Dos de las cuatro personas que protestaron ingresando al campo en la Final de la Copa Mundial de Rusia 2018 en Moscú fueron sentenciados a 15 días en prisión.

Los invasores del campo, miembros del colectivo Pussy Riot, corrieron por la cancha del Luzhniki Stadium vestidos como oficiales de policía en la segunda mitad del partido entre Francia y Croacia.

Pedían la liberación de prisioneros políticos y por una competencia política más abierta.

La corte sentenció este lunes a Veronika Nikulshina y Olga Kuracheva luego de encontrarlas culpables de violar la ley de comportamiento de los espectadores en eventos deportivo.

También se les prohibió la entrada a eventos deportivos por tres años.

No estuvo claro de inmediato cuando se decidirán los casos de los otros dos protestantes.