Barcelona viaja a Estados Unidos con 13 canteranos… y los descartados + Cambia su libro de estilo

24/07/18
00:58 am

 

El miércoles por la mañana el equipo realizará dos sesiones de entrenamiento en el Rolando Field. EFE

 

BARCELONA — El FC Barcelona hizo oficial la relación de 28 futbolistas que este martes viajarán a la gira por Estados Unidos, formada por 15 jugadores del primer equipo y otros 13 del filial. La principal novedad es la presencia en la lista de Ter Stegen, quien se unirá a la expedición en tierras americanas, y la única ausencia de peso, más allá del lesionado Aleñá, la personaliza Douglas, quien este lunes concretó su cesión por una temporada, la última que tiene de contrato con el club, al Sivasspor de Turquía.

Por lo demás, y contrariamente a los planes ideales que manejaba hace dos semanas Ernesto Valverde, en la convocatoria estarán incluidos todos (Barcelona se va a EEU con todo y sus descartes) los futbolistas que no entran en sus planes, además de los que podrían sumarse a las bajas en caso de llegar al Camp Nou una buena oferta de traspaso. Quiere esto decir que los André Gomes, Aleix Vidal y Marlon, cuya permanencia no contempla el club, participarán en la gira, de la misma manera que otros con futuro dudoso como son Alcácer, Munir, Rafinha, Samper y Lucas Digne, en quien ha mostrado interés el Everton.

 

Los 13 jugadores del Barcelona B incluidos en la relación son Ezkieta, Palencia, Cucurella, Mingueza, Cuenca, Miranda, Monchu, Collado, Riqui Puig, Abel Ruiz, Pérez, Chumi y Ballou. El primero de ellos es portero y que ocupará la plaza que parecía ser de Ortolá, que se marcha cedido al Deportivo de La Coruña, y también estará presente el capitán Sergi Palencia, a quien el club le busca igualmente una salida por no entrar en los planes futuros del primer equipo.

El secretario técnico Eric Abidal, de la misma forma que su adjunto Ramón Planes, no tienen previsto viajar con la expedición oficial aunque podrían sumarse a lo largo de la gira, dependiendo de las varias negociaciones abiertas que mantiene el club, tanto en materia de fichajes como, también, en cuanto a los jugadores a los que se busca una salida.

Así, no sería descartable que los futbolistas que no entran en los esquemas de Valverde pudieran abandonar la gira durante los próximos días si se solucionasen sus casos, circunstancia por la cual la relación de jugadores es tan extensa (28 miembros) y que sería del agrado del entrenador reducir al máximo antes de enfrentarse, el 12 de agosto en Tánger, al Sevilla con motivo de la Supercopa de España.

PLAN ABIERTO

El Barça entrenará este martes por la mañana en la Ciudad Deportiva y a media tarde viajará en un vuelo directo hasta Portland, donde quedará alojado. El miércoles por la mañana realizará dos sesiones de entrenamiento en el Rolando Field, con una foto de grupo junto al equipo femenino que también viaja a Estados Unidos, y por la tarde una tercera sesión.

El jueves la expedición acudirá a la sede de Nike en Portland antes de desplazarse a Los Angeles, donde llevará a cabo una serie de actos publicitarios e institucionales antes del partido del sábado en el Rose Bowl frente al Tottenham para viajar el domingo día 29 a Dallas, donde el siguiente martes jugará contra la Roma, para marchar un día después hacia San Francisco donde permanerá hasta el 4 de agosto, cuando cerrará la gira enfrentándose al Milan en el Levi’s Stadium antes de regresar a Barcelona.


Barcelona cambia su libro de estilo

 

BARCELONA — El FC Barcelona sentenció la pasada semana el despido, no renovación, de Joan Vilá. A ojos del gran público la decisión no tiene más recorrido ni más incidencia. Alrededor del club, entre quienes conocen su trabajo, el caso no ha pasado sin embargo desapercibido.

“Se ha perdido un poco la apuesta por la cantera. Se han ido chicos importantes y es raro que esto suceda en el club”, se lamentó a principios de julio públicamente Leo Messi. Las palabras del astro argentino, a quien Vilá conoció también durante sus primeros pasos como azulgrana, fueron un aviso, otro, de la desnaturalización acelerada que se vive en el fútbol base.

Futbolista de corto y discreto recorrido en el club hace ya 4 décadas, Vilá ejerció tras su retirada como entrenador de la cantera, siendo mentor entre otros de Xavi y Puyol, y después de dirigir a algunos equipos menores en Cataluña regreso al Barcelona en 2011 con un cargo de nueva creación. Andoni Zubizarreta, en aquel entonces Director Deportivo azulgrana, le encargó junto a una personalidad como es Paco Seirullo la responsabilidad del área de metodología de los entrenamientos de todas las categorías del Barça.

Animado por Guardiola, el equipo dirigido por Vilá confeccionó lo que se dio por llamar ‘la Biblia’ en la metodología de los sistemas de entrenamiento que se llevaban a cabo en todas las categorías del club. Convencido de su trascendencia en la indiosincracia alrededor del Camp Nou, consiguió implantar el viejo sueño de un Johan Cruyff por quien sentía devoción extrema.

No fue, solamente, un sistema de juego único en todas las categorías sino, más aún, un sistema de entrenamientos basados en la posición, el balón, los rondos… Todo. Y lo que, de hecho, se llevaba muchos años practicando en La Masia se convirtió en regla… Hasta que esa regla comenzó a desvirtuarse en las dos últimas temporadas.

Incómodo en su puesto tras la llegada y ascenso en el puesto de mando de Pep Segura por las diferencias de criterio evidentes entre ambos en cuanto a las formas de entrenamiento, Vilá perdió ascendente en la formación de entrenadores a la vez que fue contemplando como bajo el mando del manager general deportivo las sesiones se desvirtuaban.

PUNTO FINAL

Al juego de posición comenzó a ganarle importancia la potencia física, al fútbol de combinación le fue sustituyendo la verticalidad y el juego aéreo y las tesis que eran como una religión a todos los niveles futbolísticos en el Barça fueron desapareciendo.

Las diferencias de criterio, cada vez más insalvables, han provocado un cambio de proceder en La Masia, cada vez menos ‘pelotera’ y más ‘física’ para pesar de Joan Vilá, cuya relación con Segura nunca fue fluida y que acabó por provocar su salida.

Viendo que entre las altas esferas del Barça su figura había quedado arrinconada y que esos planteamientos que comenzó como entrenador de la base y que adquirieron el carácter de ley habían perdido todo el peso, su marcha estaba cantada… Pero fue el propio club el que dio el paso definitivo.

A Vilá se le comunicó la determinación de no renovar el contrato que acababa este mes de julio. Argumentando la decisión en su edad, 64 años, el Barcelona le agradeció su trabajo. Y se acabó.

El suceso, poco mediático más allá de las paredes de La Masia o del Camp Nou, adivina un sospechoso cambio de rumbo en la filosofía futbolística del Barça. Xavi, en primera persona, lamentó la marcha de Joan Vilá y dio la voz de alerta respecto a esta nueva realidad en la que el fútbol que convirtió al club azulgrana en una referencia por su íntima y distinta personalidad queda en un segundo plano.

El despido de Joan Vila puede no ser un caso que llene los papeles… Pero sí es un caso a tener en cuenta.

 

Tomado de: ESPN

 

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.