Las estadísticas de los entrenamientos primaverales usualmente son vistas con cierto escepticismo. Los peloteros enfrentan muchos niveles de competencia distinta contra otros que se encuentran en etapas diferentes de preparación para la temporada. Casi nunca es buena idea el sacar conclusiones al ver apenas pocas semanas de muestreo estadístico; sin embargo, podemos analizar lo ocurrido hasta ahora en la presente primavera a fin de determinar cuáles actuaciones podemos dar por ciertas y seguras y cuáles números no nos están contando toda la historia.

Le irá bien a Joey Votto: En lo que va de primavera, Joey Votto solo ha conectado cinco imparables para sumar promedio ofensivo de .156 y ninguno de esos hits ha sido extrabases. Esperamos que no estén preocupados por uno de los mejores bateadores de su generación, incluso si está haciéndose maduro. A sus 34 años, Joey Votto estará bien. En tres de las seis primaveras más recientes, Votto ha tenido porcentajes de slugging por debajo de .350 e ISO por debajo de los .100 y la peor temporada que pudo tener luego de esas primaveras con actuación discreta fue la del año pasado, cuando bateó para .320/.454/.578 y fue un 65 por ciento mejor que el promedio de la liga como toletero, lo cual, por cierto, le hizo líder de la Liga Nacional.

Hay que creer en los jóvenes fenómenos de los Bravos de Atlanta de: Ronald Acuña es el mejor prospecto de todo el béisbol y esta primavera le puso algo de presión a los Bravos para que le hicieran parte de su alineación del Día Inaugural luego de ostentar OPS de 1.247, cifra líder de la Liga de la Toronja, sumando además cuatro estafas. Ese no es un mero espejismo de la primavera. Acuña está listo para jugar en Grandes Ligas, muy a pesar de haber sido descendido el lunes pasado a fin de manipular su tiempo de servicio. Sin embargo, no es el único pelotero joven que impresiona dentro del campamento de Atlanta. Ozzie Albies tuvo un debut sólido para Atlanta la pasada campaña, bateando 10 por ciento por encima del promedio de la liga con apenas 20 años. Sus números no se acercan a los de Acuña esta primavera. No obstante, sumó un sólido OPS de .800 y tres robos, mientras se prepara para evitar la maldición del segundo año.

Aún es demasiado pronto para contar con Lewis Brinson: Cuando los Marlins negociaron a Christian Yelich, recibieron a Brinson, un prospecto altamente cotizado como reemplazo. Esta primavera, Brinson no ha perdido el tiempo, sumando línea estadística de .365/.400/.585, con 7 de sus 15 indiscutibles para extrabases. El joven de 23 años es un excelente prospecto; sin embargo, abanicó en 17 ocasiones en 55 apariciones al plato en su breve llamado a las Mayores en la pasada zafra, ponchándose en 12 de 45 apariciones al plato esta primavera. Brinson debería evolucionar hasta convertirse en pelotero de calidad, sin embargo, aún no está listo.

Los próximos agentes libres de alto nivel están listos para cobrar: Al terminar la temporada, es muy probable que Bryce Harper y Manny Machado firmen los contratos más grandes para agentes libres jamás vistos en la historia del béisbol. Harper muestra una sólida primavera, lo cual es normal en él. Simplemente se muestra listo para otra gran temporada. Por otra parte, Manny Machado no suele sumar cifras impresionantes en los entrenamientos primaverales. Luego de una decepcionante campaña 2017 que le redundó en un mero porcentaje de embase de .310 y una producción general dentro del promedio a pesar de soltar 33 jonrones, Machado se muestra en buena forma física y listo para arrollar con el madero. Batea para .419/.457/.744 y un OPS de 1.201, mejoría sustancial con respecto al OPS de .676 del entrenamiento primaveral pasado. Esperen grandes temporadas por parte de Machado y Harper.

Jason Kipnis está de vuelta: En 2014, Jason Kipnis se lesionó sus músculos oblicuos en el mes de mayo. Regresó en mayo, más no pudo recuperarse por completo, bateando para míseras cifras de .240/.310/.330 durante toda esa temporada. Regresó plenamente sano en 2015 y durante las dos temporadas siguientes, presenciamos la mejor versión de Kipnis, con par de zafras consecutivas con fWAR de 5.0. El año pasado vimos algo similar al Kipnis modelo 2014, al ausentarse por problemas con sus hombros, cuellos y corva. Un Kipnis sano es un buen Kipnis y esta primavera, Kipnis se muestra saludable, con la misma cifra de jonrones (6) y ponches. Cumplirá 31 años el próximo mes. Sin embargo, hemos visto esta primavera suficientes destellos del viejo Kipnis para hacernos pensar que podrá recuperarse de las discretas cifras del año pasado.

Esperen una temporada mucho mejor por parte de Andrew Benintendi: Luego que muchos predijeran que Benintendi ganaría el premio al Novato del Año en la pasada zafra, se puede argumentar que esa temporada fue algo decepcionante. Tuvo una ofensiva solvente; sin embargo, una línea estadística de .271/.352/.424 se encuentra meramente dentro del promedio. Aún con 23 años, Benintendi tiene una primavera de alta calidad: 8 de sus 13 indiscutibles han sido extrabases. Durante la zafra anterior, Benintendi tuvo una buena primavera y pudo continuar esa actuación en abril, mes en el cual se mostró sólido, pero eso dio paso a la inconsistencia, con meses buenos y malos por el resto de la campaña sin tendencia permanente. Benintendi debería disfrutar nuevamente de un mes de abril de calidad, aunque debemos esperar un poco más de consistencia en lo que reste de la temporada por venir.

Thor está lanzando con la fuerza del trueno nuevamente: Noah Syndergaard fue una de las grandes historias del invierno antes de comenzar la pasada zafra. El lanzador invirtió la temporada baja en ganar masa muscular. Poder descifrar la causa exacta de la lesión de un pitcher en muchas ocasiones puede ser casi imposible, pero Syndergaard apenas hizo cinco aperturas antes de ausentarse durante la mayor parte del resto de la campaña con un desgarre en uno de sus músculos laterales. Hubo ciertas interrogantes con respecto a cuánto ha sido el nivel de recuperación de Syndergaard antes de comenzar los entrenamientos primaverales. No obstante, ha respondido afirmativamente al pitchear de forma consistente en un rango cercano a las 100 mph. Su recta muestra promedios de 99 millas por hora. Por ello, verle poner a trabajar a las pistolas de radar de esa forma en pleno Spring Training refuerza nuestra creencia que Syndergaard volverá a su nivel normal esta temporada.

Luke Weaver calma la preocupación tras su espantoso final de 2017: El diestro de 24 años terminó la pasada zafra con mucha dificultad, concediendo 14 carreras en apenas 7 2/3 innings en sus últimas dos aperturas, más que duplicando su cifra de carreras otorgadas en sus primeras ocho salidas esa campaña, disparando su efectividad de 2.05 a 3.88 para terminar el año. Weaver es un lanzador que dependió en la zafra anterior de su recta y cambio de velocidad. Sin embargo, esta primavera ha experimentado con la incorporación de una curva, con resultados sobresalientes. En 13 1/3 innings esta primavera, Weaver ha ponchado a 15 toleteros, otorgado cuatro pasaportes y concedido apenas una carrera limpia para así ostentar efectividad en la primavera de 0.68. El único lanzador con mayor cantidad de ponches y mejor efectividad que Weaver en la primavera es un señor llamado Clayton Kershaw.

Hay que tener paciencia con Shohei Ohtani: Esa efectividad de 27.00 puede causar pavor. Sin embargo, se debe tener presente que apenas ha enfrentado a 20 bateadores esta primavera. Esencialmente, ha tenido el equivalente de una salida muy mala mientras se ajusta a una nueva liga, país, zona de strike, tendencias de bateadores y una pelota distinta. Además, está tratando de batear. Predecir su actuación de toda la próxima temporada luego de solamente dos apariciones y 20 bateadores enfrentados es precipitar cualquier veredicto. A pesar de lo anterior, ha logrado ponchar al 25 por ciento de los toleteros a los cuales se ha enfrentado y solamente ha otorgado par de boletos. Eso significa algo positivo en vez de ser un síntoma de una crisis por venir. Hay que tener presente que su récord previo y los informes de exploración sobre Ohtani indican que tiene potencial para ser un as. Hay que darle dos apariciones más en el Spring Training antes de comenzar a preocuparse.

Quizás le irá bien a la rotación de los Cerveceros: Milwaukee hizo grandes esfuerzos para reforzar sus jardines en la temporada baja. Sin embargo, sus movimientos con la rotación abridora pasaron por debajo de la mesa, firmando a Jhoulys Chacín, Yovani Gallardo y Wade Miley. Este equipo no contará con su as Jimmy Nelson por un tiempo. No obstante, existe cierto optimismo que las opciones creadas dentro de la franquicia puedan hacer la labor mientras Nelson se recupera. Miley, quien trata de dejar atrás una temporada desastrosa con Baltimore, tiene 18 ponches y 5 boletos en 16 entradas. Chase Anderson, Brent Suter y Junior Guerra cuentan todos con excelentes promedios de ponches y bases por bolas. Si bien Gallardo ha confrontado dificultades, Chacín sólo ha concedido una carrera limpia. La rotación de los Cerveceros nunca iba a destacar entre las mejores, pero las opciones que actualmente poseen han logrado armar actuaciones lo suficientemente decentes como para alentar cierto optimismo.