Más figuras de renombre se sumaron en los últimos días a la lista de jugadores que no podrán empezar la temporada debido a lesiones.

Si la semana pasada ya pesaban las ausencias del antesalista y tercer bate de Dodgers de Los Ángeles , Justin Turner, o del primera base de los campeones Astros de Houston, Yuli Gurriel, entre otros, ahora hay que añadir al estelar zurdo de los Gigantes de San Francisco, Madison Bumgarner, y al derecho de los Cardenales de San Luis Adam Wainwright.

Bumgarner fue golpeado en su mano izquierda por un lineazo salido del bate de Whit Merrifield, el segunda base de los Reales de Kansas City, que le causó una fractura.

El zurdo fue sometido a una cirugía y de ser el proyectado pitcher abridor de los Gigantes el Día Inaugural pasó ahora a la lista de lesionados y se perderá de seis a ocho semanas de acción.

Mala noticia para San Francisco, que tampoco contará en el comienzo de la temporada con el derecho Jeff Samardzija, debido a un desgarro muscular en el pectoral derecho.

Por su parte, Wainwright empezará la campaña en la lista de lesionados por molestias en el tendón de la corva de la pierna izquierda y no tiene de momento una fecha exacta para su regreso.

Los Cardenales también sentirán la ausencia de su cerrador Luke Gregerson, también con una lesión en la corva, más severa que la de Wainwright, al decir del mánager Mike Matheny.

La salud vuelve a golpear a Greg Bird, el primera base de los Yankees de Nueva York, quien se perdió toda la temporada del 2016 y 114 juegos en el 2017.

Nuevamente su pie derecho le da problemas a un hombre con un mundo de talento, que hasta ahora no ha podido demostrarlo a plena capacidad.

Si los Marlins de Miami ya lucían débiles en este inicio de su reconstrucción, ahora se ven peor aún, al no poder contar con el diestro Dan Straily, el número dos de su rotación, debido a una inflamación en su antebrazo derecho. Su regreso estaría pautado para mediados de abril.

Los Marlins tampoco podrán contar al principio de la contienda con su cátcher titular J.T. Realmuto, debido a espasmos en la espalda.

En esta ola de malas noticias no podían quedar fuera los Mets de Nueva York, equipo plagado de lesiones en los últimos años.

Michael Conforto, proyectado como su jardinero central titular, podría estar fuera al menos hasta el 1 de mayo, tras operarse el hombro izquierdo.

También esta semana se supo que el dominicano Rafael Montero, lanzador de los Mets, fue sometido a una operación Tommy John y se perderá todo el 2018.

Otros que podrían perderse el Día Inaugural

Con lesiones menores, pero en riesgo de perderse al menos los primeros días de acción, están el lanzador derecho dominicano de los Padres de San Diego Dinelson Lamet y el jardinero de los Indios de Cleveland Michael Brantley.

Lamet, segundo en la rotación de los Padres, abandonó el domingo el juego ante los Marineros de Seattle con molestias en el codo y el equipo todavía no sabe cuán grave pueda ser el asunto.

Brantley, por su parte, sigue recuperándose de una cirugía en su tobillo derecho y el equipo no quiere apurarlo.

El jardinero se perdió 151 juegos en el 2016 y 72 en el 2017, por lo que el mánager Terry Francona se ha armado de paciencia para evitar un retroceso fatal. Es difícil que empiece en el equipo el próximo jueves, cuando la Tribu comience la campaña ante los Marineros en Seattle.