Tras anotar cuatro goles ante el Watford el pasado fin de semana y colocarse al frente de la tabla de máximos goleadores de la Premier League, la popularidad de Mohamed Salah(Liverpool) se ha disparado considerablemente. De hecho, una información que hoy publica el diario The Sun asegura que el futbolista ya se ha convertido en el protagonista de una llamativa batalla que enfrentaría a, al menos, tres grandes clubes del continente.

En la puja, junto a los ya conocidos Real Madrid y París Saint-Germain, figura el FC Barcelona, una entidad que pese a contar con un nutrido grupo de atacantes de primer nivel (Leo Messi, Luis Suárez, Moussa Dembélé o Philippe Coutinho) también ha sucumbido a los encantos de este futbolista que ha progresado considerablemente desde que Jürgen Klopp optó por alejarle de la banda y situarle como punta.

«Jugó más en la banda para la Roma, donde tuvo un delantero muy dominante como Edin Dzeko. Nadie podía saber que podía jugar como delantero. Lo aprendimos paso a paso. No sabíamos exactamente de lo que sería capaz al jugar en el centro (…) Está en el mejor momento de su carrera, pero sabe que hay muchas cosas por venir. Quiere aprender y quiere mejorar», explicó el preparador del Liverpool tras su última exhibición.

Lógicamente, reclutar al ex del Basilea pasa por desembolsar una importante cantidad de dinero. Los reds traspasaron el pasado mes de enero a Coutinho por una cifra que, si se cumplen todas las variables, podría alcanzar los 160 M€, y entienden que un jugador como Salah, con unas estadísticas mucho mejores que las del canarinho, debe tener un precio cercano a los 200 millones de libras (unos 227 M€). Casi nada.