MADRID — Karim Benzema disputó este sábado su partido 400 con el Real Madrid, y lo ha celebrado portando el gafete de capitán por primera vez ante la ausencia de los veteranos y marcando el segundo tanto en la victoria por 0-3 sobre Las Palmas.

Desde su debut con la camiseta blanca el 9 de agosto de 2009 en una victoria por 3-2 sobre el Deportivo la Coruña, el delantero francés ha marcado 189 goles y ha dado 93 asistencias.

Con el tanto de esta tarde, el atacante de 30 años puso fin a una sequía de cuatro partidos de Liga sin ver puerta, para llegar a nueve tantos en lo que va de la campaña, cinco de ellos en el torneo español.

Benzema necesitaba marcar, más que cualquier otro jugador del Real Madrid. Aunque marcha como el máximo asistente en Liga del equipo merengue con diez pases a gol, su temporada ha sido discreta en el aparato goleador, algo que le ha acarreado duras críticas a lo largo de la campaña y varias ‘pitadas’ por parte de la afición del Santiago Bernabéu.

Es la primera ocasión después de nueve temporadas en que Karim Benzema no figura en el top 3 de goleadores en el equipo merengue; por delante tiene a Cristiano Ronaldo (37), Gareth Bale (13) y Marco Asensio (10), pese a ser el delantero con más minutos disputados, 2,476, después de Cristiano Ronaldo, ausente esta tarde por descanso.

Pero no solo fue un gol tranquilizador para el francés. Fue también su segundo gol en Liga desde el punto penal, ambos anotados esta campaña.

Benzema, que no es un cobrador habitual, solo ha marcado nueve goles desde el punto penal en toda su carrera, incluido el de esta tarde. La última vez que había marcado desde los once pasos había sido también la última ocasión en que vio portería.

Fue el pasado 24 de febrero en el Santiago Bernabéu, cuando Cristiano Ronaldo le cedió el cobro, en el último minuto de juego para sellar la victoria por 4-0 sobre el Alavés. El gesto del ‘7’ llegó a modo de defensa a su compañero, que llevaba prácticamente todo el partido siendo blanco de los reclamos de la afición tras fallar un par de oportunidades.

En esta ocasión, Benzema fue quien alzó la mano para probar suerte y le salió una maniobra redonda.