José Miguel Fernández: ¿Cerca de Grandes Ligas?

23/04/18
8:43 pm

 

José Miguel Fernández. Foto: cubanosomos.com.

 

 

 

A veces el arribo de un beisbolista a Grandes Ligas se da por una correlación entre talento y factores subjetivos. Algunos peloteros han superado el nivel de las ligas menores pero no han tocado el sueño MLB, ya sea por ausencia de espacio en el roster de 40 o por competir contra un departamento sin una atracción influyente.

La tarjeta de posibilidades de José Miguel Fernández nos dice que si él no es promovido a MLB en 2018, tal vez, nunca más cuente con el viento a su favor.

El infielder fue liberado por los Ángeles Dodgers el invierno pasado aún bateando 306, con 16 dobles y 16 jonrones en la sucursal de Tulsa Drillers, Doble-A. Fernández contaba con un bajo porcentaje de arribar a Grandes Ligas en Chávez Ravine, una franquicia plagada de talento alrededor de las posiciones de cuadro.

Probablemente lo mejor para Fernández ocurrió cuando fue liberado el 14 de noviembre pasado. En menos de dos meses los vecinos de los Ángeles, Angelinos de Anaheim, firmaron al cubano y lo invitaron a los campos de entrenamiento.

Su indiscutible reputación como bateador fue puesta en práctica con 296 de average y cuatro dobles, aunque quizá la dirección angelina esperaba más producción de poder y finalmente lo asignaron a Triple-A.

Ahora en Salt Lake Bees, Fernández ha vuelto a batallar por ese mismo anhelo por el que sacrificó dos años de su carrera, desde su salida de Cuba hasta su debut con las Águilas Cibaeñas en la Liga Invernal Dominicana.

El segunda base de 30 años tuvo algunos intentos de fuga de Cuba que fallaron en su mejor momento. Inactivo desde la temporada 2014-2015 (15 partidos con los Cocodrilos de Matanzas) hasta 2016-2017 en las Águilas, todo ese tiempo sin el ritmo necesario alejó al líder bateador de Cuba en el III Clásico Mundial de su verdadero nivel y bajó su valor en el mercado.

Fernández firmó por 200,000 dólares cuando se hablaba de 20 millones en 2015.

 ¿Por qué está más cerca que nunca de Grandes Ligas?

En 2017 y pese a producir en la filial de Doble-A de los Dodgers, Fernández estaba muy distante para ser promovido a Grandes Ligas. Sin embargo, las cosas han cambiado porque los Angelinos no poseen la misma carga de talento en su sistema de granjas.

Fernández se ubica 11no entre los mejores bateadores en la Pacific Coast League, con average de 371 en 17 choques, cinco dobles, dos bambinazos y nueve carreras impulsadas. Una línea ofensiva de 371/443/548 y exacta relación de boletos (7) contra ponches (7) demuestran que el matancero va superando Triple-A de forma notable.

Sus competidores más cercanos son los jugadores de posición en roster de 40. Para que Fernández sea promovido a Grandes Ligas uno de estos deberá ser puesto en asignación y el antillano pudiera ocupar ese espacio.

Competidores en roster de 40 vs. José Miguel Fernández

Kaleb Cowart: 25 años, 115 juegos en MLB: 197 average ofensivo

Nolan Fontana: 26 años, 087 de average ofensivo en 23 turnos al bate en AAA.

Ryan Schimpf: 30 años, 147 de average ofensivo en 42 turnos al bate en AAA.

Tanto Cowart, Fontana como Schimpf carecen de un sólido comienzo de temporada. Si Fernández se mantiene produciendo posiblemente Schimpf (por la edad) sea extraído del roster de 40 en el mes de mayo.

Mi predicción: José Miguel Fernández entrará en el roster de 40 de Angelinos de Anaheim antes de julio y obtendrá el ansiado ascenso a MLB. Ese particular llamado a la oficina del manager en las menores. Esas palabras que nunca se olvidan como: Vas a subir al equipo grande”, “Tu autobús o tu vuelo sale en tres horas”

 

Tomado de: Oncubamagazine

 

 

2 comentarios

    • enrique15 en 24 abril, 2018 a las 4:47 pm
    • Responder

    Pues ojalá, porque yo he llegado a pensar que a José Miguel el tren se le está yendo a una velocidad que le puede costar trabajo alcanzarlo. En cierto que los años sin jugar hicieron estragos en él y eso le ha estado pasando factura. José Miguel tiene algo en contra, para mi modesto criterio: No es un mal segunda base pero tampoco es notable a la defensa y además, es lento, muy lento, en el corrido de las bases. Esa lentitud se les perdona a los bateadores de fuerza y él no es un slugger. Pero es un gran bateador, un bateador muy talentoso, se poncha muy poco y es guapo, yo creo que todavía está a tiempo de alcanzar el tren. Ojalá.

      • Lautaro en 25 abril, 2018 a las 1:47 pm
      • Responder

      Asi mismo es mi hermano, cuando aquel Clasico del 2013 lo que más tenia a su favor era su juventud, aparte del talento que hemos hablado. De todas formas él esta en el equipo con una posicion de utility porque ha jugado 2da, 3era y 1era, su alcance es limitado pero está haciendo las cosas de rutinas correctamente, lo que le queda es batear y esta dando más extrabases que los que daba en Cuba, el pasado año con los Dodgers fue así y este año con los Angelinos tambien, ojala la suerte lo acompañe un poco y lo llamen, lo primero que tiene que seguir haciendo es batear batear y batear…

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.