MLB; Diez bonitas historias de superación entre los convocados al Juego de Estrellas

 

12/07/18
01:11 AM

 
MLB.com
 
 

Usted llega al Juego de Estrellas si tiene tremendas estadísticas, no una tremenda historia. Pero cuando su relato personal es tan bueno como los números, estamos en presencia de algo especial.

Ahora que sabemos quiénes fueron convocados al Juego de Estrellas y quiénes están luchando en el Voto Final para ser el último representante de cada liga para la cita del 17 de julio en el Nationals Park de Washington, no hay que buscar mucho para encontrar historias emocionantes e inspiradoras.

Entonces, aquí los dejamos con 10 casos:

Matt Kemp, Dodgers
Cuando los Dodgers readquirieron a Kemp desde los Bravos, lo hicieron para liberar un poco la nómina y quedarse bajo el límite del impuesto al lujo en el 2018. En realidad, no tenían planes de ponerlo a jugar, e incluso estaba en duda si iba a hacer el equipo. Pero el veterano de 33 años llegó en forma a los entrenamientos, se ganó el jardín izquierdo y conquistó nuevamente a la afición, lo que le valió su primer Juego de Estrellas desde el 2012.

Nick Markakis, Bravos
¿Cuántos jugadores desde la Segunda Guerra Mundial dieron 2,000 hits, 400 dobles y anotaron 1,000 carreras sin ir al Juego de Estrellas? La respuesta ahora es ninguno, porque desde el domingo Markakis no es el único miembro de ese club. A los 34 años ha mostrado un poder que no tenía, algo clave en el renacer de los Bravos.

Max Muncy, Dodgers (Candidato al Voto Final, L.N.)
Muncy fue dejado en libertad por los Atléticos hace 15 meses, tras breves estadías con el equipo grande en el 2015 y el 2016, y ni siquiera estaba seguro si iba a conseguir otra oportunidad en las Grandes Ligas, ni hablar de un puesto en el Juego de Estrellas. Había empezado a pensar en volver a la universidad o irse a una liga independiente cuando los Dodgers le dieron un contrato de ligas menores en abril. Afortunadamente, para él y para L.A., le dieron la oportunidad y la aprovechó.

Jesús Aguilar, Cerveceros (Candidato al Voto Final, L.N.)
Los Indios nunca encontraron la forma de darle tiempo de juego al venezolano mientras éste estuvo en dicha organización. Tuvo tres temporadas sólidas en Triple-A, incluida una de 30 jonrones en el 2016. Los Cerveceros lo reclamaron en waivers y le fue bien en el 2017, aunque en pocos turnos. En el 2018, aprovechó las lesiones de Eric Thames y ahora no hay cómo sentarlo.

Justin Verlander, Astros
Verlander, quien no iba al Juego de Estrellas desde el 2013, está logrando una de las mejores temporadas en la historia para un pitcher de 35 años. Aunque probablemente no lance porque debe abrir el domingo, su resurgir es algo que debe ser celebrado en un deporte en el que tantos lanzadores se desvanecen a causa de la edad.

Scooter Gennett, Rojos
El venezolano Eugenio Suárez pudo haber entrado fácilmente a esta lista. Ambos han sobrepasado por mucho las expectativas que había a su alrededor cuando fueron adquiridos por los Rojos. Pero al menos Cincinnati buscó a Suárez en aquel cambio con los Tigres antes de la temporada del 2015 con la intención de convertirlo en un jugador titular. A Gennett lo reclamaron en waivers antes de arrancar el 2017, con la esperanza de que los ayudase ante lanzadores derechos. No podían saber que en el 2018 estaría de primero entre los bateadores de la Liga Nacional en varias de las principales categorías ofensivas.

Miles Mikolas, Cardenales
Pasó tres temporadas en Japón después de dejar 5.32 de efectividad en las Grandes Ligas, y en el béisbol nipón mejoró su control y su forma de entrenar. Los Cardenales lo firmaron en la temporada muerta con unas expectativas bien realistas. Hasta ahora, ha sido uno de los abridores más confiables del 2018.

Shin-Soo Choo, Rangers
Choo tuvo una carrera lo suficientemente sólida para ganarse un contrato de siete años y US$130 millones con los Rangers antes de la temporada del 2014. Pero hasta este año, el mega-pacto lucía como una tremenda carga para Texas, pues Choo se lesionó mucho y no produjo lo suficiente en los últimos años. Sin embargo, en el 2018 sí lo ha hecho e incluso tuvo una cadena de 47 juegos seguidos embasándose, un nuevo récord para los Rangers. Es el primer jugador nacido en Corea del Sur en ir al Juego de Estrellas.

Jean Segura, Marineros (Candidato al Voto Final, LA)
El dominicano ha sido la bujía de unos Marineros que parecen encaminados a terminar con la sequía más larga sin postemporada de todo el deporte profesional de los Estados Unidos. Como si eso fuese poco, es imposible no alegrarse por Segura, quien en el 2014 perdió a su hijo de nueve meses, Daniel, quien murió de forma repentina durante aquella temporada. “Casi dejo el béisbol”, le diría luego al The Seattle Times. “Estaba muerto en el terreno”. Tras ir al Juego de Estrellas del 2013, empezó a perder nivel, pero lo ha recuperado. Ahora tiene dos niños y un puesto en el Voto Final en medio de su mejor temporada.

Mitch Haniger, Marineros
Hace tres años, Haniger les pidió a los D-backs que lo bajaran a Doble-A o Clase-A, o que lo dejaran libre. Lo que pedía era simple: Más turnos. Arizona lo complació y en el 2016 jugó en Doble-A, Triple-A y un poco en las Mayores. Los Marineros lo obtuvieron en el cambio por Segura antes del 2017 y luego de superar algunas lesiones, Haniger ha puesto grandes números. Dudamos que vuelva a ser bajado a Clase-A en el futuro.

 

 

Tomado de: LasMayores.com

 

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.