Gran noche de Gareth Bale, rescató el orgullo en paseo de Real Madrid al Celta y se ganó jugar la Final de la Champions, aseguró Zidane

12/05/18
6:55 PM

 

MADRID (EFE) — Gareth Bale rescató el orgullo para apurar sus opciones de titularidad en Kiev, en la final de la UEFA Champions League, e instalar la duda en Zinedine Zidane, liderando con un doblete una plácida goleada (6-0) del Real Madrid ante un Celta de Vigo desganado que ya piensa en las vacaciones.

La despedida del Real Madrid del Santiago Bernabéu esta temporada presentaba pocos alicientes en un duelo sin nada en juego para los dos equipos. El madridismo cuenta los días para su gran final y olvidar una Liga que pronto tiró su equipo por su irregularidad. Todo parece decidido en el 11 de Zidane, aunque Bale lucha por cambiar el destino.

Había firmado dos buenos partidos el galés en sus últimas apariciones, ante Leganés y Barcelona, y se destapó animando la fría noche madrileña con sus carreras, verticalidad y pegada. Encontró espacios para explotar su juego de una adelantada defensa viguesa, que fue una amiga por su falta de intensidad.

Arrancó el Celta sin su estrella, Iago Aspas, en el banquillo, pero dominando en el Bernabéu. Keylor Navas, enchufado, salvaba con agilidad un centro de la muerte peligroso de Lucas Boyé, atajando el balón pese a la potencia. El Real Madrid estaba cómodo, viendo los espacios que tenía para correr y golpear.

Tardó trece minutos en hacerlo. Luka Modric, con una gran mejoría en la creación de juego ofensivo, controló con el pecho y lanzó un pase al espacio que fue oro a la velocidad de Bale. En el mano a mano definía a la perfección, ajustado al poste para adelantar a su equipo.

En el que pudo ser el último partido de Bale en el Bernabéu con la camiseta blanca, el galés tiraba de un orgullo herido por su pérdida progresiva de importancia esta temporada. Con ganas de más chutó una falta que él mismo provocó y acariciaba el segundo tras desviar la barrera el balón. Sergio reaccionaba rápido para evitarlo.

El Celta buscó el empate sin acierto. Desaprovechó algún desajuste defensivo de su rival. Maxi Gómez chutaba arriba la más clara y todos pedían penalti tras un empujón de Casemiro a Jozabed cuando iba a rematar una jugada que acababa en gol anulado por fuera de juego de Daniel Wass.

Se cumplía media hora cuando el partido quedaba sentenciado. De nuevo una carrera de Bale, esta vez con un pase de muchos metros milimétrico de Isco. Lo peleaba y pegado a línea de fondo inventaba un recurso a pie cambiado, de zurda, que se convirtió en auto-pase ante Jonny para definir con potencia sin pensarlo. Un gran gol.

Dos minutos después le hizo la competencia Isco, que volvió tras cuatro partidos de baja para ganar ritmo de competición. Recibía en el costado izquierdo, en la esquina del área, y con la derecha inventaba una rosca a la escuadra contraria.

Se cerraba el primer acto con Keylor Navas en su partido, sacando una buena mano a disparo seco de Wass, y el segundo lo iniciaba el Real Madrid con la comodidad del marcador, disfrutando del partido. Achraf Hakimi se había desatado en varias subidas de peligro y confirmó su buen partido en una pared con Karim Benzema, que culminó con un disparo potente ante el que reaccionó mal Sergio Álvarez. Era el cuarto.

No había señales del Celta, equipo que dio muestras de estar deseando que acabe la temporada y la etapa de Unzué. Sergio se levantó de su error en el cuarto con una gran parada repleta de reflejos a un testarazo de Bale, antes de ver cómo anulaba el colegiado un tanto de Benzema por estar Isco en fuera de juego y hacer un gesto con intención de jugar el balón.

Los intentos de Bale no cesaban. Perdonaba el triplete por chutar lejos antes de encarar. Zidane quitaba a Benzema e Isco a la hora de partido, aumentando intensidad con Marco Asensio y un hambriento Borja Mayoral. Buscaba el gol en una conexión entre ambos que cortó Sergi Gómez para marcar en su portería el quinto.

Con los pies sacaba el portero del Celta el intento de marcar de Mayoral, que a su siguiente oportunidad optaba por asistir. Tras controlar de espaldas al arco, se giró y regaló el tanto que cerraba la goleada a Toni Kroos. El poste evitaba el séptimo, tras disparo de Modric, en el paseo madridista.


 

La gran noche de Gareth Bale… ¿Es demasiado tarde?

 

Cayó el telón en el Santiago Bernabéu. Real Madrid se despidió de su afición con una goleada por 6-0 Celta de Vigo en el último partido de la campaña en su casa.

Una despedida agridulce para los blancos, sin nada a qué aspirar en el torneo de Liga, pero con los ojos puestos en esa cita histórica en su tercera final de Champions League dentro de dos semanas.

Agridulce, en particular, para Gareth Bale, que cerró la que ha sido una tortuosa campaña firmando un doblete para reclamar su rol protagónico; aunque tal vez demasiado tarde.

El atacante galés fue el jugador más efectivo de la escuadra merengue al encaminar la victoria con dos goles antes de que Isco Alarcón, que volvía de una lesión, Achraf Hakimi, Sergi Gómez, con un autogol, yToni Kroos cerraran la cuenta para los blancos. Pero en su actuación más satisfactoria de la campaña dejó una interrogante de cara al futuro.

Bale abandonó el terreno de juego después de 70 minutos para dejar su lugar a Lucas Vázquez, quien de un tiempo a esta fecha le ha ganado la partida en los partidos de importancia.

Salió despacio, devolviendo los aplausos a la afición que lo despedía de pie. Y en su rostro, apenas ocupó su lugar en la banca, se dibujaba la tristeza. Hace días que circula el rumor, cada vez con mayor fuerza, de que podría ser el sacrificado el próximo verano.

Gareth Bale mostró sus ganas de triunfar como merengue; y a corto plazo, salir de inicio en la final ante Liverpool. Recuperar ese papel del jugador caro del equipo merengue.

A falta de Cristiano para iniciar el festival goleador, Bale salió al quite. Como suele suceder cuando el ‘7’ no está disponible y le dan bola.

La por momentos lúgubre fiesta goleadora inició pronto; con un plan tan simple como efectivo. Un pase filtrado de Modric a ras de suelo exactamente al punto donde llegaría Gareth Bale después de meter el acelerador y comerse a Jonny para plantarse frente a Sergio y batirlo con un golazo.

Era la primera oportunidad merengue. La segunda también fue suya, aunque salvara Sergio. Y la tercera, que sí entró.

Un golazo con un plan casi calcado. Balonazo puro y duro desde la media y acelerón del 11 por la banda. Lo demás, una obra de arte. Un autopase para quitarse a Jonny (de nuevo) y marcar con un disparo cruzado precioso.

Isco puso el tercero cuando Bale ya se había encargado de abrir el juego. Y tras el descanso, llegó el turno al canterano Achraf. Bale, mientras tanto, buscaba a diestra y siniestra su doblete.

Sergio sacó de la línea el quinto; un cabezazo del galés. Y de nuevo se lo quitó de los pies cuando lideraba una contra. Ya no le dio tiempo de marcar su tercer gol. Abandonó la cancha para dar entrada a su reemplazo.

Completaron un autogol del Celta y Toni Kroos.

Bale se tuvo que conformar con su doblete – el que dejaba su cuenta en 15 goles en Liga; cuatro en los últimos tres partidos, y 18 tantos en la temporada como segundo máximo goleador detrás de Cristiano, y la esperanza de que sea suficiente, si no para quedarse, para, al menos, tener un lugar en la final.


Zidane: La goleada reivindica a Keylor Navas

 

Getty.

 

La goleada por 6-0 sobre el Celta de Vigo con que el Real Madrid ha cerrado la temporada en casa ha reivindicado al arquero Keylor Navas. Y la férrea defensa del técnico Zinedine Zidane a “su portero” durante gran parte de la campaña.

“Me alegro mucho por él por todos los palos que ha recibido. Lo mismo cuando recibimos goles, no solo es culpa de Keylor. Es de todos. Me alegro por su partido, porque además mantener la portería a cero hoy ha sido importante y Keylor nos ha salvado dos o tres veces.

Cuando miro el primer gol (del partido), Keylor saca rápido para Luka y Modric juega en profundidad para Gareth y eso nos da vida. Cuando Keylor puede hacer este tipo de cosas también es importante”, afirmó el técnico merengue en rueda de prensa tras el encuentro disputado este sábado en el Santiago Bernabéu.

Real Madrid ha dejado la portería a cero por primera ocasión después de nueve partidos consecutivos encajando al menos un tanto – nueve encuentros en todas las competiciones en que los merengues recibieron 15 goles.

Para Zidane ha sido un alivio recuperar cierta confianza y dar una imagen de mejoría en defensa de cara a la final de Champions League ante el Liverpool del próximo 26 de mayo, pues además ha puesto fin a una racha de tres partidos sin ganar después de dos empates y una derrota.

“Era importante hacer un gran partido. Como he dicho ayer, los entrenamientos no pueden sustituir los partidos; hoy fue lo que hicimos desde el principio. Jugamos serios, metimos muchos goles y mantuvimos la portería a cero, que últimamente… hoy hay que decirlo, lo hicimos muy bien”, señaló el entrenador del Real Madrid.


Bale se ganó jugar la Final de la Champions, aseguró Zidane

Getty.

 

Gareth Bale sacó boleto a la final de Champions. Tras una gran actuación en la goleada por 6-0 sobre el Celta de Vigo en la que el galés contribuyó con un doblete, el entrenador del Real Madrid Zinedine Zidane ha confirmado que lo tiene en consideración como alternativa para el equipo titular que se enfrentará al Liverpool el próximo 26 de mayo en la final de Champions League.

“Seguro (es una de sus alternativas para jugar de inicio en Kiev). Lo que ha hecho hoy está muy bien y me alegro por él, por los goles, y lo que representa. Lo importante es que llegamos todos en una forma óptima y lo estamos haciendo. Con el partido de hoy queda uno (frente a Villarreal) y lo tenemos que hacer igual”, señaló el técnico merengue tras el encuentro disputado este sábado en el Santiago Bernabéu.

A falta de Cristiano Ronaldo, recuperándose de una lesión en el tobillo, el galés asumió el rol de jugador de referencia al frente. Fue el hombre más efectivo del conjunto dirigido por Zinedine Zidane, contribuyendo con un doblete para encaminar la victoria y llegara así a 18 goles, 15 de ellos en Liga – cuatro en los últimos tres partidos que ha disputado, incluyendo su primer tanto liguero en el empata por 2-2 frente a Barcelona.

El jugador más caro en la historia del Real Madrid empieza a recuperar ese status de jugador de primera línea a los ojos de Zinedine Zidane.

El francés consideró que el jugador se encuentra en el mejor momento de una temporada particularmente difícil en que debido a un par de lesiones se perdió la recta final de 2017 y que tras su vuelta comenzó a perder protagonismo paulatinamente hasta quedarse en la banca en los dos partidos más importantes de la campaña: la ida de cuartos de final de Champions League frente a la Juventus y la ida de semifinales ante el Bayern.

“Sí; está muy bien. Lo está demostrando. Con sus dos goles, pero no solo con eso. Está bien, está en todo. Falta un partido (ante Villarreal) y luego vamos a jugar esta final y ya está”, señaló el técnico.

Zidane dijo no tener “para nada” decidido al equipo que se medirá al Liverpool, aunque en realidad son pocas las dudas que quedan. Una de ellas radica en la presencia del galés para completar el tridente al lado de Benzema y Cristiano Ronaldo, o si se volverá a quedar en la banca como ocurriera en Cardiff hace un año.

Zidane dice “valorar mucho” lo que hace su plantel

Lo que ocurra en Kiev podría tener consecuencias directas en el futuro del jugador galés. Tras perder su estatus de indiscutible, Gareth Bale, con contrato hasta 2022, ha empezado a ser visto como prescindible en el Real Madrid y los rumores que lo colocan como posible moneda de cambio para el fichaje de un delantero estelar el próximo verano.

Preguntado si se valora poco a miembros de su plantel, como Gareth Bale, en comparación con los posibles ‘fichajes bomba’, Zinedine Zidane afirmó que “lo importante es que el club valore lo que hacen” sus jugadores.

“No lo sé; lo que sí es que no podemos evitar que se hable de jugadores que pueden venir, yo creo que todos los jugadores importantes quieren venir al Madrid. Es inevitable. Es un club importante y su historia habla por sí misma. Por el resto, yo creo que por lo menos yo que soy entrenador, yo tengo la suerte de estar con estos jugadores y valoro mucho lo que están haciendo, lo mismo cuando hay dificultades. Al final son ellos los que luchan, corren, pelean y al final las cosas no pueden estar siempre bien. Lo importante es que el club valore las cosas que hacen los jugadores”, dijo el entrenador.

 

Tomado de: ESPN

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.