MLB; Combo de noticias: Mike Trout o José Altuve? Hay espacio para ambos en esta generación. Y MUCHO +

24/06/18
02:49 am

MLB.com

Por histórico y maravilloso que sea Mike Trout, la verdad es que en el pasado ya hemos visto a jugadores así, desde la época de los primeros años de Mickey Mantle. Uno de estos años -quizás este mismo- Trout podría poner números como los que puso Mantle en 1956, cuando ganó el primero de sus tres premios al Jugador Más Valioso de la Liga Americana, conectó 52 jonrones, empujó 130 carreras, anotó 132, tuvo 1.169 de OPS, bateó .353 y lució como el mejor y más completo pelotero de la historia, incluso jugando en la misma generación y en la misma ciudad que Willie Mays.

Si usted mira a Trout, y se fija en la forma en la que luce en el terreno de juego, claro que provoca compararlo con Mantle. El Mantle de 1956 tenía 25 años. Trout tiene 26. Encaja en ese mismo modelo.

Pero nunca hemos visto a alguien como el venezolano José Altuve, quien mide 5’7 (1 metro y 70 centímetros).

No. Nunca he visto a nadie como Altuve, incluso si usted lo quiere comparar con el gran Joe Morgan, otro segunda base, un hombre que llegó al Salón de la Fama a pesar de medir 5’7 (1.73m). Morgan era mi pelotero favorito. Su tope de jonrones en una temporada fue 27. Altuve ha pegado 24 en un par de ocasiones. El mejor promedio de bateo de Morgan fue de .327. Altuve ya ha terminado por encima de eso en tres ocasiones y es posible que lo haga otra vez este año.

Altuve va bien encaminado a convertirse en el atleta de su tamaño de mayores logros. No sólo del béisbol, sino del deporte profesional estadounidense. Es uno de los mejores peloteros de su generación y ya está jugando como uno de los mejores de todos los tiempos. Entiendo que está haciendo todo esto en la época de Trout, pero Altuve podría ganar el liderato de hits de las Mayores por quinta campaña consecutiva, está bateando .346.

Hubo un momento en el que el estadio en el que jugaban los Astros, el Astrodome, fue llamado “La octava maravilla del mundo”. Ahora, en la misma ciudad, a veces uno cree la octava maravilla es Altuve, el actual JMV de la Liga Americana.

Con otro verano de pelota ya en marcha oficialmente, vale la pena recordar algo que me dijo Morgan el año pasado sobre Altuve.

Le pregunté a Morgan si él creía que era insultante valorar la grandeza de Altuve haciendo referencia a su altura.

“Pienso que es un insulto”, dijo Morgan. “¿Sabes lo que solían decir de mí? ‘Es un buen peloterito’. Pero luego ven a Trout y piensan, ‘Así es que tiene que lucir un pelotero’. Y créeme, esto no es nada contra Mike Trout. Me encanta verlo jugar, también. Pero en estos momentos creo que Altuve es el más completo. No sé qué le falta. Ya no pienso en él como alguien pequeño, porque nada en relación a su juego es pequeño”.

Hay otros atletas del tamaño de Altuve que han dominado otros deportes, pero generalmente vienen de otras partes del mundo y normalmente juegan fútbol, algunos con la magia que siempre tiene Lionel Messi. Es diferente para Altuve, cuyo sueño siempre fue jugar béisbol.

Una de mis imágenes favoritas de todos los tiempos, en todos estos años que llevo amando el béisbol, fue ver a Altuve parado al lado de Judge durante la Serie de Campeonato de la Liga Americana del 2017. Ninguna otra imagen ha demostrado mejor una de las bellezas de este deporte en el que el tamaño no es obstáculo para alcanzar la grandeza. Usted puede tener el tamaño de Altuve. O la estatura de Aaron Judge. Usted puede llegar a Cooperstown siendo el dominicano Pedro Martínez, o Randy Johnson.

Solemos hablar todo el tiempo -al menos yo lo hago- de cómo los fanáticos del deporte, no sólo del béisbol, no hablan lo suficiente de Trout, que en muchos sentidos es el LeBron James de este juego. Bueno, si Trout es LeBron, Altuve es Steph Curry, quien todavía luce como un niño que acaba de entrar al gimnasio a jugar con muchachos más grandes. Ver a Altuve jugar como sólo él es capaz de hacerlo, con ese tamaño, muchas veces se siente como ver a Curry encestando triples desde las gradas.

En una época en la que hay tanto talento joven alrededor del mundo del béisbol, Altuve sigue siendo único. La era de Trout también es la era de Altuve. A veces es fácil perder eso de vista. Demasiado fácil perder de vista al pequeño gigante de Houston.


Bryce Harper participará en el Festival de Jonrones si es convocado al All-Star

MLB.com

El jardinero de los Nacionales de Washington, Bryce Harper, dijo que tiene previsto tomar parte en el Festival de Jonrones T-Mobile en el Nationals Park el 16 de julio, pero solamente si es convocado al Juego de Estrellas por la Liga Nacional.

“Cuenten comino para el [Festival de Jonrones] solamente si me seleccionan para el equipo”, le dijo Harper al Washington Post el viernes mediante un mensaje de texto. “Pero de ser así, participaré en el Festival de Jonrones 2018”.

Harper no compite en el certamen desde el 2013, cuando llegó a la ronda final y terminó en el segundo lugar detrás del cubano Yoenis Céspedes en el Citi Field. Debido a que el Juego de Estrellas se realizará este año en Washington, Harper viene diciendo que le gustaría regresar al evento esta temporada.

Harper llegó al sábado bateando apenas .214, pero encabeza la Liga Nacional con 19 cuadrangulares.


Ramírez, Trout y Betts se perfilan a ser el mejor trío en acción en la historia de G.L.

Cut4

Mike Trout se proyecta para tener una de las mejores temporadas en toda la historia. El guardabosque de los Angelinos encabeza casi cada categoría ofensiva, ya ha superado a varios miembros del Salón de la Fama en WAR y parece ser el gran favorito para llevarse el premio al Jugador Más Valioso de la Liga Americana en el 2018.

Pero no sólo es el jardinero de Los Angeles-Anaheim el que lleva un desempeño impresionante. El infielder dominicano de los Indios, José Ramírez, y el guardabosque de los Medias Rojas, Mookie Betts, también han tenido asombrosos números este año. De hecho, estos tres jugadores tienen posibilidades de ser el mejor trío en una temporada de Grandes Ligas.

A continuación, cómo se comparan Trout, Ramírez y Betts con otros destacados tríos históricos en el béisbol.

1927: Babe Ruth, Lou Gehrig y Rogers Hornsby
En una era en la que los jonrones eran mucho menos frecuentes que ahora, estas tres leyendas sobresalieron por sus capacidades de volarse la cerca. De hecho, Ruth (60), Gehrig (47) y Hornsby (26) fueron responsables del 14% de todos los cuadrangulares en 1927 y, además, sus promedios estuvieron sobre .350.

Juntos, consiguieron WAR de 34.3, el mayor total en la historia entre tres jugadores.

1961: Mickey Mantle, Hank Aaron y Roger Maris
Aunque Maris acaparó todos los titulares tras romper el récord de Ruth al sacudir 61 jonrones, Mantle, su compañero en los Yankees, probablemente tuvo una mejor temporada. Superó a Maris en promedio, OPS y estafadas para complementar su buena defensa en la pradera central. En la Liga Nacional, para algunos Aaron tuvo una de las mejores campañas en su legendaria carrera, registrando OPS de .974 con 34 bambinazos y un total de bases alcanzadas de 358.

1967: Carl Yastrzemski, Ron Santo y Roberto Clemente
Antes de ver a Trout, la Gran Carpa tuvo al toletero de los Medias Rojas que apodaban Yaz. Su temporada en la que ganó la Triple Corona de bateo fue una de las mejores en la historia al encabezar el Joven Circuito en imparables, jonrones y remolcadas. Además, tuvo un increíble OPS de 1.040 junto a una muy buena defensa. Santo ganó el Guante de Oro como antesalista, pegó 31 cuadrangulares y encabezó el Viejo Circuito con 96 pasaportes negociados. Clemente, la leyenda puertorriqueña, encabezó la Liga Nacional con promedio de .357 y demostró su fantástica defensa en las praderas.

2001: Barry Bonds, Sammy Sosa y Jason Giambi
Lo único que hizo Bonds en el 2001 fue fijar un récord de 73 jonrones y registrar porcentaje de embasarse de .500 — así como lo leen.

Aunque Bonds con mucho mérito fue reconocido como el Jugador Más Valioso del Viejo Circuito por dichos números, la campaña del dominicano Sosa fue mucho mejor que su famosa de 1998. El jardinero de los Cachorros sacudió 64 jonrones y empujó 160 carreras, con porcentaje de embasarse de .437. Por su parte, Giambi encabezó la Liga Americana con OPS de 1.137. En total, los tres tuvieron 31.4 de WAR, una de las tres mayores cantidades para un trío en la historia de Grandes Ligas.

2018: Mike Trout, José Ramírez y Mookie Betts
Ya se ha hablado mucho del impresionante talento de Trout, el actual líder de jonrones en la Gran Carpa que se proyecta para sacudir más de 50 jonrones y terminar el año con 14.4 de WAR. Después de un lento comienzo, Ramírez ha estado encendido, pegando 15 vuelacercas desde el 1ro de mayo — que también lo proyectan para 50 cuadrangulares en la temporada. Por su parte, Betts estuvo en la lista de lesionados por un tiempo, pero ahora en salud, lleva 19 bambinazos para acompañar su promedio de .342 que lo tiene de segundo en las Grandes Ligas.

Ahora, aunque las principales estadísticas de Trout, Ramírez y Betts no lucen tan impresionantes como los demás tríos, sus desempeños en la defensa los hacen más valiosos de una manera en que los toleteros del pasado no lo fueron. Durante gran parte de la historia en el béisbol, los mejores cañoneros eran más corpulentos, más lentos y estaban obligados a jugar en la inicial o una de las esquinas de las praderas como Ruth, Gehrig y Giambi. El trueno y el valor defensivo del trío del 2018 los proyecta para un WAR colectivo de 36.2, que rompería la marca fijada por Ruth, Gehrig y Hornsby en 1927.

Trout, Ramírez y Betts son figuras atléticas poco vistas que no sólo tienen un buen promedio y mucho trueno, sino que también defienden exigentes posiciones a la defensa. Por eso existe una gran posibilidad de que este trío tenga la mejor campaña en la historia de la Gran Carpa.


¿Recuerdan el grand slam de Félix Hernández ante Johan Santana?

Cut4

El venezolano Félix Hernández se ha destacado a lo largo su carrera de Grandes Ligas. Ha ganado un Premio Cy Young, ha sido convocado a seis Juegos de Estrellas y lanzó un juego perfecto. Pero todo eso fue gracias a su proeza en el montículo. Hoy le recordamos que “El Rey” también es un cañonero temido.

Como prueba de ello, recordemos lo que sucedió el 23 de junio del 2008, cuando Hernández y los Marineros visitaban el Shea Stadium, donde se enfrentaban a los Mets y a su as, el astro venezolano Johan Santana. Se anticipaba un duelo de lanzadores hasta que, en apenas su 10mo turno al bate como ligamayorista, Hernández se voló la cerca con la casa llena:

Hernández se convirtió en el primer pitcher de la Liga Americana en 37 años en lograr dicha hazaña.

“Cerré los ojos”, le dijo el monticular a la prensa después del partido.

Y como lo haría cualquiera de nosotros si conectáramos un grand slam en un juego de Grandes Ligas, Hernández no permite que su hazaña pase al olvido.

“Sí, todos estamos conscientes de que Félix conectó un grand slam”, le dijo el manager actual de Seattle, Scott Servais, a Greg Johns de MLB.com en el 2016. “Es parte de su persona. ‘Hola, soy Félix Hernández. ¿Sabían que conecté un jonrón?”.

Por si les interesa saberlo, a los Marineros les quedan 18 juegos interligas esta temporada, incluyendo tres en el Coors Field…

 

Tomado de: LasMayores.com

 

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.