BARCELONA — El Barcelona prepara una rúa de celebración por la conquista del doblete para el próximo lunes, en caso de confirmarse el título de Liga en Riazor, y trabaja con el ayuntamiento de la ciudad el recorrido por sus calles, estando previsto su inicio en el puerto y el final en el Camp Nou, donde, en principio, no habría fiesta para el público por reservarse esta circunstancia para la siguiente semana, coincidiendo con el Clásico frente al Real Madrid.

Campeón virtual, el club azulgrana tiene plena conciencia de que es muy probable que cierre el fin de semana con el trofeo en sus manos. De hecho, el desesperado Deportivo podría llegar al encuentro ya descendido si este viernes el Levante vence al Sevilla y el sábado el Espanyol suma un simple empate contra el ya condenado Las Palmas. A partir de ahí, en los despachos del Camp Nou se trabaja con el objetivo de dar la máxima brillantez al doblete conquistado.

La plantilla azulgrana al completo ofrecería a bordo de un autobús descubierto los dos títulos a los aficionados en las calles de Barcelona y el club reservaría la gran fiesta para el domingo 6 de mayo. Aunque ya se sabe, como ya lo anunció Zidane, que el equipo merengue no obsequiará al Barça con el pasillo de honor, el club organizará una gran fiesta en el Camp Nou previa al partido, en el que se rendirá homenaje a Valverde y los suyos por una temporada que, se quiere, obtenga el mérito debido.