Portugal llega a los octavos de final frente a Uruguay con una misión: derribar un muro que parece infranqueable para colarse a cuartos de final.

El conjunto luso, que tiene en los goles de Cristiano Ronaldo su mejor arma, se enfrentará al rival más duro posible. Uruguay. Un equipo que no ha encajado un solo tanto en lo que va de 2018 – y el único que logró mantener la puerta a cero en la fase de grupos.

Para sacar lustre a su Campeonato de Europa y vencer a un duro rival para avanzar a cuartos de final, Portugal debe encontrar la manera de hacer daño a la mejor defensa del Mundial. Y esta vez no será suficiente con que Cristiano Ronaldo tenga un buen día. Esta vez, Portugal necesitará más que la puntería y la ambición del jugador del Real Madrid. Se enfrentan a la defensa más dura del torneo.

“No es fácil encontrarle debilidades”, admitió el técnico portugués Fernando Santos, en la víspera del encuentro.

Y aunque según el técnico luso, “Uruguay es un equipo fuerte en todos los sectores”, sus números la convierten en el hueso más duro de roer del torneo.

Fernando Muslera es el único arquero titular en los tres partidos de la fase de grupos que no ha encajado un gol. Y si no figura entre los porteros con más atajadas (ocupa el puesto 14 en el ranking, con siete), es porque tiene delante a la zaga más completa del torneo: Diego Laxalt, Martín Cáceres y una pareja de centrales, Diego Godín y José María Giménez, que juegan habitualmente juntos en el Atlético de Madrid.

Giménez, que se perdió el encuentro frente a Rusia, volverá a la zaga para medirse al cuadro luso. Su suplente, Sebastián Coates, dejó una buena imagen impidiendo que el equipo anfitrión, que hasta el momento marchaba como máximo goleador del torneo con ocho tantos, se acercara más de la cuenta.

La zaga de Uruguay anuló a sus rivales del Grupo A con gran efectividad, sobre todo, en las jugadas a balón parado, saliendo indemne de seis tiros de esquina en total.

Al entrenador Fernando Santos y sus hombres no les cuesta admitir que, cuando se trata del marco contrario, el equipo luso “depende de Cristiano Ronaldo”. Fue el autor de cuatro de los cinco goles marcados por el conjunto luso en la fase de grupos – contribuyó con un triplete, el primero que marca en la Copa del Mundo, al empate 3-3 ante España y un tanto más para sellar la victoria portuguesa por 1-0 sobre Marruecos.

Y sin embargo, Santos ha advertido: “Cristiano no puede jugar solo”.

“Si no somos tan fuertes como Uruguay, quedaremos eliminados. Un jugador solo, aunque marque tres goles, necesita el soporte de un equipo”, dijo el entrenador.