Barça visita al Levante, en un duelo ‘amistoso’ + Valverde quiere terminar La Liga invicto

12/05/18
7:24 pm

 

 

BARCELONA — Todo concluido, todo sentenciado. El Barça ya es campeón y el Levante ya está salvado. Así se acabará un domingo con un amistoso especial en el Ciutat de València: un partido en el que los de Valverde persiguen el reto de mantener su condición de invictos. Apenas nada más.

Campeón en Riazor hace dos jornadas, el Barça cerrará la Liga como visitante en un estadio de especial sabor para el club azulgrana. Fue en el Ciutat de València donde conquistó dos títulos este siglo, con sendos empates frente al Levante que en 2005 y 2011 le proporcionaron, ambos en la jornada 36, el trofeo.

El duelo contra el equipo de Paco López, que sueña con una victoria “histórica”, estará exento este domingo de cualquier presión. La fiesta enfrentará a un Levante ya salvado con un Barça campeón, con el único objetivo enfrentado de conquistar un triunfo visto desde dos prismas complementarios: mantener los de Valverde su condición de invictos y ser los granotas los protagonistas de un resultado para entrar en los libros de la historia de la Liga.

Los dos precedentes apuntados, cuando el Barça abandonó Valencia con aquellos títulos, fueron, sin embargo, de distinto sabor.

2005: TÍTULO Y DERRUMBE

Hace 13 años, el 14 de mayo de 2005, el Barça visitó el Ciutat de València en la jornada 36 y necesitando apenas un punto para celebrar un título de Liga que se le había resistido desde 1999. A las órdenes de Rijkaard y bajo el liderazgo de Ronaldinho, el equipo azulgrana solo había perdido uno de los últimos 13 partidos de Liga… Pero había sido en el Bernabéu, frente a un Real Madrid que mantenía un mínimo resquicio de esperanza de arrebatarle el éxito.

La ventaja azulgrana en la tabla se mantuvo en los 6 puntos, lo que añadido a la ventaja en el goal average entre los dos gigantes le ofreció al Barça la opción de ganar el título ante el Levante, que peleaba por escapar del descenso, había despedido dos jornadas antes a Bernd Schuster y bajo la dirección de José Luis Oltra se agarró a una esperanza baldía: quizá ese empate que precisaba el Barça, el punto, le serviría para escapar del descenso.

Empataron el partido, con goles de Rivera y Eto’o, y siendo suficiente para el Barça al Levante le supuso encarar las dos últimas jornadas jugándose su salvación ante Valencia y Villarreal. No pudo. En la jornada 37 cayó a descenso tras empatar (0-0) con el Valencia y verse superado por la victoria del Mallorca

en Riazor. Y en la 38 fue vapuleado por el Villarreal (4-1) mientras el Mallorca celebraba su empate ante el Betis que le salvaba y condebana al equipo valenciano.

Para el Barcelona aquel curso fue el final de un camino iniciado en 2003 con la victoria electoral de Laporta y el fichaje de Ronaldinho. Después de 6 temporadas de travesía del desierto, el equipo azulgrana conquistó por fin la Liga y, de alguna manera, inició su mando incontestable en un torneo que a día de hoy sigue dominando.

2011: FELICIDAD

Distinto fue el empate, también 1-1, del 11 de mayo de 2011. El Levante de Luis García llegaba a la cita, jornada 36, virtualmente salvado y el Barça de Guardiola rozaba su tercer título consecutivo. El empate era definitivo para ambos… Y con empate acabó el duelo.

Keita avanzó al Barça, Caiedo igualó para el Levante y el partido acabó sin más contratiempos, con todos felices y el equipo azulgrana celebrando en el césped su tercer trofeo consecutivo, igualando los tres logrados por el Dream Team en 1993 y preparándose para cerrar la temporada con la disputa de la final de la Champions, el 28 de mayo en Wembley y ante el Manchester United, lo que le significó la conquista del título mayor.

2018: TRANQUILIDAD

La de este domingo será la 12º visita liguera del Barça al campo del Levante. Solo una derrota, 5-1 en 1964, ensombrece la estadística azulgrana en el estadio valenciano, donde suma 4 victorias y un empate en los 5 últimos enfrentamientos.

La búsqueda de sus objetivos concretos, solamente para entrar en los libros del campeonato, ofrecen interés a un partido sin más qué decir. El Barça acude como campeón y sin más que hacer en una temporada que completará con el octavo doblete de su historia; el Levante, ascendido la última campaña, ya tiene los deberes hechos y ha protagonizado un rush final de temporada excepcional.

El 4 de marzo, en la jornada 27, el Levante empató como local (1-1) frente al Espanyol enlazando una racha horrible de 15 partidos sin ganar, sumando solo 6 de 45 puntos y rozando un descenso que provocó el despido de Muñiz y su sustitución por Paco López. Desde aquel día el Levante consiguió 7 victorias, un empate y una derrota, sumó 22 de 27 puntos posibles y sentenció, con grandeza, su salvación.

Así llega el partido del domingo: una suerte de amistoso repleto de tranquilidad y rodeado de morbo por el resultado, pero no por las consecuencias.


Valverde quiere terminar La Liga invicto

BARCELONA — Ernesto Valverde mantiene, en la medida de lo posible, la tensión competitiva en el final de temporada. Con el Doblete en el bolsillo, al Barcelona le ocupa acabar la Liga sin perder para batir un récord anual en el torneo español y el entrenador no ocultó esa ilusión. “A ver si somos capaces de hacerlo”, resolvió.

“Al empezar una temporada ese nunca es un objetivo”, reconoció el técnico, admitiendo que ahora “hay que buscar alicientes a lo que nos queda y si el anterior record ha tardado mucho en batirse, ahora estamos en posición de lograr otro”.

Para Valverde, acabar la Liga sin derrota es una motivación extra “y algo más porque es la manera de mantener la condición competitiva y es buena esa sensación”.

La competitividad la demostró el entrenador reconociendo que Ter Stegen “volverá a ser titular” en el campo del Levante y dejando en el aire la presencia, y minutos, de Messi, quien pelea por la Bota de Oro.

“Me encantaría que Leo ganase la Bota de Oro. Es consecuencia de su trabajo y mañana ya lo veremos”, afirmó, señalando de forma enigmática que hay jugadores “pendientes de ir con la selección” para no confirmar hasta qué punto habrá rotaciones para afrontar el partido.

De hecho, al Levante lo presentó con toda la cautela y hasta elogio: “Ganar 7 partidos de los 9 últimos son unos números increíbles. Ahora tiene ese punto de tranquilidad y confianza que te dan los resultados, pero es que viendo al Levante durante toda la temporada siempre pensé que tenía equipo para estar más arriba”.

En este sentido, centrado su discurso en batir records, el técnico azulgrana se quitó de encima cualquier referencia de futuros fichajes, descartes o incorporaciones “porque si les pido a los jugadores que sigan centrados en lo que nos queda, no debería yo pensar en otras cosas”.

Lo explicó Valverde a cuenta de una pregunta directa sobre si ha mantenido reuniones con el club para tratar la planificación de la próxima temporada, reconociendo que “algún encuentro hemos tenido” pero sentenciando que todo ha sido “muy ligero”.

GRIEZMANN Y CALMA

Si Zidane reconoció en Madrid, a cuenta de Neymar y Cristiano Ronaldo, que los grandes jugadores “siempre son compatibles” al entrenador del Barça, con Griezmann en el plano, se le presentó la misma cuestión. Con una sonrisa socarrona lo ventiló sin caer en errores en el discurso: “Claro que estoy de acuerdo con Zidane. Los buenos son compatibles… Pero hablamos de jugadores de otros equipos y no hay razón para especular”.

¿Habrá muchas entradas y salidas de la plantilla? ¿Aleix Vidal? “Aleix forma parte del equipo y tiene contrato en vigor. Cuando acabe la temporada se analizarán las cosas”, cerró Valverde, quien reconoció que su idea siempre es “una plantilla corta, porque me gusta cerrar a los jugadores y hacer que se sientan importantes”, todo ello a cuenta de los futbolistas del filial que pudieran entrar en sus planes.

“Creo que este año han habido jugadores que han jugado menos, pero han tenido oportunidades de jugar. Para eso es fundamental que, en mi caso, la plantilla no sea muy larga. Quiero que los jugadores que están vean que se confía en ellos. Subir y bajar… al final no sabes dónde está. Es bueno para nosotros que haya jugadores que tengan este nivel en la cantera” sentenció el técnico.

¿Se imaginaba una temporada como la vivida en el plano personal a todos los niveles? “Aquí se habla mucho del desgaste, pero es como en todas partes. Yo me intento aislar de ese ruido y no me centro en lo que se dice. ¿Las vacaciones? Las pasaré igual” sonrió, reconociendo que durante la temporada “algunas cosas han sido como imaginaba y otras no”.

 

Tomado de: ESPN

 

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.