MARIA CRISTINA TORRES (Cuqui): Gloria deportiva de clavados (Centroamericanos Barranquilla, 1946).

Por la integrante de la Peña Deportiva “Africa Reina”,
Yanet Villar Badía

MARIA CRISTINA TORRES (Cuqui): Gloria deportiva de clavados
Centroamericanos Barranquilla, 1946.

Cuqui Torres

Los V juegos encomendados a Colombia para celebrar el año 1942 no pudieron plasmarse en virtud de la II Guerra Mundial, por lo que son realizados en 1946. A medida que pasa el tiempo, se desarrolla un entusiasmo colectivo en los países implicados, de ahí que en esta nueva cita, asistan trece países: Antillas Nerlandesas, Costa Rica, Colombia, El Salvador, Guatemala, Méjico, Jamaica, Puerto Rico, República Dominicana, Panamá, Trinidad, Venezuela y Cuba. En total, asisten 1542 participantes en representación de estos países, compitiendo en 18 disciplinas deportivas, desglosadas en 108 competencias. Por razones técnicas, no se incluyen algunas pruebas de natación y en su lugar se adiciona la gimnástica.

Si hacemos un recuento pormenorizado de la actuación de los atletas cubanos en las distintas
competencias efectuadas, podemos llegar a la conclusión que los desempeños no estuvieron a la
altura de lo realizado ocho años atrás. La ausencia de desarrollo deportivo, al fogueo y a causas de
otras índoles técnicas, determinaron los resultados finales. Si bien es cierto que nuestros deportistas en atletismo, esgrima, levantamiento de pesas, volleybol y lucha, obtuvieron 17 primeros lugares, decayeron ostensiblemente en las modalidades de de beisbol y natación.

El atleta cubano más destacado y que impactó sobremanera a los espectadores asistentes a las
competencias, fue sin dudas Rafael Fortún, ganador por amplio margen de las carreras de 100 metros y 200metros planos.

Pero la mujer cubana dejó su impronta en esos juegos, aunque poco conocida en la especialidad de clavados. Lo que resulta muy meritorio porque en esta especialidad Cuba no alcanzaría nuevas
medallas hasta el año 1966 (solo en masculino con un tercer y cuarto lugares). En el año 1974 es que en unos Centroamericanos se vuelve a coger una medalla (plata) en clavados femenino.
Próximo a celebrarse los Juegos Centroamericanos, la sede se repite y nos trae a la memoria revivir esta historia. Quizás sencilla, pero son bases de nuestra historia deportiva que jamás se deben olvidar.

María Cristina Torres, nunca pensó que su amor por el deporte le llevaría a representar a su país en unos juegos centroamericanos. Es una adolescente de 17 años que desde la plataforma de de 3
metros, disputa junto con su coetánea Lucy García, los primeros lugares. Lucy logra ascender al primer lugar pero ella, con su carácter vivaracho, la sigue; de esta forma Cuba obtiene oro y plata en los V Juegos Centroamericanos en Barranquilla, en 1946. Al otro día la batalla continúa, y repite su segundo lugar en la plataforma de 5metros, relegando a Lucy al bronce. Así el clavado femenino cubano logra un total de 4 medallas con las actuaciones de sus ondinas. Parecería algo sencillo, quizás hasta olvidado por muchos. Pero no fue hasta el 1974 que el clavado femenino no obtiene otra medalla y han pasado casi 30 años de los logros en Barranquilla.

Cuqui, le llamaban sus familiares y amigos. Era una muchacha rubia, de ojos verdes, alegre y muy
vivaz. Nació el l9 de mayo de 1929. Oriunda de la actual Centro Habana, donde cursa estudios
primarios y secundarios en esa barriada, en entidades públicas. Siendo niña, su tía la lleva a la piscina del parque Martí y desde entonces se enamora de la natación. Allí desarrolló sus habilidades deportivas hasta que es captada por el entrenador Carlos Apolo de Cubas.Comoes de origen humilde, logra obtener una beca en la Academia Valmaña. Así cursa estudios de estudiante de Mecanografía y Taquigrafía en esta institución y paga sus entrenamientos.

A los 14 años logra el 1er lugar en el Campeonato de Trampolín de 3 metros, categoría senior. Luego gana el juvenil en 1945. Durante 1944 a 1947, en diferentes confrontaciones con su amiga y rival competitiva, Lucy García, se disputan los primeros lugares. En 1945 participa en los III encuentros competitivos con México como clavadista y logra ascender al podio. Su espíritu inquieto y el amor hacia el deporte la hacen participar en la modalidad deportiva de lanzamiento de la bola de beisbol, obteniendo el primer lugar con record nacional incluido. Se presenta al campeonato nacional, obtiene plata y es seleccionada para representar a Cuba en Barranquilla, 1946.

Los logros de las ondinas de la academia Valmaña quedan reflejados en la prensa de la época. Allí
vierte sus criterios sobre la práctica de ejercicios físicos por la mujer: “…Considero altamente
beneficioso para la mujer la práctica deportiva. El contacto directo con el aire y el sol proporcionan una sana alegría que caracteriza a todas las atletas. Desde muy pequeña iba a ver el beisbol y me
encantaba patinar y montar en bicicleta. Me gustaban todos los estilos de la natación, por eso quizás me agrada tanto recomendar la práctica de algún tipo de deportes a mis amigas. Aunque no se destaquen como estrellas, pueden ganar y obtener salud, así como agilidad corporal y mental.
Siempre fue un sueño mio ser deportista y esto me inclinó a practicar el clavado, y con la
perseverancia de mi instructor llegué a dominarlo profundamente y a ganar el campeonato juvenil
del año 1944 En mi modesta opinión, le recomiendo a las que quieren triunfar que tengan tenacidad, mucha voluntad y acatamiento de los consejos.”

En otra ocasión, ante la pregunta del periodista sobre qué prefería, si el deporte o el amor, respondió:

– El deporte…además del amor.

-¿Qué escogerías: un triunfo deportivo o un beso en la boca?

El triunfo deportivo, porque ello sucede una sola vez en la vida. ¿Los besos en la boca?….ya tendré
tiempo para esas cosas.

La muchacha no teme a las alturas, entrena fuerte y practica desde las 8 a.m. hasta las 2 pm. Las
prácticas se desarrollan en las piscina del parque Martí. Son 7 saltos: 4 obligatorios y 3 adicionales,
hasta lograr dominarlos completamente. En aquella época las féminas no se tiraban desde una altura superior a los cinco metros. Los entrenamientos se hacían con enguatadas para amortiguar los golpes contra el agua. En ese tiempo, los entrenamientos no incluían la cama elástica, como en la actualidad por lo que debió haber recibido no pocos golpes.

Cuqui acudió a la magna cita centroamericana con la edad de 17 años, por lo que al ser menor de edad fue acompañada por mayores (chaperonas). Una señorita no podía ir sola a ninguna parte por lo que se garantizaba su integridad moral de esa manera.

Comienza diciembre del 46 y las atletas criollas, acompañadas por las susodichas chaperonas,
concurren al evento. Están separadas de la familia y las nadadoras cubanas en su mayoría, son
adolescentes. ¡Cuánta responsabilidad sobre sus hombros¡ Al final, logran la hazaña. El clavado
femenino cubano cumplió su cometido: un oro, dos platas y un bronce. Las campeonas por Cuba son Lucy García y María Cristina Torres.

La prensa en Barranquilla se hizo eco de la hazaña y lo reflejó así:

diciembre 16.- Terminaron ayer domingo las pruebas de natación de las féminas de los V Juegos
Centroamericanos y del Caribe, y los clavados tuvieron el resultado siguiente:

Trampolín de tres de metros:

PRIMER LUGAR: Lucy García (CUBA), con puntuación de 89,21.

SEGUNDOLUGAR: María Cristina Torres (CUBA), con 85,66.

TERCER LUGAR: Rosa de Pardo, (MEJICO), con 83,87.

Un año después de Barranquilla, Cuqui culmina sus estudios y comienza una nueva vida para ella.
Atrás queda la vida estudiantil. Es una época difícil para la mujer cubana. El amor aparece en su vida, contrae matrimonio y funda su familia. Ya no hay tiempo para la atleta, ahora es madre y decide dedicarse a ese deber en cuerpo y alma, más nunca dejó de interesarse por el deporte. Fomenta en sus hijas el amor hacia las actividades deportivas. En el hogar siempre se habla de deportes, ya sea de baseball, el voleibol o el boxeo. Sigue los logros de Cuba en la palestra internacional y, en lo interno, del equipo de beisbol de Industriales, al cual es fan desde su surgimiento. Sus hijas: María Cristina, María Caridad y María de Lourdes, conocen de sus logros, de como entrenaba, de su amor al deporte , y así crecen. María Cristina y María de Lourdes se forman como Licenciadas en Cultura Física y Rehabilitación. María Cristina participa en juegos escolares y juveniles como voleibolista, y durante más 40 años es profesora de Educación Física de secundaria básica con logros en la base; mientras María de Lourdes es fundadora de la Gimnasia Aerobia cubana, donde ha logrado relevantes resultados nacionales e internacionales. De una forma u otra, en el hogar se respira, se siente y se vive el deporte cubano.

En 1997, es reconocida María Cristina Torres como gloria deportiva por su desempeño como
clavadista en la natación cubana y sus logros en los V Juegos Centroamericanos en Barranquilla, 1946.

En 2010 fallece Cuqui Torres, rodeada del amor de sus familiares, amigos y vecinos de La Víbora.

A pesar de su corta historia deportiva, Maria Cristina Torres (Cuqui) constituye una figura relevante para su tiempo que dejó su impronta en la historia del clavado femenino y es un ejemplo de la participación de la mujer cubana en el desarrollo del deporte y las prácticas del ejercicio físico.

16 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Chikungunya on 19 julio, 2018 at 1:01 pm
    • Responder

    Bonita historia y poco conocida ya que siempre leemos sobre las hazañas de nuestros atletas (varones) de aquella época.

    1. Gracias por tu reconocimiento. Las mujeres, aunq menos q los hombres, tambien aportamos. Gracias por su comentario.
      PD: precidamente hoy clasificaron dos atletas femeninas para las finales.

  1. Gracias Yanet y Juan por recordar con este trabajo a una mujer gloria deportiva de nuestro país, desconocida para muchos..

    1. Pues entre todos abrimos camino al conocimiento de nuestra historia deportiva. Un abrazo, Marvely.

  2. ese trabajo fue ORO en el concurso de las MD, en las tunas, de verdad muy completo este compendio y descubridor de historias que por lo general no son tan divulgadas….felicidades a yanet…..y a todas las Africa Reina de esta gran familia…..

    1. Ah, y no estaba dopada, Chester…..jjjjjjjjj….¡Tú sabes¡

      1. tu sabes que yo kise ir al VAR pero no me dejaron…..

        1. Al VAR o al BAR?….Prefiero el segundo….JJJJJJ

  3. Tengo fotos de sus medallas conquistadas, de los diplomas otorgados y reconocimientos de autoridades politicas y deportivas, pero me son imposible de publicar por mi inexperiencia en este mundo digital…Gracias por tu reconocimiento.

    • Javier Nd on 20 julio, 2018 at 8:38 am
    • Responder

    Muy interesante este articulo y pienso que habrá tenido en aquella época no pocos los críticos por practicar el deporte que le estaba casi prohibido a las féminas, que lastima que no aparezcan fotos de antes de su desaparición física, pero no importa la crónica la ilustra tal como son las mujeres cubanas de ayer y de siempre, felicidades.

    1. Le debo las imágenes, q por cierto hay bastante. Pero mi inexperiencia impide publicarlas. Ya sabe q el guru de esta página esta de visita por tierras avileñas. En algun momento se la haremos llegar. Un saludo

    • Rojo de Metro on 22 julio, 2018 at 12:11 pm
    • Responder

    Que me perdonen todos los hemanos de la MD. La Capital esta que corta. Nuestra unica AR capitalina poniendo CALIDAD INFORMATIVA E INVESTIGATIVA al alcance de todos. Y eso que no somos una manada de cabalos ni un avispero. Seguro estoy que esta historia no la conocia NADIE de los que navegamos en nuestra InterMD.
    A recogerse todos con este trabajo. Repartense del 2 al 8, que el uno lo tenemos asegurado.
    Y no me vengan con el cuento de Marvelis, que ella es una peñista profesional.
    Felicidades señora Yanet, de seguro la columna STRIKE tendra a partir de ahora, dos excelentes escritores.
    MANTENGASE EN SINTONIA CON MD

    1. Gracias…muy emocionada por su comentario. De nuevo gracias.

    2. Los peñistas si conocíamos de este trabajo, el mismo fue el premio al primer lugar en el concurso femenino para el tercer Encuentro en las Tunas, incluso hubo un peñistas que le solicitaron algunos datos hace unos meses sobre el tema y con mucho gusto colaboro, ahora si te refieres a los que navegan que no sean peñistas ok, puede ser que nadie lo sabia jeje. Una vez mas reconocer el gran trabajo investigativo de Yanet y felicitarla por su debut como escritora en nuestra web que no vi a nadie referenciar sobre esto y es algo que siempre me gusta señalizar para que todos vean cuando debuta un nuevo escritor (a) en nuestra web. Oye brother, en la capital hay otra AR y se llama Giselle. Un abrazo.

      1. !Bienvenido!…Un abrazo.

        1. Gracias hermano. Otro abrazo.

Deja un comentario

Your email address will not be published.