Messi pone en duda su continuidad en la albiceleste. Será vecino con Cristiano Ronaldo de entrenamiento en Rusia + Afirma: “La pasé muy mal por el lío con Hacienda”

10/06/18
4:50 pm

 

BARCELONA — Lionel Messi no sabe qué ocurrirá después del Mundial de Rusia. Después de amagar con dejar la selección por aquella decepción que sufrió en la Copa América, el crack argentino expresó que su continuidad con la albiceleste “dependerá de cómo nos vaya y cómo termine todo”.

El ‘10’ llegó al frente de la selección argentina a Rusia después de conceder sendas entrevistas a los dos diarios deportivos de Barcelona y tres días después de aparecer en Mundo Deportivo lo hizo en Sport, donde repitió que la temporada del Barça fue “espectacular”, que “no cambiaría el doblete por la Champions del Real Madrid” o que recibiría con los brazos abiertos a Griezmann en la plantilla.

En estas declaraciones, sin embargo, descubrió lo mal que lo pasó con Hacienda, advirtió cierto cambio en la filosofía del Barça, rechazó la llamada Messidependencia y habló del presente y futuro con Argentina, sin asegurar que tras el Mundial permanezca en la selección.

EL MUNDIAL Y ARGENTINA

“Creo que será un Mundial muy parejo”, resumió Messi al hablar del torneo de Rusia, apostando a que los principales rivales de Argentina en la pelea por el campeonato serán “Brasil, España, Alemania, Francia…”.

Entre esos candidatos, sin embargo, el capitán de la albiceleste se atrevió a incluir a “Bélgica, aunque por ahí no se la nombra tanto tiene jugadores muy buenos, con la experiencia del Mundial anterior”.

A partir de cómo se desarrolle el Mundial, Lio dejó en el aire su futuro con la albiceleste “dependiendo de cómo nos vaya, de la manera de terminar. El haber pasado por 3 finales sin ganarlas y haber pasado momentos complicados también con la prensa y con la gente de Argentina, de ver cómo lo habíamos hecho nosotros y no valorar las finales llegadas porque no es fácil llegar a la final…”.

“Si lo importante es ganar la final, estar ahí no es fácil y dependerá un poco de cómo termine todo”, resumió, dejando claro, sin embargo, que, a partir de ahí, la motivación “va a seguir siendo la misma, por más que gane el Mundial. Ya tuve la suerte de ganar todo a nivel de club más de una vez y la motivación es volver a ganar, volver a intentarlo y será lo mismo si se llega a dar el Mundial. Va a ser igual” solventó.

NO A LA MESSIDEPENDENCIA

¿Existe Messidependencia, también en el Barcelona? Se le inquirió ante la evidencia de que esa palabra empieza a estar presente en el día a día del club azulgrana. Su rechazo fue evidente.

“No. Es una locura que el mejor equipo del mundo dependa de un jugador. Creo que algo se está haciendo mal si realmente es así. El Barcelona tiene jugadores grandísimos como para decir que depende de uno solo”, afirmó, contundente, solventando que es “una locura que se diga que el Barcelona tiene Messidependencia cuando hablamos de un club que tiene jugadores de primer nivel”.

En este sentido se refirió otra vez al tan cacareado fichaje de Griezmann, abriéndole la puerta pero sin mojarse más de la cuenta. “No sé si su fichaje es priorotario o no pero sí estoy de acuerdo que para ganar la Champions debemos tener a los mejores y Griezmann es uno de ellos. Si el club lo puede traer, encantado. No sé si es la prioridad o no porque eso depende de lo que decidan en la secretaría técnica y lo que pida el técnico”.

CANTERA Y ESTILO DEL BARÇA

“Es la filosofía de este club, sobre todo en los últimos años, a partir de Guardiola”, refirió Messi al referirse al peso de la cantera en un Barça del que advirtió que en los últimos tiempos “se perdió un poco eso. Antes se vio más la salida de jugadores de la cantera pero ahora se perdió un poco y provocó que se fueran chicos importantes de la cantera a otros equipos donde veían más posibilidades”.

El crack argentino entendió “raro” que los jugadores del fútbol base “se marchen del mejor equipo del mundo a otros menores por ver que tienen más posibilidades siendo tan jóvenes. Vienen equipos de Inglaterra o Alemania prometiéndoles que van a entrenar y jugar con el primer equipo y entonces se van”.

Ante ello, Leo solventó que quizá el club debiera hacer un esfuerzo: “No se puede hacer con todos los canteranos, pero creo que hay excepciones que se podrían hacer también acá y hacerles ver a los chicos que es una posibilidad, que no es imposible llegar al primer equipo del Barcelona”.

“Nosotros que nacimos con esto y pasamos tanto tiempo en el club sabemos de qué se trata, de cómo se juega, de ir un paso por delante cuando recibes la pelota y saber ya donde está el compañero…

Y no es fácil la adaptación para los jugadores que vienen de afuera”, resaltó el ‘10’ al explicar el secreto del estilo del Barça, que animó a defender aunque no sea sencillo: “Como club se intenta mantener esa filosofía pero sí es verdad que fueron pasando entrenadores con otra filosofía, con otra manera de ver el fútbol, de jugar… El fútbol también fue cambiando a lo largo de los años y depende del entrenador que está en su momento”.

A nivel personal, futbolísticamente hablando, Messi convino en su cambio de rol. “Reinventarme en la cancha se fue dando solo, por circunstancias, por momentos dentro de un partido me he sentido con la libertad de jugar más atrás,

de arrancar la jugada desde atrás, de no perder la llegada al arco rival, que siempre es lo que me gustó. Todo se fue dando solo”.

BALANCE DE UN AÑO EN AZULGRANA

“Con el doblete hicimos un buen año. La ilusión de todos siempre es la Champions por lo que significa, pero no se debe quitar mérito a la temporada que hicimos, un año espectacular en que solo perdimos 3 partidos”, destacó el capitán del Barça, quien repitió que no cambiaría ese doblete por la Champions del Real Madrid porque “ganar Liga y Copa es importantísimo, no es fácil y a pesar de lo que nos pasó en Roma fue un año muy bueno”.

¿El Madrid? “Yo lo que quiero es ganar. Quiero ganar yo y lo que hagan los demás equipos no me interesa. Es verdad que como barcelonista nunca quieres que gane el máximo rival… Pero lo primero que miro es que ganemos nosotros”, resumió Messi ante la comparación con el equipo merengue, admitiendo que “no puede volver a pasarnos el quedar fuera de la Champions en cuartos de final y más como se dio la última, que fue especialmente doloroso”.

El ‘10’ azulgrana, que avisó que no vio la final de Kiev “por la diferencia horaria”, dejó constancia, sin embargo, de saber todo lo que en ella ocurrió porque “vi trozos y después el resumen de todo lo que había pasado”, para acabar reconociendo que la salida de Zidane “me sorprendió mucho. No lo esperaba, como no lo esperaba nadie. Tendrá sus razones, sus motivos para haberlo hecho. Es bueno saber irse así, de la manera que se fue habiendo ganado todo. Nadie le puede reprochar nada”.


“La pasé muy mal por el lío con Hacienda”: Messi

BARCELONA — Lionel Messi mantiene en la memoria los momentos “difíciles” que padeció a nivel personal hace cuatro años, cuando su nombre estuvo en el plano al ser denunciado junto a su padre Jorge por la Fiscalía al descubrir que los derechos de imagen que el futbolista ingresó entre 2007 y 2009 fueron a parar a sociedades extranjeras sin que tributasen en sus declaraciones. “Lo pasé mal” explicó en una entrevista al diario Sport.

“Tuve un momento complicado por todo ese lío con Hacienda, fue muy duro, no para llegar a la depresión, pero sí que la manera que se me atacó; se decían cosas de mí, de mi familia, mi papá, de mi gente…”, recordó el jugador del Barça, quien ya en Rusia al frente de la selección argentina para disputar el Mundial, señaló a Madrid como causante de aquellos problemas.

“Fue duro, sobre todo de Madrid. Me sentí muy atacado”, proclamó Messi, quien se mostró agradecido al apoyo que tuvo en Barcelona: “Tuve la suerte de tener el respaldo de mi gente, del Barcelona, de Cataluña, del periodismo de acá y eso me hacía estar un poco más tranquilo” explicó.

“Era la orden de atacarme, de pegarme y aprovechar el momento de debilidad que estábamos pasando por lo que estaba sucediendo” rememoró el capitán de la albiceleste, insinuando que todo nacía desde Madrid: “Era de Madrid y era así. Yo sabía que era así e incluso sabiéndolo me molestaba y me dolía”.

Todo aquello ocurrió en unos momentos, en un año, especialmente delicado en todos los sentidos que le afectó de manera evidente, tal y como resaltó: “Fue un momento muy difícil. Fue el año del Mundial de Brasil, tuve una lesión y fue un proceso complicado porque se dijeron muchas cosas fuera de lugar”, saliendo adelante porque “me respaldé en mi familia, en mi mujer, en mis hijos y me aisle de todo con ellos”.

Sus problemas legales, sin embargo, no provocaron que se alejase de su realidad en Barcelona, donde se siente, afirmó, totalmente integrado. “Me siento de acá. Vine con 13 años y me hice acá. Los primeros 3 o 4 años era un turista más, me conocí toda Barcelona hasta que me mudé a Castelldefels y empecé a hacer más vida allí con mi familia y por eso no se me ve tanto por la ciudad pero soy un amante de Barcelona” resolvió, confirmando que sus hijos “aún son más de acá que yo. Nacieron aquí y tienen todas las costumbres del catalán”.

 


 

Lionel Messi y Cristiano Ronaldo son vecinos de entrenamiento en Rusia

 

Los destinos del argentino Lionel Messi y del portugués Cristiano Ronaldo parecen irremediablemente entrelazados. Hasta las bases de entrenamiento de sus respectivas selecciones se encuentran a escasa distancia en las afueras de Moscú.

Cristiano y Portugal se han concentrado en la pintoresca localidad de Krátovo, una zona residencial de dachas (casas de campo) situada a unos 25 kilómetros de la capital rusa.

Su cuartel general son las instalaciones del histórico club Saturn de Moscú que, además de unas modernos campos de entrenamiento, tiene un estadio con capacidad para unos 15.000 espectadores en la cercana ciudad de Rámenski.

La base de operaciones del equipo dirigido por Fernando Santos está rodeada de bosque, el mejor antídoto contra los curiosos, además de las estrictas medidas de seguridad puestas en marcha por las autoridades locales.

Los portugueses eligieron las afueras de Moscú pese a que debutarán en el Mundial ante España en Sochi, dos mil kilómetros al sur en la costa del mar Negro, donde el clima es subtropical.

Unas pocas horas después también llegó a Moscú el astro barcelonista, que se instaló anoche junto al resto de jugadores de Argentina en Bronnitsi, que se encuentra en la misma carretera, pero 25 kilómetros más al sur.

Se trata de una pequeña localidad de unos 20.000 habitantes en la que lo más llamativo es el gran mural de Messi pintado por un artista local en uno de los edificios de su calle principal.

Los argentinos han preferido la tranquilidad al bullicio de otros lugares más cercanos a Moscú, aunque el cuerpo técnico de la selección está encantada con las instalaciones donde se entrenan los futuros campeones olímpicos rusos.

Varios cientos de aficionados tuvieron hoy la oportunidad de ver en vivo a Cristiano en un entrenamiento abierto y lo mismo ocurrirá mañana, lunes, con Messi.

La estrella madridista debutará el 15 de junio ante La Roja, mientras Messi lo hará el 16 ante la peligrosa Islandia.

Aunque en los Mundiales nunca ha rendido a un gran nivel, Cristiano ganó la Euro 2016, mientras Messi disputó hace cuatro años la final de la Copa Mundial, donde cayó ante Alemania (1-0).

Ahora, sólo falta que sus equipos superen la primera fase y se crucen en su camino a su gran sueño y uno de los pocos títulos que les falta en su palmarés: levantar la Copa Mundial el 15 de julio en el estadio Luzhnikí.

Quizás por eso, no pocos reporteros argentinos se acercaron a Krátovo desde la base argentina para ver en persona a Cristiano, el hombre que compite con Messi desde hace una década.

 

Tomado de: ESPN

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.