Brasil y el Maracanazo

24/05/18
12:50 pm

 

 

Por el amigo de la peña:
Chikungunya.

 

 

En 1950 Brasil organiza la IV Copa Mundial de Fútbol después de varios años verse la misma aplazada a causa de la II Guerra Mundial, el fútbol une pueblos y los cariocas se preparan para celebrar su primer triunfo en estas lides tras los intentos fallidos de 1930, 1934 y 1938 donde uruguayos y azurris, por partida doble, se habían salido con las suyas. La canarinha estaba intratable, había aplastado con anterioridad al partido final a los suecos 7 x 1 y a los españoles 6 x 1, su rival, Uruguay, había empatado con España a dos y a los suecos los había vencido con una ligera ventaja, 3 x 2, todos celebraban de antemano pero olvidaban algo, un viejo refrán que reza, “nadie es profeta en su tierra”.

El 16 de julio de 1950, domingo, día hecho para festejar, nadie podía anticipar lo que se convertiría en una verdadera tragedia nacional, el Maracanazo. El optimismo se desbordaba por las calles, los principales diarios de Rio de Janeiro ya tenían sus primeras planas impresas celebrando por anticipado el triunfo del equipo local: el “Diario de Río” ponía como titular de su portada “O Brasil vencerá – A Copa será nossa”, mientras que el periódico “O Mundo” colocaba en su portada “Brasil Campeão Mundial de Futebol 1950”. Había muchas carrozas adornadas ya preparadas en Río de Janeiro para encabezar un auténtico carnaval de festejos y ya se habían vendido más de 500 000 camisetas con la inscripción de: “”Brasil Campeão 1950″”; el propio estadio Maracaná (recién inaugurado) se encontraba decorado con pancartas en portugués que decían “Homenaje a los Campeones del Mundo”. Además, las autoridades políticas brasileras habían acuñado monedas conmemorativas con los nombres de los futbolistas de la selección local. Había una banda de músicos presente en el estadio con instrucciones de interpretar el himno del ganador al final del partido, a la cual no se entregó la partitura del himno uruguayo por considerarlo innecesario. También la banda había preparado una marcha triunfal, titulada “Brasil Campeão” compuesta para la ocasión.

 

Alcides Ghiggia, héroe del ‘Maracanazo’

 

El favoritismo del local había alcanzado incluso a las autoridades uruguayas. A pocas horas de comenzar el encuentro, la Selección de fútbol de Uruguay recibió la visita de los integrantes del cuerpo diplomático de la embajada, solicitándoles que sufrieran “una derrota digna”, es decir, sin goleada, quien podía imaginar lo que se vendría después, como dicen por ahí, “para vender la piel del oso, primero hay que cazarlo”. El director técnico uruguayo, Juan López Fontana, le dá una charla a sus muchachos y les pide jugar a la defensiva para no ser aplastados por el poderoso Brasil, en cambio, el capitán del equipo charrúa, Obdulio Varela, le replicó a sus compañeros que no jugaran como les había dicho su técnico, su visión le bastó para ver más allá lo que podía suceder de jugar atrás, serían goleados como sucedió con los demás, el duelo estaba planteado, el “jogo bonito” y demoledor de los verdeamarelhas y “la garra charrúa” ganadora de dos campeonatos olímpicos en 1924 y 1928 y campeones del mundo en 1930, por eso hoy en día llevan con orgullo 4 estrellas en su camiseta, dos olimpiadas y dos mundiales, contando este de 1950.

Comienza el partido, la canarinha sale fogosa, los uruguayps tratan de manejar los tiempos y defenderse como pueden, logran la primera parte del plan, empate a cero al concluir el primer tiempo, los hinchas se molestan, esperaban otra goleada más pero el empate igual les sirve para proclamarse campeones, el Cristo del Corcovado mira con tristeza, algo malo se presiente, las cosas no salen como se había pensado, ya a estas alturas debían haber subido al marcador 3 ó más goles, mal augurio.

Comienza la segunda parte, la hinchada presiona, aprieta más y al minuto 2 se cosechan los resultados, el delantero del Sao Paulo Friaca anota el primer gol, una gran celebración comienza a agitar al Maracaná, se escuchan petardos, gran algarabía, el Cristo redentor sin embargo solo mira y calla, sus manos extendidas y su mirada intensa no alcanzan a alertar lo que se les viene encima. Con gran inteligencia el capitán Obdulio Varela le pide al árbitro inglés que anule la jugada por supuesto offside, una “discusión” alarga los minutos, el tiempo pasa, el inglés no entiende al español, el charrúa mucho menos al británico, se logra enfriar el partido, el empuje brasileño cede y la tensión cae, brava la picardía del uruguayo, se reanuda el juego y en el minuto 21 Ghiggia escapó por la derecha y, tras simular que remataría a la portería, optó por el pase al medio del área, donde ingresó sin marcas Juan Alberto Schiaffino, esto le permitió igualar el marcador del encuentro, se silencia el gigante sudamericano, una nube negra cubre el Maracaná, aún así empatando se gana y se reanuda la algarabía, Brasil va a por todas, se lanza en frenético ataque buscando la yugular del contrario quien espera su oportunidad para asestar el golpe final. Una vez más aparece el capitán como sombra, corría el minuto 34, Obdulio se la pasa a Alcides Ghggia quien entrega a Julio Pérez y este nuevamente al hombre que haría infelices a millones de personas, desbanca a un defensa, Barbosa el portero deja abierto el primer palo y Alcides patea el balón con toda la furia posible y con todo la fuerza que le queda, el cuero se anida en las redes, el Maracaná enmudece por completo, el Cristo de Río ya no sonríe nunca más, George Reader, minutos después apunta hacia el centro del campo, final, son las 16:45 horas, Brasil se duele, se pregunta cómo pudo suceder, 68 años después esa pregunta no tiene respuesta. Han visto alguna vez enmudecer a 200 000 espectadores?, El Maracanazo tiene protagonista, su nombre Alcides Ghggia, años después declararía, “Solo tres personas en la historia han conseguido hacer callar al Estadio Maracaná con un solo gesto: el Papa, Frank Sinatra y yo”.

1 comentario

  1. Eso ya pasó hace 68 años, ahora la cosa es alreves, el papa del futbol es Brasil y este año es el equipo a derrotar, atención a todos los paises do mondo, el 6to mundial se acerca.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.