BARCELONA — La Fiscalía solicitó formalmente este lunes reabrir la investigación por el trasplante de hígado al que fue sometido el secretario técnico del Barcelona, Eric Abidal y cuyas dudas surgieron hace unas semanas, cuando se publicaron unas conversaciones telefónicas en las que se podía sospechar que el ex presidente del club azulgrana, Sandro Rosell, admitía haber comprado un hígado ilegal para el ex futbolista en 2011.

El ministerio público explicó en un comunicado que el pasado viernes presentó un escrito al mismo juzgado que archivó la causa después de haber investigado a raíz de recibir un anónimo poniendo en alerta la ilegalidad de la adquisición del hígado que le fue trasplantado a Abidal. En el escrito la fiscalía solicita la reapertura del caso, pidiendo “aclarar las diferencias que se observan en la documentación que abre la causa e igualmente para intentar determinar con exactitud la identidad del donante”.

La última semana la ONT (Organización Nacional de Trasplantes) emitió un comunicado en el cual concluía que el trasplante se llevó a cabo “de acuerdo a la legalidad” y el propio Barcelona, por medio de su vicepresidente Jordi Cardoner, quiso cerrar el asunto remitiéndose a dicha explicación y aseverando que el club lamentaba todos los rumores “malintencionados” que se sucedieron a raíz de las primeras informaciones.

“Han existido informaciones éticamente reprobables y es una situación injusta”, proclamó Cardoner, aseverando que “ha quedado claro cuáles son los hechos y no vamos a admitir que se dude de la integridad de Abidal y de cómo obró el Barcelona; nos debemos sentir orgullosos de cómo se gestionan los trasplantes en Cataluña porque somos referencia en todo el mundo” y sentenciando que el Barça, dando el caso por cerrado, no entraría en ninguna causa judicial para defender un hecho que entendía solventado.

El propio Abidal, durante la rueda de prensa de presentación de Arthur, solventó el asunto haciendo referencia a una comunicación realizada a través de las redes sociales en que defendía la legalidad del trasplante, donado por un primo suyo en Francia y expresó su intención de no referirse más al tema…

Ahora, por más que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña aclarase que el caso había sido archivado hace varios meses y que el juzgado número 28 de Barcelona lo archivase nuevamente por “no encontrar indicios de delito”, la fiscalía pretende devolverlo al plano bajo el argumento de la existencia de “diferencias en la documentación” y con el objeto, afirma, de “determinar con exactitud la identidad del donante”.