Amplio Combo sobre despedida de Andrés Iniesta del Barça: Se marcha del club, tras 22 años. Messi y Suárez, ausentes en la despedida. Sus entrenadores preferidos. Y MUCHO +

27/04/18
1:35 pm

 

 

Andrés Iniesta se marcha del Barça, tras 22 años en el club

 

BARCELONA — Andrés Iniesta aguantó, no sin dificultades, el tirón. Con los ojos visiblemente enrojecidos pareció que en cualquier momento rompiera a llorar en la que, sin duda, fue la rueda de prensa más difícil de su carrera. Anunció su marcha del Barça “porque es el momento indicado para decir adiós” y mantuvo un discurso sereno y agradecido. “El Barça lo ha sido todo para mí”, sentenció, firme y claro, como su fútbol.

Ovacionado tras su parlamento por todos los presentes en la sala de prensa, manteniendo a duras penas la calma delante de una nube de periodistas, de sus compañeros (excepción hecha de Messi y Luis Suárez), el cuerpo técnico al completo, el presidente y no pocos ejecutivos, Iniesta mostró el talante que siempre le acompañó, desde su llegada hace 22 años, “un día que ahora recuerdo con cariño pero fue muy duro en su momento”.

“El cariño que he recibido en todos estos años siempre lo llevaré en mi corazón”, expresó el capitán azulgrana, quien argumentó los motivos de su salida en que el futuro “sería diferente. Voy a cumplir 34 años y me he dejado el alma por este equipo y este club. Me conozco, ha llegado el momento porque sé, por ley de vida, que en adelante todo empezaría a costar más”, solventó, dejando claro que siempre quiso dejar el Barça “en el momento adecuado”.

“Ha sido un honor y un privilegio compartir todos estos años con Messi, el día a día y estar tantos momentos mágicos porque entiendo que no hay otro como él y es parte fundamental para ganar los títulos”, advirtió al ser preguntado por el ‘10’, cuya ausencia fue muy comentada en la sala de prensa y de la cual no se refirió en primera persona.

“Si no estoy para dar al club que me lo ha dado todo lo mejor de mi no sería honesto seguir”, repitió Iniesta, quien reconoció que en las últimas semanas “he hablado con el míster, los compañeros, el presidente… No hacía falta que me dijeran que me quiere porque lo supe siempre, pero yo les he transmitido estos meses que necesitaba ser honesto conmigo mismo y con el club. Esa es la razón por la que se acaba mi etapa”.

PASADO Y FUTURO

“Siempre dije que nunca jugaría contra el Barça y por eso lo que está claro es que me iré fuera de Europa”, solventó el manchego al ser preguntado por su destino y no aclarando, aún, que se vaya a China.

“Hay tiempo para decidir porque todavía quedan cosas por concretar y todos los escenarios que no sean Europa son posibles. Cuando acabe la temporada tendré tiempo para decidir donde jugaré”, concretó el futbolista azulgrana, quien mantuvo que el día de su debut, en Brujas, “es el más especial de toda mi carrera”.

“He vivido momentos mágicos, he conseguido todos mis sueños y títulos, pero siempre me quedaré con el día que debuté en Brujas. Es el más significativo para mi porque era cumplir el sueño por el que vine aquí”, enfatizó, dando las “gracias” a todo el mundo.

“A la afición, a todos los culés que me han acompañado y me han visto dar todos los pasos en el club, a mi lado en las buenas y en las malas… Su cariño lo llevaré siempre conmigo”, tal y como a un vestuario que ha cambiado de forma evidente en todo este tiempo.

“Me gustaría ser recordado como un gran deportista y una gran persona, eso es fácil de concretar” afirmó al ser preguntado por su legado en un Barça que sin él no será lo mismo, por más que insistió en que “el Barça seguirá ganando. Los futbolistas pasan pero el club permanece”.

“Decir adiós no es fácil. Hubo días con dudas y eso es normal porque llevo toda mi vida aquí y por eso agradezco al club que el día que renové me diera la confianza de ser yo quien decidiera si estaba para seguir o no”, confirmó Iniesta, para quien todo se resumió en una cosa: “Era el momento oportuno”.


Messi y Suárez, ausentes en la despedida de Iniesta

 

BARCELONA — Leo Messi no acudió a la sala de prensa de la ciudad deportiva del Barça y su ausencia en la despedida de Andrés Iniesta fue uno de los asuntos que más llamaron la atención. Tampoco estuvo presente Luis Suárez, íntimo del argentino, en las que fueron únicas ausencias, argumentadas desde el club en que “tenían un acto privado”.

El Barcelona quiso pasar de puntillas en esta falta. Messi, amigo personal de Iniesta, con quien le une una relación que va mucho más allá del terreno de juego y de manos de quien recogerá con toda probabilidad el brazalete de primer capitán de la plantilla azulgrana, fue esperado por todo el mundo hasta el último instante… Hasta que se cerró la puerta y mientras comenzaba su parlamento el manchego ya se conocía como definitiva la ausencia del ‘10’.

Bartomeu, el presidente, acompañado del vicepresidente Jordi Mestre. El Director General Òscar Grau, el manager Pep Segura, el secretario técnico Roberto Fernández, el responsable del fútbol base Guillermo Amor, el cuerpo técnico de Ernesto Valverde en pleno, con él al frente, delegados y empleados que trabajan con la plantilla. No falto nadie.

Y la plantilla, con la llegada en primer lugar de Piqué, quien siguió muy serio el acto, y de sus compañeros que fueron llegando a su vera. Hasta los dos últimos que prefirieron quedarse junto a la puerta: Dembélé y Busquets. Y nadie más.

¿Dónde está Messi? Comenzó a preguntarse en la sala hasta confirmarse su ausencia, como mla de Luis Suárez y recibir de un portavoz del club que ambos “tenían un acto privado”. Tan simple y frío como eso.

Claro que en Leo Messi no es una novedad contar con su falta en un acto de estas características. Tal día como este 27 de abril, en 2012, Pep Guardiola anunció en la sala de prensa del Camp Nou que al acabar aquella temporada dejaría el banquillo del Barça y no faltó nadie del club para acompañarle en su despedida. ¿Nadie? Messi tampoco fue a aquella rueda de prensa porque, adujo el club, sufría “gastroenteritis”.

El argentino, clave y firme en el terreno de juego, gusta de pasar desapercibido fuera de él, no ocupar un plano que, entiende, no le pertenece en jornadas tan especiales y nada mejor, solventa, que no acudir. No, para nada debería interpretarse como un desprecio a Iniesta. Simplemente porque su amistad está largamente probada.


Iniesta es el futbol…

CIUDAD DE MÉXICO — Iniesta es un amague, el engaño, la cadencia… Todo lo que tiende a desaparecer en el frígido futbol del siglo XXI.

Es un futbolista contracultural que se ha cansado de gritarle al mundo que no hay nada más fuerte que el talento. Ningún portento físico le compite a la ideas.

La vida cotidiana y el futbol están urgidos de buenos ejemplos, de acciones que inspiren, de personajes normales que se conviertan en modelo a seguir… Andrés es uno de ellos: le aplauden en casa y fuera de ella, unifica pasiones a partir de la virtud, de la sencillez que lo hace único.

Enumerar sus más de 30 títulos a lo largo de una trayectoria impecable resulta una tarea ociosa cuando al ‘genio‘ se le juzga a partir de las emociones que es capaz de transmitir, y lo que Iniesta ha dado con el Barcelona y la selección de España resulta invaluable. La emoción no se cuantifica, solo se vive.

Iniesta es un abrazo con Messi, un gol en la Final de la Copa del Mundo, el Balón de Oro que nunca recibió, la gloria sensata, el buen perdedor… Iniesta es el futbol.

Luego de 22 años en el Barcelona —sitio en donde vivió los días más felices, y también los más amargos de su carrera—, llegó el momento de pronunciar la palabra más difícil: Adiós.

Marcó los compases de un equipo de leyenda y formó parte del mediocampo más virtuoso de la historia. Pep Guardiola lo define como un “futbolista único e irrepetible”, no en vano se antepone la palabra “don” cuando se pronuncia su nombre.

Andrés empezó a despedirse desde el partido ante la Roma que el Barcelona perdió de forma inverosímil, pues tras salir de cambio, un coraje inusual lo invadió, aunque fue incapaz de manifestar reclamo alguno a su entrenador.

Luego, en la Final de la Copa del Rey permitió el tránsito de las emociones y no pudo evitar el llanto tras dejar la cancha en medio de una ovación generalizada, pues brindó un recital memorable.

Deja su casa, la misma que fue ‘más que un club’ para él, y tiene en puerta su último Mundial. Aún no se va y ya se le echa de menos… Iniesta es un amague, el engaño, la pausa… Iniesta es el futbol.


Andrés: El último mohicano

 

BARCELONA — Andrés Iniesta anunció este viernes que al acabar la temporada abandonará el Barça, después de 16 temporadas en el primer equipo y 22 años en el club, al que llegó siendo un niño y del que se marchará siendo capitán, sucesor de Xavi y de Puyol, entregando el brazalete a Messi y protagonizando, con su salida, el cierre completo de una época que enlazó la depresión con la opulencia.

A Iniesta, a quien Lorenzo Serra Ferrer invitó entrenar con el primer equipo con solo 16 años, le dio el espaldarazo Louis van Gaal un 29 de octubre de 2002 en Brujas. Aquel día formó junto a Puyol pero sin Valdés (suplente de Enke) ni Xavi (lesionado), alineándose en un equipo al que el entrenador holandés ya daba sabor canterano. Tortolero, Fernando Navarro, Gabri y Gerard estuvieron en el once antes de que David Sánchez y Sergio García entrasen en el campo.

Pocos de ellos tuvieron continuidad o éxito en el Barça pero cuatro fueron los que, esperando a Messi, ya se asentaron en una plantilla que con el paso del tiempo les convirtió en personajes clave para entender los mejores años del club azulgrana.

Iniesta fue, es, el último futbolista que sufrió el recorrido por el desierto del fracaso hasta, en 2005, comenzar a sumar éxitos. Primero, en agosto de 1998, se catapultó Xavi; en octubre de 1999 fue Puyol, Víctor Valdés debutó en agosto de 2002 y dos meses después lo hizo el manchego, jugador a quien Van Gaal trató con tanto mimo como le fue posible, evitando una cesión que se rumoreó al Betis (donde le esperaba Serra Ferrer) y dejando anotado claramente a su marcha que la permanencia de Andrés en el vestuario no debía, como en los casos de sus compañeros, ser puesta en cuestión.

Veinte partidos completó en aquella temporada 2002-03 para en la siguiente, la primera de Rijkaard y Ronaldinho y ya con Laporta en la presidencia, sumar 44 encuentros en una campaña que transitó entre el desastre y la resurrección final, aunque no diera para romper una racha de cinco temporadas sin conquistar título alguno.

MESSI… Y LA GLORIA

El 16 de noviembre de 2003, al tiempo que la selección española vencía por 2-1 a Noruega en Valencia (con solo Puyol como representante azulgrana), en Portugal el Porto dirigido por Jose Mourinho inauguraba el estadio Do Dragao con un amistoso ante un Barça repleto de juventud… Y en el que Leo Messi hizo su primera aparición.

El argentino disputó el último cuarto de hora junto a Xavi pero acabó la temporada cambiando el juvenil por el Barça C y después por el Barça B, con el que jugó 5 partidos en 2ªB mientras el primer equipo protagonizaba aquella reacción que, con victoria incluida en el Bernabéu con golazo de Xavi, le sirvió para reivindicarse y dar paso a un mejor futuro.

Messi apareció en escena el 16 de octubre de 2004, en un derbi frente al Espanyol, para jugar su primer partido oficial con el Barça de Rijkaard, la temporada en que el equipo azulgrana logró romper la sequía de títulos, con Ronaldinho al mando, y los canteranos empezando a tomar ese papel que, años atrás, había adivinado Van Gaal.

La gloria se hizo presente en el Camp Nou primero con Rijkaard y después, ya de manera esplendorosa, con Guardiola y la cantera colocada en el primer plano, con galones y de forma indiscutible.

Con Xavi, Puyol, Víctor Valdés e Iniesta como grandes colegas de Messi en el mejor equipo de la historia… con los cuatro primeros siendo los grandes héroes del cambio de época, los que vivieron las malas épocas, los desastres y decepciones antes de la gloria.

Este viernes 27 de abril Andrés se rodeó de los suyos -excepto Leo Messi y Luis Suárez que se ausentaron por tener que acudir a un acto privado-, sus compañeros que le acompañaron en la sala de prensa de la Ciudad Deportiva, para dar a conocer públicamente su despedida. 31 títulos, que serán 32 con la Liga, contemplan un palmarés mayúsculo y dan a entender una carrera magnífica que acabará, en azulgrana, con todos los honores.

Iniesta, el último Mohicano, lo deja. Imposible pensar en un sustituto, como ocurrió con Puyol o con Xavi, la marcha del capitán sentencia el final de una era en el Barça. Una era irrepetible y que, a su manera, ya solo mantiene a Messi, Piqué y Busquets como guardianes de un estilo, una filosofía, una manera de entender el fútbol que alrededor del Camp Nou se suplica en silencio tenga una continuidad más puesta en duda que nunca.


Iniesta y sus entrenadores: Entre Van Gaal y Valverde

 

BARCELONA — Iniesta transitó de Val Gaal y hasta Valverde. Pasando por el breve Antic, Rijkaard, Guardiola, Vilanova, Martino, Luis Enrique y acabando con Valverde. De un jovencísimo y brillante interior a un veterano y excepcional futbolista que durante 16 años trabajó a las órdenes de 8 entrenadores en un Barça en cuyos libros quedará, por siempre, su nombre.

Avisado por quienes conocían bien a Iniesta en el Miniestadi, donde ya brillaba en el filial antes de cumplir los 17 años, Lorenzo Serra Ferrer aceptó su presencia en algunos entrenamientos del primer equipo del Barça en la temporada 2000-01, en una etapa tan difícil para el club como ilusionante para un joven desconocido llamado a marcar época en el club.

Se marchó Serra Ferrer, pasó Rexach y el regreso de Van Gaal, en su segunda etapa como entrenador, marcó a fuego el futuro deportivo de un Andrés Iniesta a quien el entrenador holandés dio el espaldarazo en Brujas, el 29 octubre de 2002 y cuatro días después de jugar frente al Burgos un partido de Segunda División B.

“Es un jugador de unas cualidades especiales y lo tiene todo para ser importante en el Barcelona” dijo en su momento Van Gaal, a quien sucedió durante unas pocas semanas Radomir Antic en la dirección de un equipo en el que el jovencísimo Iniesta solamente participó en tres partidos.

Los 6 encuentros bajo el mando de Van Gaal y 3 con Antic de la temporada 2002-03 dieron paso a la etapa de Rijkaard, quien de manera inmediata quedó prendado del fútbol de aquel joven manchego, de constitución muy liviana pero juego magnífico. Cauto en sus planes, sin embargo, el técnico holandés le alineó en 17 partidos en la temporada 2003-04 y en 45 en la 2004-05, la del renacer del club… Aunque solamente en 15 fue titular y en 12 completó los 90 minutos.

LA CONFIRMACIÓN

Fue por aquel entonces cuando se planteó una cesión al Betis, reclamado por Serra Ferrer, que finalmente no se llevó a cabo. Rijkaard solventó que la permanencia de Iniesta en el equipo era indiscutible, por más que no le tuviera en el once fijo y de 49 apariciones en la campaña 2005-06 fuera titular en 23.

De hecho, el manchego fue suplente en la final de la Champions de París, entrando por Van Bommel en la segunda mitad y antes de disparar su protagonismo, por fin, a partir del siguiente curso.

56 partidos, 41 como titular, acumuló Iniesta en la temporada 2006-07 y llegó a las 43 titularidades (sobre un total de 49 encuentros), en el curso siguiente, el último al mando de Rijkaard y antes de la llegada de Pep Guardiola al banquillo,

con quien el hoy capitán alcanzó ya de manera soberana su papel de estrella en el Camp Nou.

Guardiola tuvo en Iniesta a una pieza absolutamente fundamental. Junto a Xavi y Busquets, por delante de Víctor Valdés y Piqué, por detrás de Pedro y alrededor siempre de Messi, el manchego conquistó un lugar en la eternidad del Barça, acompañada de la gloria en el Mundial de Sudáfrica en 2010 y de una segunda Eurocopa en 2012.

Después llegó la temporada del record de puntos en la Liga a las órdenes de Tito Vilanova, en un curso marcado por la enfermedad del entrenador, difícil en todos los sentidos y que le tuvo en el primer plano del escenario, en el que se mantuvo con Gerard Martino, en la temporada 2013-14.

LAS DUDAS. EL FIN

La primera temporada de Luis Enrique en el banquillo representó una señal evidente para Iniesta. Su íntimo Xavi pasó de jugar 41 partidos como titular a las órdenes de Martino a serlo solamente en 21 en la campaña 2014-15, de los que completó apenas 10 para entender que a ojos del entrenador asturiano se había acabado su etapa en el club de su vida.

Xavi se marchó a Qatar e Iniesta debió entender que, sin prisa pero sin pausa, se acercaban los últimos años de su carrera en el Barça. En la temporada 2015-16 completó 28 partidos de 40 titularidades, pero en la siguiente, la 2016-17, se quedó en 15 partidos completos en 25 titularidades y 37 presencias.

El descenso de su protagonismo, también afectado por las lesiones, empezaba a pasar factura y la llegada de Valverde, cambiando su rol, no varió, al final, sus pensamientos. A día de hoy Iniesta ha jugado 39 partidos, 35 de ellos como titular, y aunque solamente ha completado 3 de ellos ha adquirido un papel mucho más relevante en el equipo.

Sin embargo, y a pesar de su renovación en octubre, llevaba meses dando vueltas a su final de etapa. Y este viernes, por fin, lo hizo público.

Iniesta se marcha con 31 títulos, que serán 32, como azulgrana y habiendo sido dirigido por 8 entrenadores. Van Gaal, Antic, Rijkaard, Guardiola, Vilanova, Martino, Luis Enrique y Valverde disfrutaron de la normalidad personal y magnificencia futbolística de un Iniesta con quien se acaba una era en la historia del Barça.


Albacete presume el registro de cuando fichó a Andrés Iniesta

BARCELONA – El mediocampista del Barcelona, Andrés Iniesta, anunció este viernes que finalizará su etapa como jugador culé al terminar presente temporada y el Albacete utilizó sus redes sociales para recordarle que siempre tendrá un lugar especial en la institución.

A través de su cuenta oficial de Twitter, Albacete le expresó su cariño a Iniesta, quien tuvo su primera etapa formación futbolística en el cuadro ‘Alba’ y debido a sus actuaciones despertó el interés del Barcelona a los 12 años. El “Queso Mecánico” compartió una fotografía de la ficha del pequeño Andrés.

Aunque no reveló cuál será su siguiente club, Andrés aseguró que no firmará con ningún equipo europeo. El mediocampista ha sido vinculado con un posible fichaje con el Chongqinq de China y en lo próxima semana podría confirmar.

 


 

“Iniesta merecía el Balón de Oro”: Zidane

MADRID — El entrenador del Real Madrid, Zinedine Zidane, ha opinado que el mediocampista español Andrés Iniesta “merecía ganar el Balón de Oro” en 2010, cuando España se coronó Campeona del Mundo por primera vez tras vencer por 0-1 a Holanda en la Final gracias a un tanto del manchego en la recta final de la prórroga.

“Tal vez (Iniesta) no ganó el Balón de Oro, pero lo mereció. Sobre todo en el año del Mundial. En 2010 hizo una temporada increíble y marcó en la Final del Mundial. Sinceramente creo que lo merecía ese año”, declaró Zinedine Zidane en rueda de prensa tras el entrenamiento del conjunto merengue que se llevó a cabo en la Ciudad Deportiva del Real Madrid

Zinedine Zidane, quien se adjudicara el Balón de Oro en 1998 tras coronarse Campeón del Mundo con Francia, dedicó unas palabras de despedida a la distancia para el capitán del FC Barcelona, gran rival de su equipo, momentos antes de que Andrés Iniesta anunciara oficialmente su adiós en un acto celebrado en Barcelona.

Zidane se dijo “admirador” del juego de Iniesta y calificó el momento de verlo partir como “difícil”, por todo lo que representa para el mundo del futbol.

“Es difícil; para alguien que le gusta el futbol, ver a un jugador como él irse, aunque sea del Barcelona, lo veo como alguien del futbol. Y lo que es.

“No lo conozco mucho personalmente, pero las pocas veces que coincidí con él me pareció encantador. Es muy reservado pero me gustan las personas que muestran todo en el campo. Solo tengo buenas palabras para él, admiración por su futbol y le deseo lo mejor para el futuro y sobre todo como persona”, señaló Zinedine Zidane.


Emotivos mensajes para Andrés Iniesta en redes sociales

Descargar imagen aquí:

Tomado de: ESPN

NOTA: Dar click en Descargar imagen aquí y en la nueva pestaña que se abrirá, dar otro click encima de la imagen y la podrás apreciar con máxima calidad.

 

 

1 comentario

    • El Loko en 27 abril, 2018 a las 8:05 pm
    • Responder

    Es toda una leyenda para el fútbol español y en especial para el Barsa, pero es lo que ocurre al estar en un club grande, los años te pasan la cuenta y te tenes que marchar, como lo han hecho en su momento, Raúl (Real Madrid) y Xavi (Barcelona), es la ley de la “vida” en el deporte profesional…eres una estrella, pero ya no me rindes para jugar con alto nivel los 90 minutos, un abrazo, felicidades y éxitos…Bartomeu

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.