BOSTON – Cuando Hanley Ramírez se acercó a su casillero la tarde del martes, se percató que el camerino de los Medias Rojas de Boston estaba absolutamente repleto con más de 30 miembros de la prensa.

Ramírez, quien se destaca por su candidez y por ser muy vivaracho, comenzó a preguntar por todos lados “¿Pero quién es que cumple años hoy? ¿Y dónde es la fiesta?”

Las cómicas expresiones del toletero dominicano fueron dirigidas a los numerosos miembros de la prensa que finalmente se dieron cita en Fenway Park para el primero de los 19 encuentros que los Medias Rojas de Boston tendrán esta temporada contra sus acérrimos rivales divisionales, los Yankees de Nueva York.

Pero entre risas, sus palabras tenían un significado mayor.

Fueron una discreta crítica al hecho de que durante la temporada muerta el enfoque de los medios nacionales estuvo por completo en el potencial ofensivo de la dupla de Giancarlo Stanton y Aaron Judge con los Yankees, e hizo a muchos olvidar que fueron los Medias Rojas los que ganaron el banderín divisional los últimos dos años.

Y también fueron los Medias Rojas los que enviaron un contundente mensaje con la paliza que les propinaron a los Yankees el martes, prevaleciendo por marcador de 14-1.

Ese margen de victoria de 13 carreras, el más amplio sobre los Yankees desde 2009, cimentó a Boston al tope de la División Este de la Liga Americana con marca de 9-1, igualando a los Mets de Nueva York para la mejor marca en Grandes Ligas.

“Pienso que mandamos el mensaje de una vez; queremos ganar otra vez la división, es lo que queremos y es la meta que tenemos”, dijo el receptor Christian Vazquez, quien se combinó con el as Chris Sale para ponchar a 8 Yankees, permitiendo una sola carrera en 6 entradas. “Ellos tienen más estrellas, y con el cambio de Stanton tienen tremendo equipo, que no se les puede quitar tampoco y se siente (la rivalidad) y es rico sentir esas cosas”.

“El equipo de nosotros está muy bien balanceado”, Eduardo Núñez, quien ha estado en ambos lados de la rivalidad, habiéndose desarrollado en la finca de los Yankees y jugado cuatro temporadas en Nueva York. “Ellos tienen un buen equipo, nadie puede decir que no. Tienen un tremendo lineup, un tremendo bullpen; pero el papel y la gente pueden decir lo que sea, pero en la temporada los resultados son los que hablan”.

No obstante, el dirigente Alex Cora fue muy cauteloso y no dio mucho crédito a resultados obtenidos en las primeras dos semanas de la temporada.

“Todavía es temprano esta temporada. Es sólo un buen comienzo”, sentenció Cora. “Sabemos que todavía hay mucho trabajo por hacer. No vamos a dejarnos llevar por haber empezado bien, es sólo un buen comienzo, eso es todo”.

Los Medias Rojas perdieron su primer partido de la temporada ante los Rays de Tampa Bay hace 13 días, y ahora cuentan con un inédito récord de 9-1 en la nueva era de Cora. Pero también hay que recordar que la última vez que derrotaron a sus archirrivales por marcador de 14-1 fue el 28 agosto de 2009, el mismo año que los Yankees ganaron su última Serie Mundial.

Habrá 18 partidos más entre Medias Rojas y Yankees esta temporada regular, pero en definitiva Boston envió una advertencia clara de que son uno de los equipos más letales contra cualquier tipo de rival, incluso uno de la magnitud de los Bombarderos del Bronx.