Aunque ustedes no lo crean, ya han pasado cuatro semanas desde el inicio de la temporada 2018 de Grandes Ligas. Ahora bien, podría no ser suficiente tiempo para acallar los gritos que tratan de advertirnos “¡Es aún un tiempo de muestreo muy pequeño!” con respecto a cada tendencia (o casualidad) de este inicio de temporada. Sin embargo, es suficiente para comenzar a analizar cuánto ha cambiado desde el Día Inaugural. Le pedimos a Bradford Doolittle, Sam Miller y David Schoenfield de ESPN.con que nos dieran sus opiniones con respecto a algunos de los temas más interesantes que han surgido en el mundo del béisbol durante el mes de abril.

Los Dodgers, Nacionales y Cachorros han iniciado la campaña más lento de lo esperado. ¿Cuál equipo le preocupa más?

Schoenfield: Los Nacionales han jugado un béisbol algo mediocre para comenzar la temporada y las primeras sensaciones que tenemos indican que les falta algo. Quizás extrañan a Dusty Baker. De todos modos, han sufrido lesiones, pero el bullpen ha estado terrible (1-6, efectividad colectiva de 5.50) y necesitan a alguien más que produzca a la ofensiva, aparte de Bryce Harper. Sin embargo, la mayor preocupación radica en que los Mets, Filis y Bravos todos parecen mostrarse con mejor semblante que lo visto en 2017.

Doolittle: Realmente, no me preocupan demasiado los Dodgers o Cachorros; entonces, por descarte, me inquietan los Nacionales. Se asemejan a Carl Lewis cuando trataba de superar a Michael Johnson y Mike Powell en 1991: sigue siendo el mejor, aunque probablemente no por mucho tiempo. Washington puede aspirar a contar con mejor salud, pero su inicio pobre ha demostrado una carencia general de profundidad dentro de la organización. Con el pitcheo de los Mets y el rápido ascenso de Filadelfia y Atlanta, la División Este de la Liga Nacional parece convertirse en una pelea de perros.

Miller: Sus récords no lo muestran, pero los tres equipos han jugado sumamente bien: Según el porcentaje de triunfos de tercer orden creado por Baseball Prospectus, el cual estima cómo “debería” ser el récord de un equipo basándose en sus actuaciones ofensivas y de pitcheo, los Nacionales han jugado como un equipo que alcanzará 88 triunfos, los Cachorros como un club para 90 ganados y los Dodgers asemejan un equipo que llegará a las 96 victorias. A pesar de ello, los inquietantes problemas de salud de los Nacionales representan una preocupación mucho más inquietante que, por ejemplo, el slump de Yasiel Puig o los innings en los cuales han explotado a Yu Darvish. Tres equipos del Este de la Nacional ubicados por encima de Washington han ahorrado una buena cantidad de victorias. Las oportunidades de clasificación de los Nacionales con miras a los playoffs han sufrido un duro golpe.

¿Clasificarán los Mets a los playoffs?

Miller: Es lo más probable, aunque por muy poco margen. La División Este de la Liga Nacional podría convertirse en un circuito muy competitivo, especialmente si los Filis están metidos en la carrera en plena fecha límite para hacer cambios y logran tomar verdadero impulso. Y si vemos la forma en la cual se empieza a formar la pizarra, parece que se requerirán más de 90 victorias para alcanzar, apenas, el segundo puesto del comodín. Hay mucha presión encima de dos brazos derechos sumamente importantes.

Doolittle: Sus oportunidades se aproximan al 50-50. Pocos equipos pueden ufanarse de contar con un par de abridores de la talla de Jacob deGrom y Noah Syndergaard. Sin embargo, con Matt Harvey en el bullpen y Steven Matz aún buscando su ritmo, los Mets necesitarán mucho más de lo inicialmente previsto por parte de Jason Vargas. Se aspira que una mejor producción por parte de Yoenis Céspedes y Jay Bruce quizás puedan compensar la regresión en la productividad de Asdrúbal Cabrera y Todd Frazier, aunque quizás Nueva York necesite agregar un bate a medida que avance la temporada.

Schoenfield: Aún es muy temprano para cambiar nuestras predicciones originales: los Nacionales ganarán el banderín en el Este y Cardenales y Diamondbacks serán los comodines. Los Mets han jugado bien, sin duda alguna. Sin embargo, Matt Harvey ha sido relegado al bullpen y veremos si el resto de sus abridores pueden mantenerse sanos antes de declararlos dueños de un puesto en los playoffs.

¿Cuántos partidos ganarán los Medias Rojas?

Miller: Oh, aproximadamente 94. (Revisen los números actuales de Rick Porcello). Perdón, aproximadamente 97. No diría que es un equipo que aparenta ser radicalmente mejor a lo mostrado hace un mes y probablemente no terminarán siendo un súper equipo. No obstante, la remontada de Porcello y resurrección de Price los convierten en una amenaza muy interesante con miras a octubre.

Schoenfield: Mi predicción original indicaba que los Yankees llegarían a 99 triunfos y los Medias Rojas a 95. Estoy dispuesto a intercambiar esos vaticinios, basándome en lo que he visto hasta ahora por parte de las rotaciones de Nueva York y Boston. Por eso, ahora estimo 99 triunfos y el título divisional para los Medias Rojas.

Doolittle: Me inclino por 97 victorias, lo cual es una cifra menor a la que actualmente consiguen en mis simulaciones, en las cuales llegan a un promedio de 102.5 victorias. Sin embargo, creo que, en cierto momento de la temporada, los Medias Rojas querrán aligerar la carga de sus pitchers abridores a fin de mantenerles frescos con miras a octubre. Eso será especialmente válido en el caso de Chris Sale. Además, con las cifras mostradas en estos momentos por Mookie Betts y Xander Bogaerts, es poco probable que sostengan tal nivel de producción de forma prolongada.

¿Con cuántos jonrones terminará Giancarlo Stanton?

Miller: La respuesta a esa interrogante se entrelaza con otra pregunta: si la bonanza de cuadrangulares en toda la liga ha comenzado su declive y si la pelota está un poco más muerta este año. Los primeros datos de abril nos sugieren que ese es el caso. Stanton sumará 44 jonrones.

Schoenfield: Me inclino por 48.

Doolittle: Voy con 46. Stanton ha logrado sumar 44 jonrones en 162 partidos en su carrera, y aumentaremos la previsión a dos más, ahora que juega en el Yankee Stadium. No es Teoscar Hernández, pero su velocidad de salida de la pelota sigue siendo de élite. Con Stanton, las únicas interrogantes giran en torno a su salud. Se ha visto sano, lo cual significa que tendremos muchos, muchos jonrones en el futuro.

Shohei Ohtani tiene efectividad de 4.43 y OPS de .997. ¿Terminará la temporada con cifras similares?

Doolittle: Ambas cifras bajarán, lo cual, en el caso de la efectividad, representa mejoría. Al plato, en el cual, hasta ahora, las velocidades de salida de Ohtani han sido mejores que las de Stanton, su WOBA actual supera al xWOBA por margen mayor al resto de los bateadores calificados, con la excepción de 12. La mejoría en la lomita está basada más en una percepción visual que en los números. Tanto su promedio de carreras merecidas como su xOBA sugieren que su efectividad es apropiada. Aunque, su repertorio es tan impresionante que, cuando se haga más consistente con su dominio, es difícil pensar que mantendrá un promedio de carreras limpias permitidas cercano a 4.50.

Schoenfield: Hemos visto su inconsistencia en la lomita. Sin embargo, su material es demasiado bueno como para mantenerse con una efectividad tan alta. Pienso que quedará por debajo de 4.00, quizás en un rango alrededor de las 3.50. Quedaría sorprendido si batea para .300, aunque ha hecho algunos ajustes tempraneros, tales como eliminar el impulso de piernas que utilizaba en Japón, y ha mostrado que puede batear hacia la barda contraria. Por ello, es difícil verle con cifras discretas. A pesar de ello, va a poncharse mucho, lo cual repercutirá en una disminución de su promedio de bateo. Me inclino por pensar que bateará para .277.

Miller: Su efectividad mejorará (me parece que se ubicará entre 2.50 y cifras altas alrededor de las 3.00) y el OPS empeorará, pero no tengo idea alguna sobre si terminará siendo un pelotero empezar a hacer ajustes contra él (especialmente en lo que respecta a su splitter) y ahora será interesante ver intentar los respectivos ajustes que harán los pitchers de la liga. Sigue siendo un pelotero fantástico.

¿Cuál jugador subestimado con arranque encendido deben tener presentes los aficionados en el transcurso de temporada?

Schoenfield: Oigan, mi favorito para ganar el Más Valioso de la Liga Nacional era Tommy Pham y está ligando para .348/.477/.522. Las posibilidades de que se lleve el premio son pocas. A pesar de ello, se trata de un pelotero que está avanzando con respecto a su excelente temporada 2017 y sigue demostrando que es uno de los mejores jugadores de la pelota mayor.

Miller: Nick Pivetta está lanzando más fuerte, incrementando su porcentaje de lanzamientos en strike, del 63 por ciento registrado el año pasado al 68 por ciento en la presente zafra. Ya se trata de un pelotero subestimado al cual los aficionados deben mantener presente. En estos momentos, disfruta de un encendido comienzo de temporada.

Doolittle: Desconozco cuántas personas fuera de Baltimore saben de la calidad mostrada por Dylan Bundy. Tiene efectividad de 1.42, FIP de 2.00 y se ubica entre los 20 mejores en la estadística xWOBA. Ha sido excepcional en todas sus apariciones. Considerando el historial de lesiones de Bundy y el nivel de mediocridad de los Orioles, parece que Baltimore debería aprovechar la oportunidad de convertirlo en atractiva carnada para conseguir prospectos una vez nos acerquemos a la fecha límite para hacer cambios. Tomando en cuenta su actuación y el hecho que aún se encuentra en su último año previo al arbitraje, parece que esta es la mejor oportunidad para hacerlo.

¿Qué equipo les ha sorprendido más, para bien o para mal?

Miller: El camino a los playoffs en esa división será largo y difícil, pero los Atléticos de Oakland se han mostrado muy bien. Tienen la mejor ofensiva de la Liga Americana (luego de hacer los ajustes por estadio) y Sean Manatea, Daniel Mengden y Andrew Triggs son todos fascinantes pitchers abridores, dignos de tener presentes por distintas razones. No creo que ganen 90 partidos o se acerquen a una cifra similar, pero durante un mes, han jugado como si fueran capaces de hacerlo.

Schoenfield: No espero que los Orioles lleguen a ser un equipo que juegue para .500. Sin embargo, su arranque abismal y la fuerte división en la cual se encuentran parecen indicar que se dirigen a las 100 derrotas. Este es un equipo muy, muy mediocre. Debimos haberlo entendido cuando aún contaban con Chris Tillman dentro de su rotación. Liberen a Manny Machado.

Doolittle: No es que consideré a los Rojos de Cincinnati como posibles contendores. Pero sí me muestro asombrado de verlos jugar a un nivel tan bajo, similar al de los Mets de 1962. Eugenio Suárez está empatado en el liderato del equipo en WAR y no ha jugado desde el 8 de abril. Su cerrador Raisel Iglesias es un pelotero dinámico y mientras Cincinnati trata de entender el lío en el que se encuentra metido, aspiramos que Iglesias pueda pasar a otro equipo que aproveche mejor su talento. Ahora bien, tenemos que preguntarnos a este punto cuán aptos estarían los Rojos para desarrollar de manera exitosa a los prospectos que recibirían a cambio de Iglesias. Una fuerte actuación del novato Nick Senzel es lo mejor que pueden esperar a este punto los aficionados en Cincinnati.

¿Hay alguna predicción de pretemporada de la cual se arrepienten?

Doolittle: No estoy retractándome de ninguna de ellas tras haber transcurrido apenas un mes. Seleccionar a los equipos que ocuparían el segundo puesto del comodín en cada liga fue mi punto débil el año pasado. Para esta temporada, seleccioné a los Filis y Azulejos. Claro, la situación puede cambiar rápidamente, pero a la fecha de hoy, me siento muy bien con respecto a esas selecciones. Pienso que el vaticinio que peor pinta hasta ahora es el de Lewis Brinson, de los Marlins de Miami, como Novato del Año en la Liga Nacional. Con suerte, y jugando para ese equipo, tendrá muchas oportunidades de enderezar el rumbo.

Schoenfield: Bueno, esta no fue una predicción, pero, cuando Ohtani confrontaba dificultades en los entrenamientos primaverales, sugerí que tendría sentido darle unas pocas semanas en Ligas Menores a inicios de temporada. Mala mía.

Miller: Todas las predicciones que hice. Predecir sobre béisbol es un acto de tontería y arrogancia extremas. Nunca hagan predicciones sobre béisbol.