El presidente de la Asociación de Futbol de Argentina (AFA), Claudio Tapia, se ha disculpado con la afición israelí por la cancelación del juego amistoso que ambas selecciones disputarían el próximo sábado, pero mantuvo que fue la decisión correcta debido a la atmósfera de amenazas que rodeó al partido.

El juego, último en el calendario de preparación de Argentina antes de la Copa del Mundo, se jugaría en el barrio de Malha, en Jerusalén, que se encuentra en el sitio de una antigua aldea palestina que fue destruida durante la guerra que estableció Israel hace 70 años.

El titular de la Federación Palestina de Futbol, Jibril Rajoub, acusó a Israel de darle tintes políticos al duelo amistoso al cambiar su ubicación original, en Haifa, a Jerusalén, e intentar vincularlo a las celebraciones que rodean el 70 aniversario de Israel.

La cancelación ocurrió luego de que Rajoub llamara a fanáticos árabes y musulmanes a quemar fotografías y camisetas del astro argentino Lionel Messi si asistía al juego.

“Ayer se tomó la decisión de no viajar y jugar el amistoso contra Israel”, dijo Tapia, el miércoles, en una conferencia de prensa en Barcelona, donde el equipo sigue sus entrenamientos. “Ofrecemos una disculpa a todos los argentinos que viven en Israel y a los israelíes que compraron boletos tan rápido para ver al equipo argentino.

“Enfrentamos una realidad que ha estado ocurriendo por 70 años. Lo que hemos experimentado en las 72 horas más recientes, que es del conocimiento público, las acciones, las amenazas que han ocurrido, nos han llevado a decidir no viajar. Mi responsabilidad como presidente de la AFA es cuidar la salud, integridad física y seguridad de nuestra delegación. Yo tomé esta decisión. Me disculpo con la comunidad israelí. No es nada contra ellos, nada contra la comunidad judía, al contrario”.

El Primer Ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, llamó al presidente de Argentina, Mauricio Macri, y lo urgió para intervenir, sin resultados, el martes.

Y el Primer Ministro de Deportes en Israel dijo que estaba en marcha una “negociación” en torno al juego, quizá con esperanzas de salvarlo, pero no dio mayores detalles.

“Es desafortunado que los caballeros (del futbol) de Argentina no resistieran la presión de los incitadores israelíes, cuya única meta es lastimar nuestro derecho básico a la autodefensa y provocar la destrucción de Israel”, dijo el ministro de defensa, Avigdor Lieberman. “No cederemos ante un grupo de partidarios del terrorismo antisemita”.

El presidente de Israel, Reuven Rivlin, dijo que era una mañana triste para los fanáticos del deporte en Israel, incluidos sus propios nietos.

“Pero hay valores que son aún más grandes que Messi”, dijo. “La politización del movimiento argentino me causa gran preocupación”.

Tapia lamenta que el juego no se lleve a cabo.

“También ofrecemos disculpas a aquellos que iban a tomar parte de un evento hecho por la paz”, dijo.

“Iba a haber niños de diferentes religiones que iban a interactuar con nuestros jugadores. Era un mensaje claro de que el futbol es un deporte universal que trasciende fronteras, que tiene que ser entendido como un deporte, donde todo empieza y todo termina con una jugada de futbol, que no tiene nada que ver con la violencia.

“Dejamos las puertas abiertas a acciones futuras, ya sea desde el punto de vista del futbol u otro deporte en Israel o en cualquier otro país”.

Ahora, la selección de Argetina permanecerá en Barcelona, donde ha estado entrenando para la Copa del Mundo, hasta el sábado, cuando viajará a Rusia.

La albiceleste inicia su participación en la Copa del Mundo el 16 de junio contra Islandia.

“Toda nuestra energía está ahora en la Copa del Mundo”, dijo Tapia.

Información de AP fue utilizada en esta nota.