BARCELONA — El FC Barcelona trabaja en la plantilla de la próxima temporada con la sospecha de que André Gomes no formará parte de ella. El futbolista portugués, fichado en 2016 al Valencia por 35 millones de euros, ha convertido su permanencia en el Camp Nou en un calvario deportivo, reconocido por él mismo, que aconsejaría un traspaso que cada vez se contempla más probable.

Una fuente autorizada del club azulgrana admitió a ESPN que Gomes mantiene buen mercado en el fútbol continental y que su decepcionante rendimiento en el Barça le abriría la puerta, algo en lo que incluso estaría trabajando su entorno más próximo.

Una información publicada por el diario italiano Tuttosport dio por hecho este viernes que el hermano del jugador ha mantenido contactos directos con representantes del Liverpool, desde donde, se asegura, tendría el apoyo implícito de Jürgen Klopp, interesado en incorporarle a su plantilla. La misma información relacionó también al Milan como pretendiente de su fichaje.

Las últimas declaraciones de André Gomes en las que dejó patente de su depresión futbolística dieron luz a algunas decisiones de Ernesto Valverde, quien en varios momentos de la temporada le apartó del plano para comenzar a especularse con una salida a fin de temporada que ahora empieza a tomar cuerpo alrededor del Camp Nou.