Nadal remonta ante Fognini y se enfrentará a Djokovic en semifinales

 

El español sobrevivió a la caldera del Foro Itálico y a un primer set en contra, para llevarse el duelo ante el italiano por 4-6, 6-1 y 6-2

El serbio derrotó a Nishikori (2-6, 6-1 y 6-3) en dos horas y 21 minutos

Los derbis Italia-España se han convertido en todo un género. Da igual que esté en juego un Mundial, una final de Champions o la prima de riesgo. Así vivió el público romano el Fognini-Nadal, como el enésimo capítulo de una rivalidad histórica. El español sobrevivió a la caldera del Foro Itálico y a un primer set en contra, para llevarse el triunfo tras dos horas y cuarto de lucha. [Narración y estadísticas (4-6, 6-1, 6-2)]

Casi el mismo tiempo invirtió Novak Djokovic en derrotar -también después de haber perdido el primer set- al japonés Kei Nishikori (2-6, 6-1 y 6-3). El serbio, cuatro veces campeón en la tierra batida romana (2008, 2011, 2014 y 2015), tuvo que sufrir hasta el final para tumbar al tenista asiático. El sábado (14.30 horas), Djokovic y Nadal se medirán por un puesto en la final.

La grada incendió aún más el carácter volcánico de Fognini y lo calmó cuando entró en erupción antes de tiempo, algo que sucede bastante a menudo. Pero qué tendrá Rafael Nadal que es respetado hasta entre los tifosi, aunque estos tengan la categoría Premium de un másters de tenis. Al aficionado le gustaría haber apoyado al tenista balear, venerado en esta ciudad, pero los colores nacionales son palabras mayores. Los ánimos a Fognini no se convirtieron nunca en silbidos a Nadal. Al contrario, el número dos del mundo terminó ovacionado.

Así, con el aliento en cogote, el tenista mallorquín tuvo que remar para levantar un 0-40 con 4-2 a su favor. Lo igualó, pero terminó perdiendo el juego. Era la primera vez que cedía un servicio en tres días de competición y el Foro Itálico se venía arriba. No le entraban los primeros como en días precedentes y en los segundos el italiano se metía en la pista para meter presión con el resto. Nadal comenzó además a cometer demasiados errores no forzados, volvió a perder su saque y el partido pasó del 4-1 a su favor al 6-4 para el italiano.

Fortaleza mental

Fognini venía envalentonado después de haber conseguido una valiosa victoria en primera ronda ante Dominic Thiem, verdugo de Rafa en Madrid. Ya en 2015, en aquel agujero negro en la carrera del balear, el tenista de San Remo consiguió ganar en tres ocasiones a un Nadal que no se encontraba a sí mismo. Pero esta temporada no tiene nada que ver con aquella y Nadal tuvo que tirar de la fortaleza mental que sólo le falló en ese periodo para levantar el encuentro.

En el segundo set el español aumentó la intensidad y aprovechó la primera oportunidad de break para poner rápidamente tierra de por medio. Mejoró algo con el primer servicio, pero sobre todo lo compensó con más agresividad desde el fondo de la pista. El parcial quedó rematado con un 6-1 y con Fognini abriendo el capítulo de extravagancias.

Asistencia médica

Mal asunto cuando te enfrentas a Rafael Nadal y tienes que afrontar la manga decisiva. Ahí estuvo la diferencia. Rafa fue Rafa: metódico, constante y letal. Y Fognini fue Fognini: enérgico, explosivo e irregular. Uno lucha por recuperar el número uno del mundo y el otro celebraba haber llegado por primera vez a los cuartos del torneo más prestigioso de su país.

El manacorense consiguió romper el servicio de su rival en el tercer juego. Ya había desaprovechado una oportunidad así en el primer set y esto pocas veces se repite en un mismo partido. El italiano debió recibir asistencia médica y volvió a ceder con su saque. Al final, 6-2 en el último parcial. Nadal se mete así en semifinales del Masters 1000 de Roma, donde puede volver a encontrarse con Novak Djokovic. Hubo un tiempo en que este duelo era también un derbi.

http://www.elmundo.es/deportes/tenis/2018/05/18/5afec927e2704ebf6e8b461c.html

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.