Usain Bolt, exvelocista jamaiquino, tuvo su segundo día de entrenamiento con el Borussia Dortmund y metió dos goles: uno de cabeza y otro de penal.

En la práctica, que se abrió al público, el ocho veces medallista olímpico de oro cabeceó un centro mandado por Mario Götze en un interescuadras.

Mientras que, más tarde, desde los 11 pasos volvió a marcar. Perfilado con pierna zurda, le pegó con parte interna y engañó al guardameta.

“¡Fue muy bueno! Me divertí mucho con los chicos, son muy cálidos”, dijo Bolt a los medios de comunicación tras sus dos días de entrenamiento.