EL SUEÑO DEL CHINO Y EL SUEÑO MÍO

10/04/18
1:06 pm

Por el peñista:

Alexander Vicet (SN)

 

El “Chino”, como lo llaman aquellos que lo conocen, es un hombre frustrado en cuanto de su vida deportiva se trata. No tenía ni el somatotipo ni las potencialidades para imponerse en el mundo del Beisbol pero su amor desenfrenado por ese deporte siempre lo llevaba muy adentro. Tuvo que abrirse camino en el campo, destilando sudor desde el amanecer hasta el crepúsculo, día tras día pues de él dependían su madre, esposa y una bella pequeña, la princesa de la familia.

Ha pasado mucho tiempo desde entonces y su desenvolvimiento financiero es anchuroso, fruto solo de su trabajo sobre la tierra. Vive a orillas de la carretera central a pocos kilómetros de Placetas, provincia de Villa Clara. En un caserío donde el bate y la pelota, como en toda Cuba, sienten la presión de un balón de futbol. Pensó que algo podía hacer para que, en las fibrosas venas de los jóvenes guajiros que componían su entorno, los genes beisboleros de todas sus ancestrales generaciones circularan con fuerza.

Su casa, toda de placa incluyendo el garaje de su carro del 2017, sobresale de manera anacrónica dentro del paisaje campestre. A un lado de ella un caney cobija a los más jóvenes en horario de ocio y los temas deportivos son el plato fuerte en los acalorados debates. Un bendito día,rodeado de todos ellos y oyéndolos hablar, dio riendas sueltas a su imaginación y comenzó a construir un sueño.

A tan solo una decena de kilómetros radicaba el “Pana”, quien contaba de igual forma con una vida bastante holgada, económicamente hablando. Poseía varios reconocimientos por ser el de mayor aporte (en miles) de toneladas de cerdo al Estado cubano a nivel nacional. Hasta allí fue el Chino quien le contó lo que pensaba hacer y acoplados ambos emprendieron lo que parecía un imposible.

En ambos poblados existía un abandonado terreno de beisbol en precarias condiciones cubiertos de maleza y excrementos de animales vacunospuestos a pastorear allí, en los cuales en épocas pasadas acontecían espectáculos beisboleros que deleitaban la vida de los pobladores. Lo primero, cada uno apadrinaría un equipo de beisbol compuesto por jóvenes de ambas localidades; lo segundo hasta que no quedara impecable, desde el home play hasta los files, los terrenos no empezarían a jugar.

El Chino mandó a buscar a sus trabados muchachos y les contó lo que planeaban hacer. Las miradas de los jóvenes presentes se cruzaban entre sí, sus rostros hablaban por si solo. Llegado el primer día el entrenamiento beisbolero lo conformaban una guataca y un machete. Artillado el equipo con armas blancas tomaron por asalto el terreno degenerado por el abandono de varios abriles sin proporcionar juegos. Pilas de hierbas secas ardían diciéndole adiós a días sombríos, sacos de arena pasaron por los hombros juveniles para crear una media luna envidiable, bases conformadas por un carpintero improvisado marcaban las esquinas y hasta un pozo fue construido para mantener las condiciones óptimas de un terreno que ya podía competir con cualquier estadio de cabecera provincial. A diez kilómetros algo similar sucedía y el grito de playball estaba por clamarse.

Los comentarios de lo que sucedería aquel primer domingo llegaron a oídos de muchos que, imposibles de vivir a espaldas, se sumaron al fenomenal proyecto. Hablo de las costureras que conformaron las camisetas del equipo, del guajiro que aporto las frutas y la leche para la merienda, del “músico” que buscó un equipo con micrófono incluido para poder entonar unas poéticas décimas en alusión al juego. Muchos más aportaron, desde un atleta local de alto rendimiento que actualmente juega en México quien entregó un saco de pelotas Rawlings y varios bates hasta un veterano radicado en el exterior quien envió sus equipamientos completos a los cácher de ambos equipos.

Desde entonces todos los sábados y domingos se alternan en ambos terrenos encarnados partidos. Las gradas se dividen colmadas por los parciales, el júbilo se transpira por los poros de los presentes quienes disfrutan de memorables juegos. Ya hoy, para satisfacción del Chino, son seis equipos los que componen los campeonatos locales que un día soñó. El radio de acción ya no es de 10 kilómetros sinó de 30 pues otros poblados se han anexado.

Los frutos no se han hecho esperar, luego de tres años hoy están representados por dos pícher y un jugador de cuadro en el Cuba sub-15, un lanzador y un jardinero en el Cuba juvenil y tres prospectos en los Leopardos Anaranjados de VC de la Serie Nacional. Todos formados allí, donde el amor al beisbol lo han tomado cual parte inseparable de sus vidas.

Mis ansias como aficionado, de ver mi beisbol levantarse y tomar el puesto que por derecho propio le toca y de que SI existen alternativas que lo impulsen, me han hecho soñar hasta tal punto de que todo esto que les he contado aquí es fruto de mi subconsciencia en las horas de sueño de una noche reciente.

Me disculpan pero por desgracia nada de esto sucedió, cualquier semejanza con la vida real es pura coincidencia.

Saludos…..

10 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. tremenda historia alexander, sin dudas hacen falta un ejercito de personas como el chino para poco a poco salvar eso que el cubano lleva en la sangre, tambien hace falta voluntad administrativa sino todo se desvanece, pero con historias como esta sabemos que hay esperanza, en muchas localidades cuando era mas joven los mismos que jugaban arreglaban el terreno, pero ya eso no pasa tanto, de hecho muchos quedan solo para jugar futbol, pero hay que seguir intentandolo…..la pelota es cuba hermano

      • SIEMPRE NARANJA en 11 abril, 2018 a las 11:38 am
      • Responder

      Así mismo hermano, solo recordar que muchos de los grandes peloteros de antaño salieron de terrenos como este del sueño. Existe potencial allí y nadie va a buscarlos.

      Y sí, como el chino seguro existen muchos dispuesto a hacerlo pero no se les convoca ni se hacen iniciativas así. Están acostumbrados a que todo les venga de arriba y por la canalita….. ¿Cuantas cosas se pueden hacer? ……. Uffff…………….. muchisimasssss…………..

      Saludos………..

    • duniesky en 11 abril, 2018 a las 12:07 pm
    • Responder

    Buenas tardes, inmejorable artículo el suyo Siempre Naranja… me hizo reír y a la vez me hizo llorar, pero sobre todo me hizo reflexionar… Todo logro en la historia de la humanidad fue considerado en sus inicios un imposible, algo totalmente irrisorio, una cosa de ¨locos¨, Einstein decía que si lo puedes imaginar, lo puedes lograr… La historia que usted narra habita en la mente de muchos de nosotros, de los que realmente amamos al beisbol y de alguna u otra forma esta genial página ha ido incentivando en cada uno de nosotros esa llama oculta que se aviva cuando se menciona el nombre de ese bello deporte… Muchas gracias por regalarnos esta bella pieza producto de su imaginación que… ¿Quién sabe? Quizás pueda servir de inspiración para muchos… Quizás constituya la necesaria chispa que acabe con la apatía generalizada, que ¨despierte¨ el ánimo, que termine por someter a la rutina en la que han envuelto a nuestro querido deporte. Quizás su sueño constituya un presagio o una clase magistral, de cuantas cosas se pueden hacer para irnos despegando de la inmovilidad de nuestras… perdón… de las caprichosas FCB y CNB, así como de su jefe el INDER… Creo fervientemente que sueños como el suyo son más que necesarios, porque alimentan desde bien adentro a nuestra alma beisbolera… Saludos

      • SIEMPRE NARANJA en 11 abril, 2018 a las 2:54 pm
      • Responder

      Hola amigo Duniesky, buenas tardes para usted también, ese es el objetivo de lo que he querido trasmitir, llamar a la reflexión a todos incluyendo a esos que en silencio entran a la MD y leen nuestros trabajos, esos que tienen en sus manos la posibilidad de romper la inercia. Cosas como estas son posibles y realizables. Lo cierto es que la inmovilidad tiene que tener un límite y algo estamos llamados a hacer para salir del hueco donde han metido a nuestro béisbol. Repito como otras veces he dicho, si seguimos haciendo las cosas de la misma manera nunca obtendremos un resultado diferente.

      Gracias amigo Duniesky y no se preocupe siempre que existen personas como usted y muchos que entran a la MD nuestras almas beisboleras nunca morirán……..

      Saludos desde el centro del país……………..

    • Rojo de Metro en 12 abril, 2018 a las 9:07 am
    • Responder

    Muy estimado amigo Leopardo SN. Desde el inicio de la lectura lo primero que fui pensando era: QUE BIEN, QUE ALEGRIA, A SN NO SE LE ESCAPA UNA, YA EMPEZAMOS. Claro, tuve alguna duda, me preguntaba como los dejaban hacer sin interferir, sin ponerles trabas, sin acusarlos de esto o lo otro, pero confiado seguí leyendo, porque lo contaba usted.
    Y LLEGO AL FINAL DE LA LECTURA. Entiendo ya cual fue su objetivo, pero eso no impidió que me diera un pre infarto. Favor le ruego encarecidamente cambiar el orden en que informa lo que sueñe, solo por el cuidado de la salud de los que aquí HINCHAMOS. y sobre todo, únase a mí en oración para que su sueño se haga realidad. Saludos y Respeto

      • SIEMPRE NARANAJA en 13 abril, 2018 a las 9:50 am
      • Responder

      Hola Rojo del Metro, sepa que para mí usted también es un estimado amigo, gracias por seguir lo que publico cuando a duras penas el trabajo y los deberes en casa me lo permiten Jajajaja…. como buen cubano tuviste tus dudas y claro a veces, por lo que uno ha vivido, se resiste a creer que cosas buenas como esas se puedan realizar sin que aparezcan las trabas y las etc., etc., etc…..

      Le reitero, como al final del artículo, mis disculpas. A pesar de haberlo soñado, lo cual fue cierto, cosas como estas sí son posibles solo que hace falta voluntad y no tener miedo por parte de aquellos que tienen el poder de decisión.

      Haaaa………………… le tengo pronto una sorpresa especialmente para usted aquí en la web de la MD. No le adelanto nada pues claro está es una SORPRESA jajajaja……………..

      Saludos para usted hermano………………….

        • Rojo de Metro en 15 abril, 2018 a las 8:28 pm
        • Responder

        Ya viene MACHETE. Si señor. Yo sabia que usted lo sacab de abajo de la tierra.

    • Carlos Mario en 12 abril, 2018 a las 9:34 am
    • Responder

    Eres un abusador me mantuviste con una sonrisa leyendo el artículo hasta el final que me hizo faltarte el respeto en ese momento, me recordaste al viejo Lengue que nos recogía a los muchachos de la localidad para levarnos a los de un pueblo para el otro pagando pasaje y merienda de sus bolsillos y así nos fue inyectando poco a poco el virus de la pelota en la sangre hasta que se nos convirtió en enfermedad crónica. Son estas las cosas necesarias para lo que tanto deseamos de nuestro beisbol, no cambios de estructura ni otras muchas cosas que se están reclamando de una u otra parte, que sí son necesarias, pero lo la piedra angualar que nos falta es precisamente esta que en cada barrio se pueda jugar todos los días. No hay de otra hermano.
    Muchas gracias por renovar mi añoranza y disculpa por la falta de respeto al terminar de leer tu artículo, que no tiene por qué ser un sueño.

      • SIEMPRE NARANAJA en 13 abril, 2018 a las 9:53 am
      • Responder

      Tranquilo amigo estás disculpado jajajja…y sí, cosas como estas son posibles.

      Saludos……

    • juan bermudez en 13 abril, 2018 a las 2:44 pm
    • Responder

    La realidad puede superar a la imaginación. Ojalá ocurra! Un saludo.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.