MLB; Colocando la lesión de Shohei Otani en perspectiva

11/06/18
5:39 PM

 

 

 

Written by Claudio Rodríguez Otero

 

 

El hecho de que el fenómeno Shohei Otani haya sufrido recientemente una lesión en su codo derecho que lo dejará sin jugar al menos 6 semanas sin duda representa una triste noticia, pero no una catástrofe como algunos lo quieren hacer ver.

 

Primero y principal, las lesiones han sido una parte inseparable de su carrera desde su debut como profesional en el año 2013. Esta no es la primera vez que sufre algún tipo de molestia, ni tampoco la primera vez que se ve afectado por una lesión de cierta gravedad.

 

De hecho, todas y cada una de las temporadas que ha disputado hasta ahora, tanto en Japón como en los Estados Unidos, se han visto interrumpidas  en mayor o menor grado por algún tipo de dolencia o lesión.

 

Sin embargo, y a pesar de sus frecuentes problemas, el talentoso joven de 23 años sólo ha requerido cirugía para tratarse un osteofito en su tobillo, que por cierto no lo ha vuelto a moslestar desde que se sometió a esa intervención en octubre del año pasado.

 

El resto de las lesiones que ha sufrido en su codo y su mano han sido exitosamente superadas con diversos tratamientos no quirúrgicos y eso es, exactamente, lo que va a intentar hacer ahora con el desgarre que sufrió en el ligamento de su codo de lanzar.

 

Hay quienes piensan que su lesión actual, que podría requerir una operación Tommy John para ser curada, es producto del exceso de trabajo al que se ha visto sometido por su equipo desde que debutó en las Grandes Ligas. Nada podría estar más alejado de la verdad.

 

De los abridores regulares de los Angelinos de Los Ángeles, el derecho japonés es penúltimo en entradas lanzadas en lo que va de campaña y sólo ha superado los 100 lanzamientos en 2 de las 9 aperturas que ha realizado.

 

El club, de hecho, tomó la decisión desde el principio de utilizarlo cada 6 o 7 días, como lo hacía su equipo original en Japón, precisamente para no sobrecargarlo de trabajo y proteger su brazo.

 

Algo importante que hay que recordar con respecto a este punto es que Otani llegó a las Grandes Ligas con apenas 543 entradas lanzadas. Es decir, muchas menos que Masahiro Tanaka (1.315), Yu Darvish (1.268) y Daisuke Matsuzaka (1.400). Su brazo, por lo tanto, llegó más sano y mucho menos desgastado que el de sus compatriotas.

 

Un fanático hasta mencionó que su lesión se debe al hecho de que estaba lanzando un promedio de 35 rectas de dedos separados por apertura. Eso no tiene nada que ver. Él lanzaba el mismo número, o incluso más, cuando estaba en Japón. Lo que está haciendo ahora en las mayores no difiere en lo absoluto de lo que ya venía haciendo en su país.

 

Otros se apresuraron a declarar que, debido a esta lesión, los Angelinos perdieron su inversión en él y que su contratación fue un fracaso. Resulta sorprendente lo poco que entienden muchos el tema financiero en el caso de Otani.

 

Cuando los analistas estimaban que su firma en un mercado libre hubiese podido costar más de 200 millones de dólares, los Angelinos aseguraron sus servicios por salario mínimo (545 mil dólares anuales) y un bono de alrededor de 3,4 millones y además tendrán control sobre él por un total de 7 temporadas.

 

Los ingresos que el club ya ha recibido por concepto de ventas de productos con su nombre, de espacios publicitarios a compañías japonesas y de entradas a su estadio para verlo jugar superan con creces lo que se la ha pagado hasta ahora en términos de salario y bono. De manera que aquello de que perdió su dinero debido a su lesión no tiene sentido alguno.

 

Además, los Angelinos lo firmaron plenamente conscientes del riesgo que corrían, tanto físico como financiero. Ellos conocían muy bien su historial como lanzador y su propensión a las lesiones y aún así decidieron tomar el riesgo de adquirirlo, por lo que no hay que sentir ningún tipo de pena por ellos. Sabían que una lesión como la actual podía ocurrir y ahora sólo están ejecutando el plan de contingencia que ya tenían preparado.

 

Otra opinión que leímos en las redes sociales fue el clásico “se veía venir”. No obstante, el trabajo que estaba haciendo Otani con su brazo no difiere en lo absoluto del que realizan otros lanzadores de la Gran Carpa, por lo que ese argumento carece de validez. Así como se lesionó el japonés también se han lesionado muchos otros. Ese problema no es exclusivamente suyo.

 

También tenemos tomar en cuenta que la posibilidad de una cirugía Tommy John es sólo eso, una posibilidad. Como ya lo mencionamos, Otani ha optado por evitarla en este momento para probar un tratamiento alternativo. Hay que esperar, por lo tanto, para saber si el mismo es efectivo o no, y si el viaje al quirófano es inevitable o no.

 

Masahiro Tanaka tuvo una lesión similar a la de Otani en 2014 y no necesitó cirugía para recuperarse

 

No olvidemos que cuando Tanaka se lesionó a principios de julio de 2014, después de unos primeros 3 meses sensacionales en las mayores, muchos pensaron también que la cirugía Tommy John sería inevitable.

 

El derecho de los Yanquis de Nueva York, sin embargo, optó por un tratamiento alternativo y logró regresar al montículo a finales de esa misma temporada. La de 2018 es ya su quinta campaña en la Gran Carpa y todavía no ha necesitado operarse.

 

Incluso si Otani decide optar por la cirugía Tommy John, eso no es garantía de que se ausentará de los terrenos de juego por mucho tiempo. No cabe duda de que no lo veríamos lanzar por un año o más, pero eso no quiere decir que no podría ayudar a su equipo desde la caja de bateo.

 

Tan pronto como su físico y su brazo se lo permitan, comenzaría a practicar junto a sus compañeros y a trabajar otra vez como el bateador desginado titular del club, un rol en el que ya ha demostrado con creces que puede producir muy bien.

 

En la temporada 2016, que hasta ahora ha sido la mejor de su carrera, le ocurrió algo similar jugando con los Luchadores de Nippon Ham en la NPB. A principios de julio comenzó a sufrir molestias en su brazo y terminó por ausentarse del montículo por unas 5 semanas, pero no por ello dejó de jugar.

 

Su manager lo utilizó a diario como bateador designado y sus números fueron tan excepcionales que éste retrasó su regreso al montículo para poder aprovechar al máximo su rendimiento sobre el plato.

 

Los Angelinos podrían hacer algo similar para aprovechar su talento mientras esperan a que su brazo se recupere por completo, por lo que estarían perdiendo algo pero no todo. El talentoso nipón todavía podría ayudarlos a ganar.

 

Además, incluso en el caso extremo de que sí le tocase ausentarse por completo de los terrenos de juego por un año, el club todavía tendría 5 años más de control sobre él y por salario mínimo, por lo que en realidad no perdería mucho.

 

El punto de vista que ofreció el respetado reportero del diario USA Today Bob Nightengale acerca de la lesión de Otani es con el que más estamos de acuerdo en este momento. La ausencia del japonés no sólo afecta a su equipo sino a todo el mundo del béisbol.

 

No se trata de que el equipo esté perdiendo a uno de sus mejores abridores, ni tampoco la inversión que hizo en él, sino del hecho de que todos los fanáticos del béisbol que habían disfrutado verlo jugar no podrán hacerlo ahora, al menos por 6 semanas. Lo demás son detalles menores.

 

El hecho de que no vaya a estar presente en el Juego de las Estrellas, al que sin duda iba a ser electo, y de que no pueda continuar lanzando y bateando como lo había hecho hasta ahora, sin duda es algo que los fanáticos van a extrañar.

 

No obstante, eso no quiere decir que su campaña esté acabada, ni mucho menos que su carrera en las mayores esté acabada. Lo más probable es, de hecho, que regrese a la acción sin mayores problemas a finales de julio y continúe deslumbrándonos con su talento durante el resto de la temporada.

 

Tomado de: Beisbol Japonés

 

2 comentarios

    • Abel Zaldivar on 11 junio, 2018 at 11:28 pm
    • Responder

    Que lástima que el estelar japonés se perderá el Juego de las Estrellas.

  1. ojala la doble via como le llaman los americanos no traiga mayores consecuencias. esperamos q no tenga q pasar por el quirofano y regrese recuperado totalmente, ademas los angelinos lo necesitaran si quieren llegar a los play-off q ahora mismo estan fuera por la gran actuación de seattle q viene sorprendiendo. iba a ser una de las atracciones para el juego de estrellas, pero no podremos disfrutarla.

    saludos

Deja un comentario

Your email address will not be published.