El dominicano José Ramírez, antesalista de los Indios de Cleveland, es una verdadera máquina de batear, aunque el físico no lo acompañe.

Es la versión quisqueyana de José Altuve, con un par de pulgadas más de estatura, pero igualmente destructivo con el bate en la mano.

En la semana del domingo 8 al sábado 14 de julio, Ramírez destrozó al pitcheo rival, al conectar diez cohetes en 26 ocasiones, para average de .385, con siete anotadas y 11 carreras impulsadas.

Como extrabases ligó un doble, un triple y cinco cuadrangulares, para slugging de 1.077.

Con esos cinco bambinazos alcanzó al cubano J.D. Martínez, de los Medias Rojas de Boston, en el liderazgo absoluto de ese departamento en ambas ligas.

Precisamente, Martinez también gozó de una muy buena semana, como ha sido habitual a lo largo de toda la contienda, al irse de 24-8 (.333), con siete anotadas y seis remolcadas.

Entre sus hits tuvo dos dobletes y par de jonrones, para slugging de .667.

Además de compartir con José Ramírez el liderazgo de jonrones, J.D. encabeza las Grandes Ligas en impulsadas, con 80.

El veterano Albert Pujols, de Angelinos de Los Ángeles, sigue cimentando su camino hacia el Salón de la Fama de Cooperstown. Pujols conectó seis hits en 14 veces, para average de .429, con cuatro anotadas y seis empujadas.

Cinco de sus seis imparables fueron extrabases, un doblete y cuatro vuelacercas, para un slugging enorme de 1.357.

“La Máquina” llegó a 630 cuadrangulares y empató con Ken Griffey Jr. en el sexto lugar de los jonroneros de todos los tiempos.

El venezolano Wilson Ramos, de los Rays de Tampa Bay, tuvo una semana agridulce.

Se fue de 20-8 (.400), con cuatro annotadas y seis impulsadas, con tres dobletes, par de jonrones y slugging de .850.

Pero se lesionó el tendón de la corva de la pierna izquierda y se perderá el Juego de las Estrellas, para el cual había sido elegido como receptor abridor del equipo de la Liga Americana y podría incluso ir a la lista de inhabilitados por diez días. Y el dominicano Manny Machado, en sus últimos días con los Orioles de Baltimore antes de que se produzca un cambio inminente e inevitable, quiere dejar la mejor impresión posible ante la afición del único equipo para el cual ha jugado hasta ahora en su carrera.

Machado disparó diez hits en 28 turnos, para average de .357, con tres anotadas y cuatro remolques, tres dobles, dos jonrones y slugging de .679.

Frío, frío

Al venezolano Víctor Martínez ya no le queda gasolina en el tanque.

A sus 39 años y en la temporada final de su contrato con los Tigres de Detroit, todo indica que Martínez está abocado al retiro, cuando ya no hay más béisbol en el pelotero, cinco veces convocado a Juegos de Estrellas.

En la semana se fue de 19-1, para un anémico average de .053, aunque no se ponchó, fiel a sus características de buen contacto, pues en 16 temporadas nunca ha pasado más allá de los 90 abanicados, en una era donde es común ver bateadores con más de 200 chocolates.

Para esta selección se tomaron las estadísticas desde el domingo 8 hasta el sábado 14 de julio