MADRID — Karim Benzema y Keylor Navas se han redimido. El primero, con los dos tantos que dieron al Real Madrid el empate 2-2 con el Bayern Múnich, y con ello, el pase a la final de la Champions League por tercera ocasión consecutiva.

El segundo, con un partido espectacular en el que realizó hasta siete atajadas, cuatro en la recta final, ante un Bayern combativo y con más del doble de pólvora del equipo merengue.

Para Zidane, más que una redención, ha sido “demostración”, de ambos, pues es en los “partidos grandes” donde “se ve” la clase de los jugadores de elite.

Zidane ha sido el mayor defensor de ambos ante las críticas – y ante la directiva, pues no hace ni seis meses que frenó la llegada de Kepa, a quien las altas esferas veían con maneras de titular, secundado a Keylor. “Mi portero”, según dijo entonces; el mismo que hoy “les ha dado la vida”.

“Estamos contentos con Keylor. El portero.. con el tema de Keylor, se ven en los partidos grandes. Es una semifinal de vuelta complicada y nos ha dado muchísimo con sus paradas y no solo eso; también ha salido en los centros y nos ha dado la vida”, dijo Zidane.

Benzema pone fin a una sequía de cinco meses

Benzema no brillaba con luz propia desde la semifinal del año pasado, cuando contribuyó con ‘la jugada del año’ a la eliminación del Atlético con un 3-0 en la ida, y llevaba ya cinco meses sin ver puerta en Champions League después de contribuir con un doblete (hasta hoy, el único de la temporada), en la victoria por 0-6 sobre el APOEL del 21 de noviembre. No había pasado de los nueve goles y se había convertido en el blanco de los reproches de la grada, al punto que hasta Cristiano Ronaldo tuvo que defenderlo.

Hoy, tras los dos tantos al Bayern, se llevó la ovación más estruendosa que ha escuchado en toda la campaña. Para Zidane, una “alegría”, pues la sequía empezaba a afectarle demasiado.

“Me alegro por él. Esperaba eso, marcar. Ha hecho dos hoy y nos ha dado la posibilidad de pasar con esos dos goles. Pero eso no cambia nada; me alegro por él ha sido complicado (con la sequía), pero su trabajo siempre lo hace. Los compañeros y la afición le han mostrado cariño y estamos contentos.

Ha demostrado en una semifinal que es un grande; nunca ha bajado los brazos y estoy contento por él. Lo he defendido como al resto; no solo porque sea Karim. Son ellos los que nos dan estas satisfacciones”, dijo Zidane.