REAL MADRID; Obligada la directiva merengue a impulsar su talento joven. Tiene saturación de guardametas + Presentan a Andriy Lunin, portero ucraniano de 19 años

24/07/18
00:55 am

 

 

 

La marcha de Zinedine Zidane y Cristiano Ronaldo, las dos máximas estrellas del club y en las que se sostenía el proyecto deportivo que llevó al Real Madrid a conquistar tres títulos de Champions League consecutivos – cuatro en los últimos cinco años – ha cimbrado tanto al club que hasta ha cambiado de narrativa.

No hay estrella en el horizonte que pueda llenar el vacío que han dejado de cara a la próxima temporada. Ante la escasa oferta, al Real Madrid de los ‘galácticos’, el que se jactaba de esa mezcla de ‘Zidanes y Pavones’, o que en 2009 pagó 96 millones de euros por Cristiano Ronaldo, una cifra que provocó no pocos aspavientos entre la competencia que auguraba un descontrol en el mercado, le ha dado por enaltecer su estrategia financiera de comprar jóvenes casi desconocidos en Europa pero que supone destinados (o no) a convertirse en estrellas en el futuro; llevarla a primer plano y como única vía de acción y no en paralelo a la planeación del primer equipo como había hecho hasta ahora.

No le ha quedado más remedio.

A un mes de que inicie la temporada, el único jugador de renombre que se encuentra en negociaciones con el Real Madrid es Thibaut Courtois. Un arquero, posición que por si fuera poco, tiene más que cubierta con Keylor Navas.

Real Madrid tardó dos semanas en encontrar un entrenador de renombre, entre los que directamente se desmarcaron incluso antes de ser contactados por el club, y los que sí podían estar dispuestos, pero atados por sus respectivos contratos. Empezando por el favorito, Mauricio Pochettino. Alguien que irremediablemente será constantemente comparado con el francés; hasta ganar algo o claudicar, lo que pase primero. Cuando lo hizo, desató una crisis en el seno de la selección española de futbol que estaba por disputar el Mundial con la contratación de Julen Lopetegui.

Las comparaciones no se han hecho esperar. En la capital española no se espera que el vasco funja como contrapeso a la directiva como lo hacía Zidane. Aunque no tenía cartel como entrenador cuando se hizo cargo al banquillo merengue, tenía la autoridad por ser quien es. Lopetegui, que en lugar de llegar triunfante tras dirigir un Mundial lo hizo como el técnico despedido por ‘deslealtad’ a la Federación, solo ha realizado declaraciones institucionales: dijo al canal del club que del Madrid le gustaba ‘hasta el himno’.

Para reemplazar al poseedor de la marca de máximo goleador del club con 450 goles, entre varias decenas de récords institucionales, se ha cansado de buscar. Si es que existe.

Neymar, obsesión de la directiva blanca desde su adolescencia, luce imposible. En el PSG ya le ha hecho saber al Real Madrid, por activa, pasiva, y a través de un mensaje público del jugador, que no facilitará su salida. Y menos la de Kylian Mbappè, que ya se le escapó a los blancos hace un año. Igual de inalcanzable luce Harry Kane, que renovó hace nada con el Tottenham hasta 2024 y, al parecer, ya ha dicho que no se mueve de Londres. El único que se ha ofrecido – y varias veces – ha sido Eden Hazard. Otra cosa es que el Chelsea le permita salir y no parece estar dispuesto.

Tan desesperada es la situación que empiezan a sonar jugadores de segunda línea, por ejemplo, Mauro Icardi, que no se acerca ni remotamente a los 50 goles anuales de Cristiano (marcó 29 goles en 36 partidos con el Inter la temporada pasada) y menos a su alcance mediático: tiene 1.32 millones de seguidores en Twitter y 3.5 en Instagram, ante los 73.5 en Twitter y 136 en Instagram de Cristiano, por poner un ejemplo.

Real Madrid no ha fichado estrellas hechas y probadas desde 2014, cuando se hizo con tres jugadores que dejaron huella en el Mundial de Brasil: el portero sensación Keylor Navas, James Rodríguez, y el campeón Toni Kroos. Desde entonces, los fichajes del Real Madrid se han limitado a jóvenes prometedores, de los que solo Casemiro ha logrado hacerse un lugar como titular indiscutible, un préstamo mediáticamente redituable, el del Chicharito en 2015, y la repatriación de jugadores cedidos, o traspasados como Álvaro Morata (que duró un año tras su regreso triunfal desde la Juventus antes de forzar su salida) o Kiko Casilla. La diferencia es que entonces, Real Madrid contaba con un buque insignia y apuesta segura a competir por el Balón de Oro y podía seguir compitiendo sin hacer grandes movimientos. Hoy no.

De ahí que Florentino Pérez ha aprovechado la mínima oportunidad a modo de presentación de suplentes como Odriozola, o jugadores que saldrán cedidos como Andriy Lunin, para recalcar esa nueva narrativa que gira en torno al fichaje de ‘talento joven’; palabras que ha repetido sin cesar en cada ocasión.

Es lo que tiene quedarse sin referentes.


 

Real Madrid tiene saturación de guardametas

 

 

MADRID — A menos de un mes del arranque de la temporada, Real Madrid tiene a cuatro porteros en nómina. Keylor Navas, Kiko Casilla, Luca Zidane y la más reciente adición al plantel, el ucraniano de 19 años Andriy Lunin. Y podrían ser cinco en los próximos días, si los planes del Real Madrid llegan a buen puerto antes de que cierre el mercado el próximo 31 de agosto y logra concretar el fichaje de Thibaut Courtois.

Con solo tres plazas disponibles, serán dos hombres los que inevitablemente saldrán del equipo. La decisión, teóricamente, está en manos del entrenador Julen Lopetegui y su entrenador de porteros, Juan Canales, y deberán tomarla lo más rápido posible.

Courtois, a quien la directiva sigue desde hace varias temporadas para ocupar un puesto que se ha convertido en un dolor de cabeza, se convertiría en la primera “estrella” de renombre en a reforzar al Campeón de Europa. Y como tal, llegará para ocupar la plaza de titular.

Según ha trascendido tanto en la prensa británica como la española, solo faltaría que el Chelsea le encuentre un sustituto para que se concrete su fichaje por los merengues a razón de unos 35 millones de euros. Su llegada desencadenará una especie de efecto dominó en el que los principales afectados serán Keylor Navas y Kiko Casilla, pues ninguno de los dos desea salir.

Ante los crecientes rumores que apuntan al fichaje del Guante de Oro de Rusia 2018, Keylor Navas se ha valido de sus redes sociales para recordarle al mundo, directiva y afición incluidas, que ha ganado tres Champions League consecutivas en el puesto de titular a través de un video. Aunque no es la primera vez que su continuidad se pone en duda – incluso llegó a estar a punto de volar rumbo a Manchester hace tres años – esta vez no tiene un ‘defensor’ de peso como lo tuvo en su momento en Zinedine Zidane, pese a ser de gusto de Julen Lopetegui, que en su momento lo quiso fichar para el Porto, y la directiva preferiría evitar otro ‘debate’ en torno a la portería que enrarezca el ambiente.

Según ha podido saber ESPN Digital, Real Madrid no ha recibido ofertas formales por el tico, con contrato vigente hasta 2020, aunque empiezan a sonar dos equipos grandes de la Serie A como posibles destinos, Milan y Roma, que recientemente se embolsó 75 millones de euros por el traspaso de Alisson Becker al Liverpool.

Navas, de momento, se integrará al trabajo de pretemporada el próximo 1 de agosto, una vez que el Real Madrid se encuentre en suelo estadounidense.

Más sencilla luce la situación de Kiko Casilla. Según ha trascendido en la capital española, el hasta ahora segundo portero del Real Madrid tiene la intención de cumplir su contrato, con vigencia hasta 2020, a pesar de haber disputado solo 43 partidos desde que volviera al club en el verano de 2015. De salir Navas, Casilla seguirá ocupando el mismo lugar y solo faltaría definir al tercer portero. En cambio, si Keylor no trae ofertas y decide “pelear” por su puesto como ha manifestado varias veces, al club no le quedará más remedio que poner al catalán en el mercado.

Con Keylor de vacaciones tras su participación en el Mundial, Kiko Casilla es el único portero de experiencia con el que trabaja Julen Lopetegui desde que inició la pretemporada hace una semana, por lo que será él quien ocupará el puesto de titular durante la gira por Estados Unidos.

Andriy Lunin, por su parte, se enfila a salir cedido a un equipo de Primera División donde pueda adquirir experiencia en la Liga, aunque podría seguir con el plan inicial de alternar entre el primer equipo y el Castilla. Algo que, según reveló el portero ucraniano, se decidirá tras la gira.

“Ahora estoy en el equipo; estoy muy contento y quiero conseguir más experiencia. Ya cuando se acabe la pretemporada tomaremos la decisión de qué será lo mejor para mí”, dijo Andriy Lunin durante su presentación como jugador del Real Madrid este lunes.

En cuanto Luca Zidane, segundo hijo de Zinedine Zidane, y quien en su momento fuera motivo de fricción con el ex entrenador del primer equipo, es el que se encuentra más cerca de la puerta de salida, así llegue Courtois o no, pues no interesa al club. La directiva, según ha trascendido, está abierta a negociar una cesión si no llegan ofertas por el jugador.


El Madrid presenta a Andriy Lunin, portero ucraniano de 19 años

 

 

MADRID — El arquero ucraniano Andriy Lunin ha sido presentado formalmente como jugador del Real Madrid este lunes en un acto celebrado en el palco de honor del Santiago Bernabéu.

Por segunda ocasión en cuatro días, tras presentar a Vinicius Jr., el presidente Florentino Pérez ha dado la bienvenida a un joven, casi adolescente de 19 años, a las filas del equipo merengue, reafirmándose en su política de engrosar las filas merengues más a modo de inversión a futuro en “talentos que marcarán el futbol en los próximos años”, que en refuerzos de renombre para la temporada que para el Real Madrid inicia en poco más de tres semanas, el 15 de agosto, con la disputa de la Supercopa de Europa frente al Atlético de Madrid en Tallin, Estonia.

“Poco a poco vamos asentando las nuevas bases del presente y el futuro. Queremos incorporar a nuestra gran plantilla ese talento joven que marcara el futbol de los próximos años.

Jóvenes que ya han demostrado capacidad de entrega, trabajo y compromiso, y aspiran a lo máximo”, señaló Florentino Pérez en el discurso de bienvenida dedicado al arquero.

Y tal como ocurriera con el brasileño Vinicius Jr hace unos días, Lunin lució su nueva camiseta con el dorsal en blanco. Y hasta ahí las similitudes.

Con Lunin, son cuatro porteros en la nómina actual del Real Madrid en este momento, si bien espera que el club resuelva la marcha de Luca Zidane, hijo del ex entrenador.

Esto a reserva de lo que ocurra con posible llegada Thibaut Courtois. De concretarse el fichaje del belga, Lunin podría estar en una cesión en algún equipo de Primera División donde pueda competir por un puesto, siguiendo el programa adoptado con los canteranos para completar su formación.

De momento, Lunin, quien llegara procedente del Zorya Luhansk ucraniano a cambio de 8.5 millones de euros de acuerdo con la prensa española para firmar un contrato por las próximas seis campañas, se encuentra realizando el trabajo de pretemporada a las órdenes de Julen Lopetegui y viajará el viernes a Estados Unidos con el resto del equipo para disputar la International Champions Cup.

“Gracias por darme la oportunidad de fichar por el mejor club del mundo. Estoy muy contento de poder compartir con los mejores jugadores y staff.

Me comprometo dar mi máximo desde la humildad con ambición de crecer y poner mi granito de arena para que éste sea el mejor club del mundo. Este club siempre quiere más y con este valor me identifico. Repito mi agradecimiento y mi compromiso para hacer todo lo que esté en mis manos”, señaló el jugador antes de bajar a la cancha para posar con el uniforme del Real Madrid.

 

Tomado de: ESPN

 

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.