Rusia 2018 ya se ha convertido en uno de los mejores Mundiales en memoria reciente, con goles espectaculares, partidos clásicos y el inmenso shock causado por la salida de la selección alemana, campeona defensora, eliminada en fase de grupos.

Mientras nos preparamos para las fases decisivas del torneo, aquí les presentamos nuestro resumen de las dos semanas y media de la gran cita del balompié internacional: lo bueno, malo, feo y lo realmente extraño del Mundial hasta ahora.

LO BUENO

Grandes goles: Escoger cuál es el mejor gol del Mundial será todo un reto debido a los goles de alto nivel que hemos visto en Rusia.

El sorprendente primer tanto de Nacho en el empate 3-3 entre España y Portugal, el misil de largo alcance de Jesse Lingard en el rincón superior del arco para así aportar a la causa de Inglaterra ante Panamá, el gol maravilla de Ahmed Musa contra Islandia y el disparo sublime con la derecha de Lionel Messi contra Nigeria, luego de mostrar asombroso control con su muslo izquierdo. Todos han sido impresionantes, aunque el tanto anotado por Ricardo Quaresma con Portugal también es digno de mención.

Magia en los tiros libres: Cristiano Ronaldo puso el balón a rodar gracias a un tiro libre para conseguir hat-trick en el empate 3-3 entre Portugal y España en la segunda fecha. Sin embargo, su compañero del Real Madrid Toni Kroos quizás mejoró lo hecho por CR7 al dar toque final a su actuación con un gol en las etapas agónicas del partido para darle la victoria en tiempo de descuento a Alemania contra Suecia.

 

Inglaterra también mostró su concentración y trabajo hecho en los entrenamientos al convertir un tiro libre bien trabajado contra Panamá, con John Stones encabezando el ataque luego que los canaleros no lograron contrarrestar la perfecta ejecución por parte de los “Tres leones”.

Los estadios: A pesar de las historias previas al torneo que contaban sobre estadios sin terminar, relato usualmente escuchado antes de un Mundial, cada una de las instalaciones utilizadas en esta Copa del Mundo han sido modernas, impresionantes y amigables con los aficionados.

La gran pregunta ahora radica en cómo serán utilizados estos estadios luego que el circo mundialista parta con dirección a Catar. Nuevos estadios de última tecnología construidos en Sochi, Ekaterimburgo y Volgogrado corren el riesgo de convertirse en palaciegos elefantes blancos.

VAR: El denominado Árbitro Asistente de Video (VAR, por sus siglas en inglés) llegó para quedarse y si bien había temores de que se convirtiera en un prematuro experimento en Rusia, ha funcionado bien.

La gran mayoría de las decisiones han sido correctas, probablemente siendo la más significativa de todas conferir el gol crucial de Corea del Sur ante Alemania. Antes del VAR, había grandes posibilidades de anularlo y, ¿quién sabe? Alemania habría sido afortunada, llevándose la clasificación y ganando el Mundial nuevamente.

Los hinchas: Si hubiese un premio para los aficionados presentes en el torneo, sería dominado por los centro y suramericanos, que han viajado en grandes cantidades a Rusia. Perú, presente en un Mundial por primera vez desde 1982, tomó por asalto a Ekaterimburgo para su enfrentamiento contra Francia y su ambiente feliz y de celebración ha sido parte memorable de este Mundial.

 

Los asombrosos hinchas argentinos rugieron para alentar a los albicelestes hasta la victoria sobre Nigeria en San Petersburgo, mientras que los brasileños, colombianos y mexicanos han aportado su dosis de ruido y color al Mundial.

Mención especial para los hinchas iraníes que no dejaron dormir a Cristiano Ronaldo con sus cantos incesantes.

LO MALO

Manuel Neuer en el papel de Leroy Sane: Solo Joachim Löw sabrá bien por qué decidió no convocar al veloz extremo del Manchester City, Leroy Sane, a la selección alemana que viajó a Rusia. Sin embargo, ver al arquero Manuel Neuer intentar (sin éxito) jugar como extremo izquierdo en el ataque en las etapas finales de su derrota ante Corea del Sur fue algo inolvidable.

Moscas en Volgogrado: Quien haya pensado que era buena idea construir el estadio de Volgogrado al lado del río Volga ciertamente tenía buen sentido del humor. Volgogrado es una ciudad calurosa, polvorienta y repleta de diminutas moscas que te persiguen las 24 horas del día, 7 días a la semana.

Arqueros: Esto representa cierta generalización, pero este no ha sido un gran Mundial para los guardametas. Hasta David de Gea se ha mostrado como mero mortal hasta ahora con la selección española, mientras que Manuel Neuer (como lo mencionamos anteriormente) tuvo una actuación muy pobre. Willy Caballero apenas pudo jugar dos encuentros con Argentina, y el cancerbero Eiji Kawashima, de Japón, parece ser un lastre para los nipones.

VAR: Ha sido excelente cuando funciona (tal y como indicamos arriba), pero el VAR parece pensar que en cada ocasión en la cual un balón roza un brazo es digno de cantar penal. Y el proceso de toma de decisiones puede durar una eternidad. Aunque debemos reiterar que se trata de una obra en construcción.

LO FEO

Choques en la cancha: Hasta que el árbitro egipcio Gehad Grisha castigó a Panamá con un penal por su fuerte choque físico contra Inglaterra, parecía que el Mundial descendía hasta convertirse en una competencia de lucha libre. Los empujones y zancadillas a la hora de los tiros de esquina han rayado en lo ridículo y aunque la FIFA está ahora más pendiente, siguen ocurriendo con demasiada frecuencia.

LO REALMENTE EXTRAÑO

Diego Armando Maradona: Ver a Maradona durante la dramática victoria de Argentina contra Nigeria fue prácticamente tan entretenido como el partido en sí.

Éxtasis, agonía, exasperación, enfado y luego el gesto de “pistolas” no apto para menores hecho en celebración al final. Y luego, los paramédicos que corrieron en su auxilio para revisar su tensión arterial.

Más de 20 años tras su retiro, Maradona sigue siendo estrella en el Mundial.