Inglaterra vuelve a una semifinal 28 años después bajo la influencia de Guardiola + Gareth Southgate: “Aún no hemos escrito el último capítulo”

7/07/18
10.42 pm

 

 

Inglaterra vuelve a Semifinales bajo la influencia de Guardiola

 

Suecia se marcha a casa con la cabeza alta… Y el convencimiento de la imposibilidad de hacer frente a una Inglaterra futbolísticamente superior. Crecida y convencida, la selección de Gareth Southgate dominó todas las facetas del juego y sumó, por si hacía falta, una actuación prodigiosa de Pickford, que en el momento adecuado evitó un gol sueco que habría devuelto a los nórdicos a un partido que se les puso demasiado cuesta arriba con la magnífica apuesta ofensiva británica.

Con las lágrimas de Gascoigne en el recuerdo, el equipo de los tres Leones regresa al cabo de 28 años a una semifinal mundialista y lo hace sin la épica del pasado, sin atropellos ni alardes al margen del fútbol. Inglaterra tiene un plan y lo puso en el escenario desde el primer día, cuando ni el sufrimiento ante Túnez le hizo variar sus planteamientos.

Southgate confió en un plantel joven y hambriento… Pero también en un grupo de jugadores con evidente ascendencia continental. Se nota la puesta en escena de Guardiola y se siente la personalidad de Pochettino, probablemente los dos entrenadores que más han influido en la Premier League durante los últimos años y que han impuesto algo más que una simple moda.

Antepuesto a los planteamientos de Conte, Ranieri o el propio Mourinho, Manchester City y Tottenham han sido un espejo perfecto para entender la personalidad mostrada por Inglaterra en tierras rusas. Sterling y Harry Kane, el máximo realizador desde la época de Gary Lineker, se han convertido en puñales soberbios, bien acompañados por una tarea incombustible del centro del campo, con carrileros entregados en la ayuda a Dele Alli y Lingard para mayor comodidad de Henderson.

El dominio del juego permitió que Maguire o Stones disfrutasen en sus subidas al ataque y que Walker acabase de mostrar todo el poderío que alcanzó bajo el influjo de Pochettino y ha multiplicado a las órdenes de Guardiola. Y si a ello se le suma un portero como Pickford, sensacional como lo fue ante Colombia en los octavos de final, se entiende que Inglaterra llame a la puerta de las semifinales con toda la solvencia y confianza.

Inglaterra está de vuelta. Y el fútbol lo agradece.


 

Inglaterra vuelve a una semifinal 28 años después

 

(Paola Núñez | ESPN Digital) — Inglaterra está en la semifinal de la Copa del Mundo por primera vez en 28 años después de vencer por 0-2 a Suecia en el partido disputado este sábado en Samara.

La disciplina inglesa no daba lugar al espectáculo. Al chispazo de magia, por más talento que acumulara en ataque. Y menos con Suecia enfrente; uno de esos equipos que hacen poco y dejan hacer menos.

Hasta que Inglaterra quiso acordarse. Habían llegado al Mundial determinados a “traer el futbol a casa”. A acabar con lo que parecía una interminable serie de decepciones, lamiéndose las heridas en una esquina pensando lo que pudo ser y no fue. Por una vez, llevó al Mundial a ‘tres leones’. No tres elefantes.

Y rugieron. No eran tres. Eran once en la cancha. Al unísono liberaron el grito contenido durante décadas. Apareció Harry. El otro Harry, Mguire, sacándose un cabezazo de la chistera para abrir el camino al equipo de Gareth Southgate.

Después de una angustiosa media hora de querer y no poder, Inglaterra ponía el 0-1 que abría la puerta a la semifinal en un tiro de esquina.

Los de Southgate habían llevado un arma infalible al Mundial y de nuevo la pusieron en práctica. El balón parado.

Inglaterra no se ha querido permitir un derroche de creatividad; su juego está lejos de ser alegre o vistoso. Pero es efectivo como pocos. Y por quinta vez en el torneo, resolvía sus problemas a balón parado.

Inglaterra trabajaba de acuerdo al plan. No quería salirse de lo pactado. Harrry Kane trabajaba por y para Sterling. Raheem Sterling hacía lo propio con su compañero en ataque. Siempre conservando las rígidas formas.

Pero ese no querer salirse del guion establecido podía tener consecuencias. El partido se tornaba a veces trabado, a veces pastoso. Lento.

Inglaterra controlaba el balón, hilvanaba pases sosos y predecibles, como esperando a que la divina providencia abriera una brecha ante una mancha amarilla que ya fuera por acabar con el letargo, o por inercia, de tanto en tanto se extendía por el terreno amenazando con devorarlos.

Pero Suecia no tenía una idea clara de cómo combatir el orden establecido por el inamovible enramado inglés, ni quiso tenerla.

Tuvo para par de llegadas, forzadas y solo por no dejar. Suecia está construido para trabajar a destajo por sobrevivir, no para tomar la iniciativa.

No es que Inglaterra viva de tirarse en una hamaca. Trabaja tanto o más. No importa si aburre o divierte. Y trabajó – arduamente – en conservar esa mínima ventaja y buscarse el hueco para ampliarla.

Tardaron otra media hora en encontrarlo, de tan preocupados en cuidarse las espaldas y respetarse a sí mismos en su idea de juego sesudo y seguro, sobre todo. Casi ambiguo; pues solo de verlos no era claro si se sabían en ventaja o buscaban lentamente como volver.

Fue Dele Alli quien puso fin a esa ambigüedad con otro cabezazo a un cruzado de Jesse Lingard para poner el 0-2 que les dio el pase a su primer semifinal en un torneo grande en más de 20 años.

El resto lo hizo Jordan Pickford. El ‘pequeño’ Pickford – según Thibaut Courtois – que cuando Suecia quiso pegar, metió la mano para evitar el regreso de los nórdicos. El que redondeó el pase a la semifinal para Inglaterra por primera vez desde 1990. El que le recordó a su país que “los hombres son a veces dueños de sus destinos…”.


Gareth Southgate: “Aún no hemos escrito el último capítulo”

 

Tras vencer a Suecia, el estratega dijo que el simple hecho de dirigir a los ‘Tres Leones’ es un honor. EFE

 

SAMARA — Gareth Southgate, seleccionador de Inglaterra, que logró el pase a las semifinales del Mundial de Rusia 2018 tras derrotar este sábado a Suecia (0-2), manifestó en el Samara Arena que “aún no” han “escrito el último capítulo en este torneo”.

“Hablamos con nuestros jugadores de que nuestra meta era quedarnos una semana aquí en Rusia; ahora nos quedan dos partidos y depende de ellos el nivel que estos tengan”, indicó Southgate, de 47 años y seleccionador inglés desde hace dos.

“Para mí ya es un honor simplemente ser el seleccionador de Inglaterra” respondió Southgate cuando se le preguntó si estaba orgulloso de ser el tercer técnico de toda la historia de Inglaterra en llevarla a una semifinal en un Mundial.

“Estamos creciendo aún, sabemos dónde estamos. Todo el mundo está trabajando duro; y hay jugadores que no están teniendo muchos minutos que están aportando mucho a este equipo. Para superar los dos partidos de esta semana necesitábamos eso”, indicó el seleccionador de Inglaterra, que el miércoles se medirá en Moscú ante Croacia.

“Nosotros no tenemos a grandes estrellas en nuestro equipo, pero tenemos un grupo importante de jugadores jóvenes. Hoy era una gran oportunidad de hacer algo grande para nosotros; y no queríamos desaprovechar la oportunidad”, explicó el seleccionador del equipo de los “Tres Leones”.

“Ahora estamos en una semifinal, en la que van a participar algunos chicos jóvenes que aún no están ni siquiera del todo establecidos en sus propios clubes, pero que tienen un gran orgullo y que tienen una gran mentalidad de solidaridad para con el grupo”, indicó.

“Suecia nos hizo un partido muy difícil, pero tuvimos el coraje suficiente de afrontar la situación. Los conocemos ya desde hace cuatro años, cuando nos enfrentamos a ellos en el sub-21, cuando ganaron a Portugal en la final”, dijo.

“Algunos de esos jugadores están ahora en la absoluta. Que es un gran equipo, muy fuertes como colectivo, un equipo al que es muy difícil jugarle”, añadió.

“Somos unos privilegiados por poder representar a nuestro país en un Mundial y estamos muy orgullosos de poder hacerlo y conectar a todos en Inglaterra a través del futbol”, dijo Southgate tras batir a Suecia este sábado en Samara.

“Me imagino que ahora habrá una gran fiesta en casa. La nuestra no lo será esta noche”, advirtió, no obstante, el seleccionador inglés.

“Ahora estamos entre los cuatro mejores del mundo, pero creo que aún nos quedan cosas por demostrar, porque creo que estamos progresando bien”, opinó Southgate, que valoró la actuación de su portero, Jordan Pickford, que tuvo una gran actuación que le acabó sirviendo para ser elegido mejor jugador del partido.

“Para mí, es el prototipo de portero moderno, que sabe jugar con el pie, que es como se juega ahora. Es muy rápido y ha hecho grandes paradas hoy. Necesitamos porteros así”, dijo Southgate, que durante su rueda de prensa también se acordó de Joe Hart, ‘sacrificado’ por él antes del Mundial.

“Esto es el fruto del trabajo de muchas personas y de distintos departamentos. Y de jugadores que no están aquí. Nosotros no estaríamos aquí sin las grandes paradas que hizo Joe Hart ante Eslovenia, por ejemplo”, apuntó.

Southgate también elogió al fornido central Harry Maguire, del Leicester, autor del primer gol este sábado contra Suecia.

“Maguire ha estado gigante en ambas áreas. Nunca dudé de su capacidad, no sé si él mismo se lo creía. Tiene un talento enorme y espero que su confianza en él mismo siga creciendo. Hemos marcado unos cuantos goles gracias a él; y hoy fue él el que marcó el gol que se merecía”, indicó Southgate.

“Hemos trabajado duro para establecer una identidad clara en nuestro juego con unos jugadores humildes que son conscientes de dónde estaban hace 18 meses y de dónde están ahora. Creo que este equipo está integrado por súper-jugadores”, comentó el seleccionador inglés, que añadió que a sus pupilos les explica que cualquier éxito internacional que logren con su selección “es mucho más importante que cualquier otro que puedan lograr con sus clubes”.

Al ser cuestionado acerca del por qué de que también haya muchos jugadores de otras nacionalidades que militan en equipos de la Premier League y que están en las últimas instancias del torneo , Southgate fue claro: “Es que en nuestra Liga se paga mucho dinero, para qué nos vamos a engañar”.

“Están los mejores jugadores porque se les paga mucho dinero, eso es así de claro. Y eso es bueno, al igual que es bueno que haya grandísimos entrenadores, como Pep Guardiola, Jose Mourinho o Mauricio Pochettino, sin olvidar el trabajo hecho durante tantos años por Arsene Wenger. Todos ellos han hecho mucho, también, por la formación de jugadores jóvenes”, reconoció Southgate este sábado en Samara.

 

Tomado de: ESPN

 

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.