Bélgica exhibe su fuerza goleadora y elimina a Túnez: Romelu Lukaku es el primero en ligar dobletes desde Maradona en 1986

23/06/18
1:54 pm

 

 

MOSCÚ (EFE).- Con otra goleada y exhibición de juego ofensivo, la selección belga de Roberto Martínez se impuso a Túnez y se encamina hacia los octavos de final del Mundial, con vitola de, cuando menos, alternativa a las grandes selecciones.

Bélgica se lo cree y eso es una gran noticia para un Mundial necesitado de algo más que sorpresas.

Aunque aún deba pasar por la prueba inglesa y demostrar que es solvente en las eliminatorias, el equipo de Roberto Martínez parece asumir que su nómina de estrellas le obliga a ser protagonista. Hazard es su jugador emblema, Courtois un seguro en la portería y Lukaku el goleador que les faltaba. Una columna vertebral acompañada por De Bruyne, Mertens, Carrasco…¿Hay alguna selección más atractiva en este momento?.

Bélgica goleó a Panamá y salió dispuesta a hacer lo mismo con Túnez. En un cuarto de hora, prácticamente sabía que los tres puntos serían suyos. Toda una novedad y un cambio de mentalidad, porque desde el Mundial de 2002 no marcaba en la primera mitad.

Un penalti ejecutado por Eden Hazard, al que arrolló previamente Syam Ben Youssef (m.6), y otro tanto de tiro cruzado de Lukaku, diez minutos después, asomaron a los belgas a los octavos de final con todo el encuentro por delante.

Y eso que la respuesta tunecina fue encomiable. Guiada por el atacante del Rennes Wahbi Kazhri, Túnez, lejos de dejarse ir, respondió con un gol de Dylan Bronn, al cabecear una falta (m.18) y llegó a dominar durante casi veinte minutos, pero no tuvo suerte.

Golpeada su zaga por las lesiones (Ben Youssef y el propio Dylan Bronn), Túnez encajó un nuevo gol del “depredador” Lukaku antes del descanso y, al poco de salir del vestuario, repitió Hazard. Esta vez fue tras un pase en profundidad de Toby Alderweireld, que dejó solo al mago belga para que resolviese con calidad.

Con el encuentro resuelto, Roberto Martínez sustituyó primero a Lukaku y luego a Hazard. Una clase práctica de gestión de recursos, de mantener implicada a una plantilla y, de paso, de recordar a sus estrellas que las marcas personales están al servicio del colectivo.

Sin los dos protagonistas, fue el turno de Carrasco, de De Bruyne y sobre todo de Michy Batshuayi, que tuvo hasta tres ocasiones claras para aumentar el marcador; la primera la sacó bajo palos un defensa tunecino, la segunda la envió al larguero y la tercera contra el cuerpo del meta.

Tanta insistencia que, al final, tuvo premio el delantero del Dortmund, para redondear una goleada que redujo en el descuento Khazir. Un resultado con el que Bélgica comience a asustar.


Romelu Lukaku es el primero en ligar dobletes desde Maradona en 1986

Con su doblete en el triunfo de Bélgica por 5-2 sobre Túnez. Romelu Lukaku se convirtió en el primer jugador en anotar más de un gol en partidos consecutivos en los Mundiales en 32 años.

El delantero del Manchester United repitió el doblete que marcó el lunes en el 3-0 sobre Panamá, con dos goles contra Túnez en Moscú, que lo colocan al nivel del portugués Cristiano Ronaldo en la cima de los goleadores del torneo.

El máximo goleador de todos los tiempos de Bélgica se convirtió así en el primer jugador en lograr la hazaña desde Diego Maradona en el Mundial de 1986 en México, donde terminó siendo campeón.

Maradona marcó dos goles ante Inglaterra en Cuartos de Final, el 22 de junio de 1986, mientras en Semifinales repitió el doblete frente a Bélgica, el 25 de junio.

Otros jugadores que anotaron al menos dos goles en partidos consecutivos de la Copa Mundial incluyen a las leyendas brasileñas Garrincha y Pelé, el ganador de la Bota de Oro de 1986 Gary Lineker, el argentino Mario Kempes, el alero de Alemania Occidental Gerd Müller y Eusebio de Portugal.

El penalti de Eden Hazard en el sexto minuto para darle a Bélgica la ventaja contra Túnez estableció un nuevo récord de partidos del Mundial sin un empate 0-0.

El delantero del Chelsea aseguró que los primeros 27 partidos en Rusia tenían al menos un gol anotado, superando el récord 26 partidos disputados en Suecia en 1954 con al menos un gol.

El penalti de Hazard, su primer gol en una Copa del Mundo, fue el gol 59 marcado en Rusia este verano y el número 13 desde el punto de penalti.

El récord de más goles anotados en una Copa Mundial es de 171, que se estableció en el torneo de 1998 en Francia y fue igualado hace cuatro años en Brasil.

El récord de 18 goles marcados de penalti en Mundial es compartido por las competiciones de 1990, 1998 y 2002: la primera fue una final de 24 equipos con 52 partidos jugados, mientras que las últimas dos ediciones llegaron después de la expansión a 32 equipos y 64 partidos.


Maaloul, DT de Túnez, rendido ante la calidad inmensa de Bélgica

 

 

 

MOSCÚ — Nabil Maaloul, seleccionador de Túnez, que este sábado cayó ante Bélgica por 5-2 en partido de la segunda jornada del grupo G del Mundial de Rusia 2018, declaró en el Spartak Stadium de Moscú que la diferencia de goles “ha sido grande, pero” que hay que tener en cuenta que “la calidad de Bélgica es inmensa”.

“Quiero pedir disculpas a nuestros seguidores, sobre todo a los muchos que nos han apoyado hoy en la grada. Hicimos lo que pudimos, pero Bélgica fue muy superior. Intentaremos mejorar en el futuro”, dijo Maaloul tras el partido contra la selección que dirige el español Roberto Martínez.

“Nada más conocer el sorteo, ya sabíamos que Bélgica nos iba a crear problemas y la verdad es que fue un partido difícil, muy duro”, indicó el seleccionador tunecino. “Y así se confirmó. Ellos fueron muy superiores y merecieron ganar”, añadió.

“El penalti en contra tan pronto no influyó para nada en el resultado, porque creo que en cualquiera de los casos Bélgica iba a meternos muchos goles. Y no nos marcaron más, gracias a que nuestro portero (Mustapha) tuvo una sensacional actuación”, comentó Maaloul en rueda de prensa.

El seleccionador tunecino negó, cuando fue preguntado por ello, haber decepcionado al mundo árabe, al ser Túnez el único equipo de ese entorno que quedaba con posibilidades de lograr algún resultado positivo en este Mundial.

“No hemos decepcionado al mudo árabe, porque nunca arrojamos la toalla durante el partido. Aunque es cierto que no tuvimos una actuación de alto nivel, porque para eso aún tenemos que cambiar muchas cosas”, precisó.

“Yo no tiro la toalla, pero el fútbol tunecino necesita dos generaciones más para alcanzar el nivel adecuado, tanto físico como técnico”, dijo.

“Estamos muy lejos del nivel requerido. Necesitamos jugadores que sean profesionales, ya desde jóvenes, para competir con garantías en un Mundial”, opinó Maaloul en el Spartak Stadium de Moscú.

 

 

Tomado de: ESPN

 

1 comentario

  1. desde el primer juego me encanto esta Bélgica y ha demostrado mucha pólvora y un Lukaku encendido.
    también escuche se habia lesionado, ojala no sea nada. la verdad este equipo gusta mucho, tiene un juego bastante compacto

Deja un comentario

Your email address will not be published.