La Liga, el Clásico, y el fútbol español en general, perderán con la marcha de Cristiano Ronaldo a la Juventus un emblema que durante nueve años catapultó no solo la rivalidad entre Barça y Real Madrid, sino, más aún, el impacto de un cara a cara con Messi que engrandeció a todos los protagonistas y secundarios de una época irrepetible.

“La competición está por encima del nombre de los jugadores, igual que el Real Madrid está por encima de la marca Cristiano Ronaldo. Hace cinco años su salida me habría preocupado mucho más”, explicó el presidente de LaLiga Javier Tebas, en un discurso que, pretendiendo dar a entender la tranquilidad y confianza existente en el organismo… descubre, a la vez, que sí hay duda en cómo se acoja esta pérdida.

Disimular que para el Real Madrid la marcha del portugués supone un sobresalto mayúsculo deja paso a una obviedad palpable: en sus nueve temporadas como futbolista merengue Cristiano marcó 450 goles… y en el mismo periodo Benzemá anotó 192. Encontrar quien sea capaz de ocupar el vacío del mejor goleador de la historia del club y su mejor jugador desde la época de Alfredo Di Stéfano se aventura una tarea enorme para Florentino Pérez, a quien la digestión de la Champions conquistada en Kiev se le ha atragantado de mala manera.

El Barcelona, por su parte, pierde al gran enemigo, al único hombre capaz de poner en duda más allá del Camp Nou el liderazgo mundial de Messi, cuyo enfrentamiento directo se ha retroalimentado hasta niveles insospechados. Si el Madrid pierde el Barça gana, obvia lectura inicial de lo sucedido porque el equipo de Valverde no deberá preocuparse de la voracidad de un rival tan antipático como, en el fondo, admirado en territorio azulgrana.

 

¿La Liga?

“La Premier es la que mejor vende y no tiene ni los mejores futbolistas, ni los mejores clubs. Ningún país me ha dicho que rebajaría su oferta sin Cristiano o sin Messi. Eso no funciona así. Compran la competición. Se irá Cristiano y vendrá otro, pero todos los acuerdos se han renovado sin que el asunto de que hubiera un jugador u otro estuviera sobre la mesa”, proclamó el mismo Tebas ignorando, o pretendiendo apartar del foco, la incomodidad mediática que supone la pérdida del portugués.

¿Messi?

La aparición de Cristiano en España catapultó la capacidad futbolística y goleadora del argentino. Si en su primera temporada bajo las órdenes de Pep Guardiola, la 2008-09, sumó 38 goles, a partir de la siguiente, con el portugués en el Madrid, Leo nunca bajó de las 40 dianas… Cifras a las que respondió Cristiano a partir de su segundo curso de blanco.

En las últimas 9 temporadas, cara a cara, Messi anotó 472 goles en 476 partidos de azulgrana, por 450 dianas en 438 encuentros de Cristiano. El luso solamente levantó 2 títulos de Liga por 6 el argentino… Pero a las 2 Champions que conquistó el Barça respondió con el doble el Madrid, las 3 últimas consecutivas y de récord.

Sin Cristiano Ronaldo Leo Messi perderá en el día a día a su principal alter ego, un contrincante voraz que alimentó al límite su ambición tal como se alimentaba la del portugués en sentido contrario y hay quien, sí, llega a preguntarse si esa pérdida rebajará la autoexigencia del argentino en el campeonato local.

Seguirán mirándose de reojo, claro, en Europa, donde al reto que se enfrenta Messi por conquistar una Champions que se le escapó al Barça en las últimas tres campañas responderá el desafío mayúsculo que encarará Ronaldo por ofrecer a la Juventus un título que no levanta desde 1996.

Lo que está claro es que el 9 de julio de 2018 se acabó una época única en la historia del fútbol español. Y aunque se empiece a descontar el tiempo que le resta a Leo Messi como líder absoluto del barcelonismo, nada será igual sin Cristiano Ronaldo de madridismo, sin su ‘enemigo íntimo’.