Un viaje en el tiempo con Tany Pérez

Colaboracion de los peñistas Janiel y Alex

Por Yirsandy Rodríguez 14 de mayo de 2018

Como cada Lunes de Leyenda, aquí viviremos un exclusivo momento para viajar en la historia de nuestros grandes representantes en el béisbol de las Grandes Ligas. ¿Cuál es la celebración especial esta vez?:

¡El cumpleaños 76 de Tany Pérez, nuestro jugador del Salón de la Fama de Cooperstown!

Tany, nacido en el antiguo Central Violeta del municipio de Primero de Enero en la actual provincia de Ciego de Ávila, Cuba, nos regaló una carrera de 23 años en las Mayores, donde bateó 379 jonrones y se convirtió en uno de los remolcadores más famosos dentro de la “Gran Maquinaria Roja” de Cincinnati en los años setenta.

De su gran historia en el béisbol profesional estadounidense, aquí hay cinco momentos que da gusto recordar:

Las Series Mundiales ganadas en 1975 y 1976

¡Esos dos grandes anillos son parte del orgullo que sentimos los cubanos por nuestros representantes! Atanasio Pérez Rigal, más conocido por Tany o Tony Pérez, fue una leyenda cubana de los años setenta en las Mayores, pero, sobre todo, formó parte de un equipo que hizo historia en una época dorada de las Grandes Ligas. Se trata de algo más que estadísticas: Fue una época sensacional en el tiempo. ¡Gracias por tu legado, Tany Pérez!

¡Se encendió la Maquinaria Roja!

Jonrón de dos carreras vs Bill Lee en el Juego 7 de la Serie Mundial en 1975. De solo recordar el momento, a cualquiera se le pondrían los pelos de punta: Los Red Sox de Carl Yastrzemski y Carlton Fisk —héroe del Juego 6 con su jonrón decisivo en la 12da entrada— estaban ganando 3-0 el Juego 7 de la Serie Mundial en la parte alta de la sexta episodio, pero… Tany apareció en el home plate, paciente, decidido y listo para echar a andar la “Maquinaria Roja”: Golpeó un jonrón sobre un pitcheo lento de Lee, y la inspiración de los Rojos no se detuvo hasta ganar el partido por 4-3 y, con ese resultado, la memorable Serie Mundial de 1975.

El arte de saborear el éxito en los momentos de presión dentro del home plate

Tany alcanza en 1980 su 5ta temporada con al menos 100 impulsadas y menos de 30 jonrones. Esos numeritos no parecen típicos, ¿verdad? Tany disfrutaba de un arte en su swing: No tenía el poder de un súper slugger, pero golpeaba la pelota con fuerza y era un bateador del “clutch”. En 1967, de 1973 a 1975 y en 1980, empujó 100 o más carreras y su mayor registro de homeruns fue de 28 en 1974. Durante esas cinco campañas, bateó 126 jonrones e impulsó 518 carreras en 753 juegos con Cincinnati (602) y Boston (151).

El jonrón No. 40 en la temporada de 1970

Para Tany, fue un momento súper especial, ya que constituyó la única temporada con 40 cuadrangulares en su carrera de 23 años en las Mayores. Después de batear 37 bambinazos en 1969, pasó casi todo el mes de septiembre de 1970 navegando con 39 vuelacercas. Sin embargo, el 23 de septiembre, atrapó un pitcheo del lanzador de Houston, Buddy Harris, y sacó la pelota del parque para poner el marcador 5-0 a favor de los Rojos. Su anterior cuadrangular había sido el 26 de agosto, casi un mes atrás, luego de elevar un envío de Jim Bunning de Filadelfia, cuando había un empate 2-2 en el sexto capítulo.

MVP del All Star Game en 1967

Tany fue el héroe del histórico juego de 15 entradas —el primero de dos All-Star Games ese año—, decidiendo en Anaheim Stadium a favor de la Liga Nacional en aquel 11 de julio de 1967. De esa manera, el otrora bateador que se inmortalizó con “La Gran Maquinaria Roja” en los años 70, pasó a la historia como el único cubano seleccionado MVP en un Juego de Estrellas desde 1962 — para ese entonces el segundo jugador latinoamericano, detrás del dominicano Juan Marichal (1965)—, justo cuando se comenzó a conceder ese premio.MVP del All Star Game en 1967

En 2000, Tany Pérez fue elegido (con 77.2% de votos) al Salón de la Fama de MLB, pero desde muchísimo tiempo antes se ganó la inmortalidad en el corazón de los cubanos.

Glorias del Béisbol Cubano

 

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.