lucas Vázquez a falta de 20 minutos para el final del encuentro, con la ambición de sumar los tres puntos en Ipurua.

El partido seguía abierto, con un Eibar defendiendo lejos de la portaría y con un Real Madrid que buscaba sus opciones en velocidad.

Kike García tuvo su opción a la contra a falta de diez minutos para el final en un mano a mano con Navas, pero el mal control evitó una mejor opción para el ariete armero.

Y es que, si algo le sobra al Madrid, es pegada y Cristiano cabeceó a la red el gol de la victoria madridista ante un Eibar que luchó y tuvo sus opciones, pero que sigue sin saber lo que es ganar al equipo de Zidane.


Cristiano Ronaldo está imparable

 

MADRID — Cristiano Ronaldo volvió a salvar al Real Madrid con un doblete para la victoria por 1-2 sobre el Eibar y extender su racha goleadora a siete partidos consecutivos marcando.

Tras un gris comienzo de campaña, Cristiano Ronaldo suma 17 goles en los 10 partidos que ha disputado en lo que va de 2018, para llegar a 33 goles en total, 18 de ellos en Liga.

No es su mejor racha, pues llegó a marcar 22 goles en total en 12 partidos consecutivos en todas las competiciones entre el 12 de agosto y el 8 de noviembre de 2014, en una temporada (14-15) en que acabó como mejor goleador de la Liga con 48 goles. Sin embargo, vuelve a dejar patente que en su versión más productiva, es el hombre más decisivo en el Real Madrid.

Es llamativo que Ronaldo no había tenido una racha goleadora de más de cinco partidos al hilo marcando desde aquella campaña 2014-15. De hecho, Cristiano Ronaldo solo ha llegado a los siete partidos consecutivos marcando con el Real Madrid en cuatro ocasiones, todas ellas antes de cumplir los 30 años.

De ahí la importancia que ha dado Zinedine Zidane a darle descanso en cuanto empiezan a acumularse las “semanas dobles”, particularmente si lo necesita en su mejor versión para Champions League; el único torneo en que el Real Madrid aspira a coronarse campéon.

El encuentro disputado en Ipurua fue el primero que el luso disputó como visitante en Liga tras descansar frente a Leganés y Espanyol para llegar fresco a la vuelta de octavos de final de la Champions League frente a PSG del martes pasado.

Cristiano comenzó a descansar en Liga tras la ida, en que el Real Madrid llegó a disputar cinco partidos del torneo español en menos de 20 días. Cristiano sólo participó en tres de ellos y aun así dejó un saldo de cinco goles, más que ningún otro jugador del plantel merengue en el mismo periodo.

Cristiano Ronaldo ha marcado 14 de sus 17 goles en Liga en lo que va de 2018. El despertar le ha ayudado a acercarse a la pelea por el Pichichi; ya está a dos tantos de Luis Suárez (con 20) y seis de Lionel Messi (24) con diez jornadas por disputarse.

Además, ha estado involucrado en 39 goles esta temporada, sumando anotaciones y asistencias. Quien más se le acerca es Lucas Vázquez, con 18.


Un Valencia dio un paso de gigante hacia la ‘Champions’

Valencia, serio en defensa y muy efectivo en ataque, ganó 0-2 en casa de Sevilla, donde no lo hacía desde 2004 -el año de su último título liguero-, y da un paso de gigante para ser cuarto y clasificarse para la ‘Champions’, un objetivo al que prácticamente dicen adiós los sevillistas.

Valencia, que ahora saca 11 puntos más el ‘golaveraje’ a Sevilla, quinto, con sólo 30 puntos en juego, supo aguantar el vendaval de ocasiones de los andaluces en la primera mitad y adelantarse a los 24 minutos con un gol de Rodrigo Moreno, que luego sentenció en el ecuador de la segunda parte con el 0-2 definitivo.

En un duelo crucial por la cuarta plaza de LaLiga, Sevilla y Valencia, el quinto y el cuarto y dos viejos conocidos de muchas ‘guerras’, sabían que no podían especular, por lo que salieron a por todas en su reto de meterse en la Champions League vía liga, lo que se vio muy pronto por la intensidad de dos equipos muy concentrados.

Con el mexicano Layún de lateral por el lesionado Jesús Navas, baja además para el martes en Champions con Manchester United, y la novedad de Nolito por el argentino Correa, el equipo de Vincenzo Montella empezó con brío y ganas, y controló el juego ante un rival pujante, con el brasileño Gabriel Paulista y Gayá -recuperado de sus molestias a última hora- en los laterales y que salió a lo suyo.

Fuerte atrás y buscando la velocidad arriba, con el galo Francis Coquelin y el portugués Gonzalo Guedes en los extremos y la pareja Rodrigo-Zaza en punta, los valencianistas no se precipitaron nunca, frenaron sin apuros las embestidas sevillistas y tuvieron, además, el mérito de adelantarse en el marcador en el ecuador de esta mitad.

Rodrigo Moreno, tras avisar con un remate poco antes, aprovechó un grave error de Sergio Escudero, al dejarle la pelota en el área, para fusilar a Sergio Rico y hacer el 0-1 a los 24 minutos.

Sevilla llevó más el peso del choque, pero le faltó pegada antes del gol visitante, como en un tirazo de Nolito al que replicó perfecto Neto o en un intento del colombiano Muriel que sacó Gayà, y sobre todo después, cuando generó más ocasiones, pero sin acierto.

Buscaron el empate el argentino Franco Vázquez, el más entonado; Sarabia, que no marcó sobre la media hora por culpa de otro paradón del brasileño; Mercado; o de nuevo Muriel, que estrelló un tiro en el larguero a tres del descanso y Vázquez desaprovechó el rechace.

En la reanudación, los andaluces, heridos en su orgullo al haber tenido más opciones y, sin embargo, verse por detrás en el marcador, salieron a por todas, acosaron a un equipo demasiado prudente, a verlas venir y a conservar su ventaja, y en los diez primeros minutos tuvieron hasta tres claras ocasiones para empatar.

Pero ahí emergió la figura de Neto, que evitó que los hispalenses igualaran en un derechazo desde fuera del área del exvalencianista Banega, primero; al que siguió un remate de Franco Vázquez que se fue fuera por poco; y, sobre todo, en una providencial parada en un remate del francés Lenglet tras un saque de falta a los 53 minutos.

En Valencia, muy exigido atrás y dedicado a aguantar su renta y a esperar un contragolpe, sólo Rodrigo, su punta más incisivo y acertado, inquietó a Rico. Antes del primer cuarto de hora de este periodo, soltó dos latigazos que solventó el arquero local y luego, también a la contra, lo intentó Guedes, pero se topó con Layún.

En plena ofensiva de los locales, pero sin ideas ni acierto en el remate, el hispanobrasileño no perdonó después tras otra contra, bien conducida por el exsevillista Geoffrey Kondogbia, al definir a la perfección en un mano a mano ante Rico y ampliar la ventaja de su equipo con el 0-2 en el meridiano de la segunda parte.

El técnico Marcelino García Toral, que no triunfó en su corta etapa en Sevilla, aseguró su sistema defensivo al sacar a Carlos Soler por el delantero italiano Zaza, desaparecido, y luego a Ferrán por Kondogbia y al lateral Lato para proteger al ‘tocado’ Gayà, aunque los de Nervión se lo pusieron fácil al desconectarse.

Montella buscó más pólvora con Correa por Nolito, Ben Yedder por Sarabia y Sandro por Muriel, pero Sevilla, impotente, bajó los brazos y jamás dio la sensación de tener opciones de remontada ante un rival letal y que prácticamente se asegura un puesto ‘Champions’.


 

Tomado de: ESPN

 

 

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.