Las manchas visibles de la Serie Especial

31/03/18
3:52 pm

Gradas del Estadio Cándido González Morales,Camagüey /Foto Internet

La pelota cubana no es, aunque por momentos duela reconocerlo, ni siquiera un espejismo barato de lo que fue algún día. Atrás ha dejado el calendario aquellos años en que de los terrenos cubanos rebosaba un béisbol de primer nivel, con gradas repletas y musicalizadas, y un debate ardiente en cada esquina del país. Quizás este debate, en menor medida, es lo único que queda vivo hoy.

El pesimismo es un sentimiento que aflora cuando los fracasos vienen en fila, uno tras otro, como ha sucedido últimamente con nuestro pasatiempo nacional. A estas alturas, solo han podido reaccionar los entes que organizan nuestras series, con intentos a la desesperada de zurcir un hueco que ya se ha hecho demasiado grande o, en otras palabras, curar de súbito una enfermedad terminal.

Una de estas decisiones ha sido la realización de la Serie Especial, que arrancó este fin de semana en Guantánamo y Santiago de Cuba, con la participación de tres equipos: Orientales, Centrales y Occidentales.

Hasta el momento, lo visto sobre la grama es un cúmulo de sensaciones que, si las dividimos, apuntan en su mayoría hacia el lado negativo, solo equiparable en la balanza con la necesaria actividad de los peloteros cubanos en estos meses de sosiego beisbolero.

Les explico: apuntar factores negativos a la Serie Especial no es, ni mucho menos, un capricho. Pero, ¿sería destacable algo de un campeonato que se juega prácticamente a puerta cerrada? Sí, porque pese a que las entradas del Guillermón y el Van Troi estuvieron abiertas de par en par, la afluencia de aficionados fue tan efímera, que el significado del espectáculo quedó diluido totalmente en la inmensidad de graderíos desiertos.

La fanaticada cubana está hastiada ya de ver pelota de bajo nivel y, además, sin ningún condimento adicional que invite a asistir a las instalaciones en familia, como se hacía antaño. Parece ser, ahora mismo, esta Serie una cuestión de echar en un saco roto. ¿Que algunos peloteros que asistirán a los Centroamericanos de Barranquilla están en activo? Es cierto. Ahí tenemos un punto a favor, pero es insuficiente.

Quizá uno de los males que aquejen a nuestro béisbol sea ese: el triunfalismo que nos rodea, incluso, en eventos de bajísimo nivel como los Juegos Centroamericanos, a donde el resto de los conjuntos van, prácticamente, representados por sus cuartos o quintos elencos. Además, hace poco salió a la luz que casi una veintena de jugadores antillanos están contratados en ligas foráneas. Esto quiere decir, casi con total seguridad, que asistirán a la citada cita cafetera.

La Serie Especial requiere un gasto económico considerable. No es barato hospedar y trasladar a tres equipos por todo el país. Cuando ponemos esto en la balanza y notamos que, por otro lado, la gente no sigue con ilusión este evento, entonces la fórmula matemática, mírese por donde se mire, termina en un profundo sinsabor que, tarde o temprano, será eliminado. Porque de algo no tengo dudas: la Serie Especial tiene sus días contados.

 

Tomado de: rguama

 

3 comentarios

    • nieto en 31 marzo, 2018 a las 6:25 pm
    • Responder

    Es lastimoso que tanto cerebro en la CNB no hayan percibido que esto sucedería, sabiendo la baja motivación que tuvo el encuentro de los dos equipos Cuba….. el costo es alto y no es secreto para nadie, es mejor desarrollar con ese dinero otras categoría o que se use en estimular a atletas destacado en un periodo buscando motivación en los peloteros al final el 50 % de los atletas que están jugando en otras ligas deben estar en el equipo por que el triunfalismo siempre nos ha segado coincido con usted si hay aun neurona alguien manda a parar … la Serie Especial tiene sus días contados.

      • Rojo de Metro en 1 abril, 2018 a las 10:26 am
      • Responder

      Estimado nieto. ¿QUE HAYA UNA NEURONA?. ¿Donde?. ¿En La FCB?. Llevamos años utilizando el Hubble en esa busqueda y hasta ahora no hay resultado positivo. Solo hemos encontrado constantes y multiples evidencias ANTINEURONALES. Un saludo para usted.

    • duniesky en 2 abril, 2018 a las 3:11 pm
    • Responder

    Buenas tardes, buen artículo este que en solo ocho párrafos define una gran verdad que a manera de sentencia define que ¨La Serie Especial tiene sus días contados ¨ pues en primer lugar de especial no tiene nada, pues solo ha generado gastos innecesarios que se podían haber reorientado hacia una preparación de otra índole, o la creación de una pequeña serie que generara espectáculo o como bien dice Nieto usar ese dinero para estimular un poco más a los atletas y mejorar la atención de las categorías inferiores. Esta… ¿Serie? ¿En serio? Por favor… Bueno este pequeño ¿Torneo? ¿Entonces como le digo? Déjame ver… anjá… este enfrentamiento entre tres equipos sin afición (que persigue el objetivo de desgastar a los atletas en el afán de mantener el casi único trofeo que aún mantiene nuestro beisbol, el último palmarés que nos queda, el más bajo de todos y eso gracias a que a ese torneo todo el mundo va con la reserva de la contra-reserva), carece de objetividad y demuestra la falta de tacto de los que hoy dirigen nuestro beisbol, su deseo manifiesto de seguir (aunque sea con este supuesto fácil compromiso a los centroamericanos), viviendo del cuento y escondiendo o negando la realidad objetiva, sus… ¿Proyectos? No sé yo más bien le llamaría improvisaciones (y bastante malas por cierto), que desgarran a nuestro pasatiempo nacional y provocan el auto-engaño en nuestros nobles atletas, que después se ven disminuidos ante los contrarios de turno producto de una preparación carente de los sustentos necesarios del roce con un beisbol internacional de calidad… Nada… Que seguimos en las mismas y la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores (ANIR creo son sus siglas) le debería pedir cuentas a la CNB y la FCB por seguir haciendo viables sus ¨inventos¨ y maquinaciones, sin primero someterlas al escrutinio de la voz populi o de una organización eficiente, que tenga el interés real de salvar al beisbol, porque con el perdón de los entendidos, en mi humilde opinión de simple aficionado considero que los que hoy dirigen nuestra pasatiempo nacional, no parecen interesados en preocuparse por esos pormenores y si logran la victoria en los Juegos Centroamericanos (algo que me permito poner en duda por el momento), será a todas luces, una victoria PÍRRICA…
    Pd: Para los que desconocen la anécdota o historia, Pirro fue un Rey o líder de la antigüedad que logró una victoria en una batalla, pero para eso sacrificó a casi todo su ejército, sin obtener ningún tipo de ventaja, lo que a la larga sencillamente lo condenó, por su ineficiencia al buscar resultados positivos aún a costa de enormes pérdidas, de no poder lograr el resto de sus objetivos. Saludos

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.