A 80 años de nuestra primera y única participación en Copas del Mundo de Fútbol

28/06/18
12.53 pm

 

Foto tomada de: Yahoo.com

 

 

 

Por el amigo de la peña: Chikungunya.

 

 

En estos días de jolgorio y algarabía por la celebración de la Copa Mundial de Fútbol en Rusia, quizás muy pocos conozcan que nuestro país tuvo una participación en estas  lides allá por el lejano 1938, hacen ya 80 lejanos abriles, cuando fuimos invitados a participar en la misma debido a la ausencia de la mayoría de los países de América del sur en protesta a la elección de un país europeo como sede de la misma en detrimento de Argentina que se había presentado como candidato para organizar el evento. Brasil y Cuba fueron los únicos países por esta parte del hemisferio en participar en dicho evento, nuestro fútbol en aquella época no era tan débil como se presenta ahora, incluso en aquellos años recibíamos la visita de clubes prestigiosos.

Por nuestra querida isla desfilaron equipos como el Deportivo Español de Barcelona con el gran portero Ricardo Zamora (el del trofeo Zamora), en un partido que se jugó el 18 de Septiembre de 1926, también el Colocolo de Chile, Nacional de Montevideo, y el Real Madrid. El mayor triunfo deportivo logrado por un equipo en aquel tiempo fue la derrota propinada a los uruguayos del Nacional por el equipo de la Juventud Asturiana (4-2), en 1927. Nunca se había visto a un equipo integrado por jugadores que habían ganado el Campeonato del mundo en los juegos olímpicos, perder limpiamente ante un equipo que los entendidos de aquel tiempo no le daba el mínimo chance de victoria. El arquero Amador en estuvo imponente durante el partido, lo que hizo que el mítico Scarone, una vez terminado el partido, abriera los brazos en cruz y dijera: “Si de verdad Dios existe, es asturiano, y hoy estuvo en la puerta de la Juventud”. El conjunto charrúa estaba lleno de ilustres: Mazzali, Batignani, Antonio Urdinarán, Recoba, Diego Fernández, Queirolo, Andrade, Zibechi, Vanzino, Lorenzo Fernández, Ghierra, Santos Urdinarán, Héctor Scarone, Pedro Petrone, Ángel Romano, Héctor Castro, Zoilo Saldombide,  Haberli, el “Vasco” Cea y Finamore , y Lorenzo Fernández que a pesar de ser del Peñarol se le había llamado a reforzar aquella poderosa selección en la que se podían descubrir no solo a varios Campeones Olímpicos de 1924, si no a otros que lo serían cuatro años después, y otros que se convertirían en los primeros Campeones del Mundo dos años más tarde. Unos meses después el Real Madrid puso pies en suelo cubano, para el 28 de Agosto enfrentarse en el Almendares Park al Juventud Asturiana, en un encuentro presenciado por 15 000 espectadores. Los Toros del Asturiana abrieron el marcador por intermedio de Goyo, pero en la segunda mitad Urquizu y José María López Peña anotaban por los blancos para alzarse con la victoria de 2-1, así de grande era nuestro fútbol y demuestra que no fue un accidente el haber sido invitados a aquel torneo.

Con 15 selecciones, 12 de ellas europeas, arranca esta copa que ve coronada como campeona a la selección de Italia, hoy lamentablemente ausente en Rusia 2018, por segunda vez consecutiva, selección dirigida por Vittorio Pozzo, único seleccionador ganador en dos ocasiones de dos copas del mundo y cuyo trofeo levanta su capitán Giuseppe Meazza, nombre que lleva el terreno del Inter y AC Milán hoy en día en homenaje a este grande del fútbol mundial. Los azzurris derrotan a la poderosa Hungría 4 goles por 2.

 

Mundial de Fútbol 1938 – Posiciones Finales. Foto tomada de: ajiacofutbolistico

 

El 5 de Junio en Stade Munnicipal Toulouse, ante 6 000 aficionados, debutaban los cubanos, contra un equipo mucho más curtido y favorito, Rumania, pero la velocidad de los cubanos unido a una fenomenal actuación de Carvajales en la portería fueron demasiado para los europeos que no pudieron doblegar a los antillanos cediendo un empate a tres goles. En el partido de desempate Cuba venció 2-1 pasando a los cuartos de final, convirtiéndose en el primer equipo de la zona norte, centroamericana y caribeña en ganar un partido en campeonatos mundiales en suelo europeo, y también el primero en alcanzar esta instancia en este tipo de torneo en el viejo continente. En cuartos fue vencida por Suecia 8-0 en un día de lluvia y fango, factores decisivos en favor de esa nación. En ese partido el portero de nuestra selección, el ya mencionado Benito Carvajales, no pudo ser convocado ya que prefirió ser comentarista del juego para la radio cubana. Al finalizar el torneo Cuba terminó en el lugar número 7 con 3 puntos por encima de naciones tan poderosas como Francia (2), Rumania (1), Alemania (1), Polonia, Noruega, Bélgica y Holanda, estos últimos países sin haber hecho la cruz.

Esta es nuestra pequeña historia en copas del mundo y estamos muy orgullosos de la misma, ojalá y algún día no muy lejano podamos imitar a aquellos titanes.

3 comentarios

    • Valenzuela en 29 junio, 2018 a las 9:20 am
    • Responder

    Bárbaro Chikung, desconocía por completo esta historia, pero saber que quedamos por encima de esas poderosas naciones me hace sentir orgullo, supongo que en aquella época nadie hablara de ´´mundial loco´´ como es la palabra de orden de este mundial.Saludos

    • Amaya en 29 junio, 2018 a las 3:10 pm
    • Responder

    Pues si fue así nuestra actuación fue muy buena con mas glorias que penas, confieso que no sabía que esos habian sido los resultados, solo sabia que habiamos ido unicamente a este mundial

    • Rojo de Metro en 30 junio, 2018 a las 10:49 am
    • Responder

    Amigo virus, no tengo palabras para agradecerle el haberme proporcionado la oportunidad de tan amena e informativa lectura. Lo voy a leer 10 veces y lo voy a guadar en mi coleccion, dentro del area especial.
    Gracias

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.