NPB; Liga Central: Hiroshima sigue siendo el favorito

12/03/18
9:19 pm

 

Written by Claudio Rodríguez Otero

 

 

A escasos 18 días del inicio de la temporada regular de la NPB, ha llegado el momento de dar a conocer nuestros pronósticos para este año. La columna de esta semana se la dedicaremos, como es costumbre, a la Liga Central y reservaremos la próxima para analizar la situación en la Liga del Pacífico.

 

Los Carpas de Hiroshima nunca han ganado 3 títulos de liga consecutivos, razón por la cual muchos consideran que no podrán repetir este año los éxitos que sí obtuvieron en las campañas 2016 y 2017. No obstante, estamos en desacuerdo con ese punto de vista.

 

El conjunto rojo sigue siendo, por mucha ventaja, el equipo más completo del circuito y por eso lo consideramos, una vez más, como el favorito principal para finalizar en el primer lugar de la clasificación este año.

 

Si todavía pudo ganar 88 partidos en 2017, a pesar de que su mejor lanzador y su mejor bateador de 2016, el norteamericano Kris Johnson y el veterano Takahiro Arai, estuvieron muy por debajo de sus respectivos niveles, entonces no cabe duda de que el club cuenta con la profundidad suficiente como para volver a triunfar esta temporada.

 

Si a eso le agregamos el hecho de que Yoshihiro Maru fue nombrado Jugador Más Valioso de la liga y que 5 miembros del club fueron electos al Equipo Ideal del circuito, 3 de los cuales obtuvieron además el Guante de Oro, entonces las probabilidades de que el conjunto coseche otra vez la corona liguera se multiplican.

 

Siempre es posible que ocurra algo inesperado y que el equipo se desplome este año y ceda su título a alguno de sus rivales, pero no creemos que eso sea lo que vaya a pasar.

 

El segundo puesto de la tabla se lo otorgamos a las Estrellas de DeNA, que bajo el mando del manager venezolano Alex Ramírez clasificaron en 2017 a su primera Serie de Japón en 19 años y estuvieron a 2 outs de extenderla a 7 juegos.

 

Con mucho talento tanto en su cuerpo de lanzadores como en su alineación ofensiva y con un gran balance entre jóvenes y veteranos, el club está cada vez más cerca de cosechar un título de liga que le ha sido esquivo desde 1998.

 

Su principal debilidad ha sido hasta ahora su relevo intermedio, que en más de una ocasión ha dejado escapar encuentros que hubiesen podido ganarse, y también su defensa alrededor de la segunda base, que esta ahora había estado incompleta.

 

Las llegadas del venezolano Edison Barrios, que tuvo mucho éxito como relevista en 2015 con los Halcones de SoftBank, y del veterano Yamato Maeda, un sólido camarero proveniente de los Tigres de Hanshin, prometen resolver esos dos problemas.

 

Video promocional de DeNA para la campaña 2018, protagonizado por Alex Ramírez

 

El propio Ramírez lo resumió de esta manera en un video promocional del equipo para esta temporada: “hemos conseguido las últimas piezas del rompecabezas” y con ellas, agrega, ya están listos para ganar un campeonato.

 

El potencial está ahí, pero para poder capturar el título DeNA tendrá que ganar al menos 80 juegos esta campaña y eso es algo que jamás ha podido lograr en toda su historia.

 

Considerando que, además, Hiroshima viene de sumar 89 y 88 victorias en los últimos 2 años, el conjunto de Yokohama necesitará alcanzar al menos esas mismas cifras para poder aspirar a la corona y eso no parece estar a su alcance, al menos por los momentos.

 

Hanshin y los Gigantes de Yomiuri cuentan con prácticamente las mismas posibilidades de ocupar el tercer peldaño de la clasificación, pero nos inclinamos por los primeros debido a la mayor solidez de su cuerpo de lanzadores.

 

El popular club de Osaka cuenta con un decente grupo de abridores, un excelente relevo intermedio y el mejor cerrador de la liga, por lo que el panorama no debería cambiar mucho con respecto a lo que hizo el año pasado.

 

Su gran debilidad fue su ofensiva, que estuvo muy decaída debido a la falta de un cuarto bate de poder capaz de producir muchas carreras, pero la llegada del dominicano Wilin Rosario promete resolver ese problema y revitalizar la alineación del conjunto.

 

En teoría, el equipo pareciera capaz de incluso mejorar su actuación de 2017, año en el que ocupó el segundo lugar de la clasificación, pero si Hiroshima se mantiene en la cima y DeNA avanza al segundo puesto, como pensamos que puede ocurrir, entonces por descarte Hanshin tendría que bajar al tercero.

 

A Yomiuri, por lo tanto, lo colocamos en el cuarto lugar de la tabla. La llegada del cubano Alex Guerrero promete mejorar bastante su ofensiva, que también ha estado decaída debido a la ausencia de un efectivo cuarto bate de poder.

 

Si a eso le sumanos la presencia del norteamericano Casey McGehee, quien registró una sólida campaña el año pasado, entonces la ofensiva del club en 2018 debería ser mucho más poderosa, pero el problema es que el resto de los bateadores del club siguen dejando mucho que desear.

 

Su grupo de lanzadores es muy bueno en todas sus filas, pero sus deficiencias ofensivas y la falta de experiencia de un manager que ya demostrado en los últimos 2 años no estar a la altura de su puesto, dificulta mucho su clasificación a la postemporada del circuito.

 

A pesar de haber quedado en el foso de la tabla el año pasado y haber lucido muy mal en todas sus filas, nos parece que las Golondrinas de Yakult cuentan con las herramientas suficientes como para ascender al quinto lugar esta temporada.

 

Su principal figura ofensiva, el camarero Tetsuto Yamada, parece estar de vuelta después de una muy modesta campaña 2017, mientras que su principal toletero importado, el curazoleño Wladimir Balentien, promete seguir superando la treintena de jonrones tal como lo ha hecho en 6 de los 7 años que lleva en Japón.

 

Adicionalmente, el veterano manager Junji Ogawa, quien clasificó al conjunto a la postemporada 2 veces en 5 intentos entre 2010 y 2014, está de vuelta y promete corregir el rumbo errático que ha llevado el club en los últimos años.

 

Su principal problema hasta ahora han sido las lesiones, que han estado afectando constantemente todos los departamentos del club. No obstante, si la mayor parte del grupo logra mantenerse sana a lo largo del año, entonces las cosas mejorarán.

 

El foso de la clasificación lo reservamos este año para los Dragones de Chunichi, que perdieron a su mejor bateador (el cubano Alex Guerrero) durante el invierno y no lograron coseguirle un buen reemplazo.

 

Su compatriota Dayán Viciedo se mantiene en el roster, pero después de 2 años en Japón todavía no ha podido terminar una campaña sin lesionarse y eso limita mucho su capacidad de ayudar al equipo con su ofensiva.

 

La gerencia sí contrató a los dominicanos Steven Moya y Zoilo Almonte con el objetivo de reemplazar a Guerrero, pero lamentablemente ninguno de los dos ha demostrado en lo que llevamos de pretemporada que está listo para llenar ese vacío.

 

El primero está bateando para .217 con una sola empujada en 8 juegos, mientras que el segundo apenas promedia .120, con un jonrón y 3 remolques, en el mismo número de partidos.

 

Si a eso sumamos el hecho de que el resto de los bateadores del equipo no son demasiado sobresalientes y que su cuerpo de lanzadores también deja mucho que desear, no es una sorpresa entonces que estemos presentando un pronóstico tan negativo para el club este año.

 

Obviamente, no hay manera de saber con antelación qué va a ocurrir. Los detalles más pequeños podrían cambiar el rumbo de la temporada para cualquier equipo y el menos esperado de ellos podría terminar siendo campeón.

 

Sin embargo, lo que sí parece estar asegurado es que la pelea por el título de liga y por clasificar a la postemporada estará mucho más cerrada este año y eso es algo que debemos celebrar.

 

Tomado de: beisboljapones

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.