LA HISTORIA DE LAS ESTRUCTURAS DE LAS SERIES NACIONALES DE BEISBOL (5).

12/04/18
11:12 PM
Por el amigo de la peña:
Tino Iturralde Álvarez.

 

Para que existan estadísticas objetivas y transparentes, éstas deben abarcar campeonatos similares en estructura y fuerza, donde todos los atletas tengan las mismas posibilidades para competir y rendir. Es de suponer que esa condición también haya sido tomada en cuenta para suprimir las Selectivas, y en la 37 SN, correspondiente a la campaña 97/98, se retornara a la celebración de un sólo campeonato, conservando aproximadamente la cantidad de partidos que se jugaban en años anteriores sumando Nacional y Selectiva.

Entonces, a partir de la 37 SN, manteniéndose las 2 zonas, los 4 grupos y los 16 equipos; se comenzaron a jugar 90 encuentros, 30 dentro del grupo y 60 contra los conjuntos restantes. De esa forma, cada colectivo chocaba 10 veces con los de su grupo y en 5 ocasiones contra los otros 12. En esa 37 SN también nacieron los play off de cuartos de final, que enfrentaban, dentro de las zonas, al equipo más ganador contra el cuarto en victorias y derrotas, y al segundo contra el tercero. Los triunfadores chocaban en semifinales para definir el campeón zonal al play off final. Esos cuartos de finales comenzaron con el sistema de 5 partidos a ganar 3, que más adelante se sustituyó por el de 7/4, similar a las semifinales y la final. Esa estructura se mantuvo inalterable por 5 campañas hasta la 41 edición de 2001/2002 y fueron campeones: 3 veces Santiago de Cuba y una Pinar del Río y Holguín.

El cambio que se hizo para la 42 SN, que duró hasta la 49 edición, modificó la cantidad de juegos entre los equipos, que ahora eran 6 contra todos sus contrarios. Este mecanismo provocó que las sub series de 3 y 2 partidos con descanso los lunes y viernes fueran sustituidas por las de 3 encuentros solamente, con los lunes como día de asueto. Los conjuntos triunfadores en esa etapa fueron: Industriales (4 veces), Santiago (tres), así como el equipo Habana en una ocasión.

Uno de los motivos de la sustitución de la fórmula que establecía jugar en zonas totalmente separadas, fue la imposibilidad de evaluar objetivamente las actuaciones de los peloteros en dos divisiones con desbalance representativo en su fuerza o nivel. Eran estadísticas distorsionadas que sumaban al currículum de por vida de los atletas.

Para tratar de resolver esa dificultad, se crearon los grupos y se puso a los equipos a jugar 7 veces contra cada rival de su grupo, 5 contra los del otro grupo de su zona y 3 contra los de la otra zona. Eso no fue suficiente, porque además de existir una zona más débil que la otra, surgieron grupos muy débiles.

Más adelante, cuando se adoptaron los cuartos de final en post temporada y se aumentaron los juegos a 90, se puso a jugar cada equipo 10 veces contra cada rival de su grupo y en 5 ocasiones contra los 12 conjuntos restantes. Eso tampoco solucionaba el problema, e incluso provocó que acudieran a cuartos de finales equipos con más derrotas que victorias, por encima de otros con balance positivo, como los casos de la Isla en la 39 SN con 42 ganados y 48 perdidos, por encima de Ciego de Ávila con 46 y 44; también Camagüey en la 41 edición, que clasificó con 44 victorias y 46 derrotas, quedando fuera Matanzas con 48 y 42 y Habana con 45 y 45. Y los casos de Camaguey y Santiago en la 42 SN, que clasificaron con 44 victorias y 46 derrotas, en detrimento de Sancti Spíritus, que ganó 49 y perdió 41. Eso era totalmente injusto y tenía que ser rectificado, lo que se intentó hacer en la 50 SN de 2010/2011 conquistada por Pinar del Río, al eliminarse los grupos y mantenerse las zonas con los mismos 16 equipos, 90 juegos y 6 partidos contra cada contrario.

Para la 51 SN (2011-2012), con la creación de las provincias Artemisa y Mayabeque, hubo que hacer otro cambio que ahora dotaba a la región occidental de 9 colectivos para sumar 17 en total, y aumentaba la cantidad de encuentros a 96, retomándose de nuevo el “descanso obligado”. Nacieron dos nuevos conjuntos, representativos de las nuevas provincias, y se eliminó la denominación Habana, la más antigua de todos los tiempos para un equipo de beisbol cubano de máximo nivel. Las deficiencias reiteradas en la estructura continuaron, puesto que Sancti Spíritus clasificaba por encima de Santiago de Cuba con 4 victorias menos y 3 derrotas más que los indómitos. En este torneo triunfó Ciego de Ávila.

Por esa época, el deterioro de la calidad de las SNs por la cantidad de equipos en su nómina como una de las causas fundamentales resultaba evidente, y al no existir Selectiva el “techo” de nuestros peloteros estaba muy “bajo”. Eso, unido a lo controversial de la clasificación por zonas, al “descanso obligado” y a las opiniones divididas por la subsistencia de Metropolitanos propició el siguiente cambio de diseño.

Así, en la 52 SN (2012-2013) se eliminó a los Metros, se retomaron los 16 equipos, el “todos contra todos” y girando 180 grados su vista hacia el sur para realizar una nueva copia, en este caso del beisbol del Caribe, los directivos del beisbol cubano instauraron dos fases: una clasificatoria de 45 partidos a una vuelta de 3, entre todos los conjuntos, y la siguiente arrastrando los resultados de la anterior, con los 8 primeros, a dos vueltas (también de 3 encuentros) y 42 juegos, 87 en total. Al final, los dos play off semifinales de 1 vs 4 y 2 vs 3 y el play off final entre los dos vencedores, en ambos casos, de 7/4.

Los 8 equipos restantes pasaron a una segunda división para jugar también 42 encuentros, arrastrando igualmente los resultados de la primera fase. De esa forma se resucitó el fracasado diseño implantado en los años 1984 y 1985.

En esa 52 SN, ganada por Villa Clara, se eliminó la forma anterior de celebrar las sub series con 6 partidos a la semana y descanso solamente los lunes y se implantó un nuevo diseño consistente en jugar los tres partidos en tres y/o cuatro días, en este último caso con un día de pausa intercalado para garantizar actividad todos los fines de semana. Ese tipo de calendario se adoptó para dar más descanso a los peloteros, especialmente a los pitchers, pero conspiró contra la clara y necesaria información que debía tener el público y hasta el propio personal estrechamente vinculado con la competencia puesto que se suprimieron los días fijos de descanso y/o traslados y en algunos casos se jugaba 3 partidos y en otros 4, incluso contribuyó a “marear” las estadísticas del estado de los equipos puesto que no siempre todos los conjuntos tenían la misma cantidad de juegos celebrados.

En la 53 SN se hicieron dos cambios con relación a la campaña anterior: se eliminó la segunda división para poder implantar un mecanismo de refuerzos con vistas a fortalecer los 8 equipos a la segunda fase, y se suprimió la duración extendida de las sub series lo que creó la dificultad o deficiencia de algunos sábados y domingos sin actividad. Posteriormente, han existido otros cambios tales como reducir a 6 los elegidos a la segunda fase con 45 partidos a jugar y 90 en total, incluyendo dos clasificados vía “comodines” y escoger refuerzos a los play off. Así se han mantenido las cosas hasta hoy, siendo los últimos 5 campeones: Ciego de Ávila y Granma en par de ocasiones y Pinar del Rio una vez.

Aquí concluye la historia de las estructuras de las Series Nacionales de Beisbol hasta el momento, pero no este trabajo, que finalizaré en el próximo contacto con un análisis de la estructura actual y un interesante resumen estadístico que les recomiendo no pasar por alto.

 

 

 

5 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. excelente retrospectiva, quien tendra el santo grial de la estructura del campeonato de beisbol en cuba????…..cualquiera que sea menos la SERIE ESPECIAL……UFFFF QUE PENAAAA

    • Chikungunya on 13 abril, 2018 at 12:41 pm
    • Responder

    Todo una mezcla de estructuras, un verdadero cuerpo amorfo, nada que sea digno de respeto.

    • Valenzuela on 13 abril, 2018 at 9:18 am
    • Responder

    Madre mía, cuantos inventos y de resultados nada, y que embrollo con las estadísticas, digno tema para una novela de Arthur Conan Doyle o Agatha Christie : ´´ ¿Quién asesino a las Series Nacionales?´´ , esperemos el próximo trabajo con el resumen, no logro imaginar cómo Tino armara este rompecabezas.

      • pegles on 13 abril, 2018 at 11:26 am
      • Responder

      Amigo, usted critíca pero no propone soluciones, ayuda a los miembros de la MD que nos informan a diario acerca de lo que sucede en el deporte a cualquier nivel.
      Gracias y saludos

        • Valenzuela on 13 abril, 2018 at 3:06 pm
        • Responder

        Usted debe haber leído pocos comentarios míos, sin embargo no lo juzgo por eso, esta es la parte No 5 de un muy buen trabajo de Tino, si se remitiera a los anteriores vería el porqué de mi comentario, se ilustran detalladamente todos los cambios innecesarios y hasta ridículos que si deben ser criticados, copiando e imitando estructuras que no son afines a nuestro beisbol, y que al final solo han servido como ´´calmantes´´ para algunos, aunque ya aquí se ha comentado mucho sobre esto, trabajo como este nos llevarían a proponer soluciones, el mismo autor del trabajo ha propuesto la suya y creo que en más de una ocasión, yo soy crítico, en mi trabajo soy el más crítico de mí mismo, no lo niego, pero no creo ser ´´criticón´´.Las gracias a usted.Saludos

Deja un comentario

Your email address will not be published.