BARCELONA — El FC Barcelona ganará el título de Liga, de no sufrir un derrumbe impensable, y alrededor del Camp Nou empiezan a descontarse los días para la conquista, con el Clásico en el primer plano y la posibilidad de cerrar un campeonato perfecto sin conocer la derrota.

Centrado el objetivo liguero, al Barcelona le espera un auténtico y exigente maratón de partidos en abril, donde puede jugar hasta nueve encuentros oficiales en los que solventará buena parte de su éxito, o no, de la temporada.

Con el último parón del curso para dejar paso a los amistosos de selecciones previos al Mundial de Rusia, en el Barça se contempla con especial atención el calendario hasta finales de mayo, con la final de la Champions en Kiev como objetivo último de una serie de partidos ante los que ya se prepara el equipo técnico de Ernesto Valverde.

Entre el 31 de marzo (Sevilla-Barcelona de Liga) y el 21 de abril (Barcelona-Sevilla correspondiente a la final de Copa) el Barça deberá disputar un total de 7 partidos en que a la espera de solventar el título liguero se jugará ante la Roma el paso a las semifinales de la Champions y buscará levantar el primer trofeo del curso.

Estamos bien, donde queríamos estar a estas alturas de la temporada”, convino tras el partido frente al Athletic Ernesto Valverde, descartando que en esas cuatro semanas vaya a plantear una preparación específica.

“No podremos hacer ninguna preparación física especial. Los jugadores se van ahora y cuando lleguen la semana que viene, entre martes, miércoles y jueves, ya solo tienes margen para preparar el siguiente partido y jugando tan seguido lo único que puedes hacer es recuperar e intentar no perder jugadores en el tramo final” solventó el entrenador azulgrana, admitiendo su especial atención por los partidos que se le vienen encima a su equipo.

De hecho, la final de Copa frente al Sevilla del 21 de abril no es un cierre, sino que se contempla como el inicio definitivo. El 24 o 25 de abril, tres o cuatro días después de esa final, se disputa el partido de ida de las semifinales de la Champions previo al desplazamiento a La Coruña para enfrentar al Deportivo antes de la vuelta de semifinales y ese Clásico marcado en rojo que pudiera sentenciar la liga.

Abril, abriéndose con el último duelo de marzo ante el Sevilla, acude al plano como la clave definitiva. “Llegar a abril con opciones de ganar los títulos es el primer objetivo de la temporada”, afirmó en su día Johan Cruyff. Aquella sentencia es la más clara demostración del buen tino en la labor de Ernesto Valverde en este Barcelona.