OPINÍON: ¿IMPARTIR JUSTICIA?

29/07/18
03:54 am
 
 
Por el amigo de la peña:
Pablo Cruz Méndez.

 

 

Los jueces y árbitros tienen en el deporte una responsabilidad incuestionable, capaz de imprimir a los eventos un carácter verdaderamente único, de gran satisfacción para los aficionados, y subrayo esta palabra, porque no me estoy refiriendo a los fanáticos, simples espectadores imbuidos de lo “mío y lo nuestro” e incapaces de reconocer los valores y cualidades de los contrincantes.

Para ejercer con dignidad y justicia su papel, para satisfacer al público, ellos deben poseer un profundo sentido del respeto y la equidad, así como tener muy en cuenta que trabajan en función de ambos bandos,  de los seguidores de uno y otro equipo o competidor individual.

Pero, qué decir de lo que estamos observando, desde hace ya algún tiempo, en las competencia deportivas internacionales, y en especial, de los Centroamericanos “Colombia 2018”. No podemos evaluar de otra forma la actitud manipuladora de algunos jueces y árbitros de dichas competencias, que no sea la parcializada, injusta,  e incluso, inmoral y… posiblemente venal.

Son muy reveladores los casos en que las dificultades en el desarrollo de los eventos, los retrasos injustificados, las interrupciones y dilaciones en la emisión de los resultados de los atletas, se han producido casi siempre en detrimento de los cubanos, venezolanos o nicaragüenses. Parecería que lo hacen con el marcado objetivo de molestar, manipular o alterar los datos.

Como es lógico, las mayores arbitrariedades han tenido lugar en las decisiones por apreciación. El desconcierto  en las caras de los deportistas, cuando han sido despojados de las victorias, no dejan lugar a dudas de lo que estoy planteando. Y no es para menos, quienes compiten de buena fe por su bandera, por su pueblo, no pueden concebir una acción tan inhumana.

Los que peinamos canas, ya hemos visto y sufrido situaciones como esta. Recuerden la corrupción generalizada que se dio en el boxeo internacional hace ya unos cuantos años. Considero que ya es hora de poner freno a tales desafueros ejerciendo presión sobre las organizaciones deportivas internacionales, o nos veremos ante un cuadro deprimente e injusto, además de aborrecible.

Me preocupa sobremanera, que  los directivos a su nivel y los comentaristas del deporte cubano, salvo pocas excepciones, no hayan criticado y protestado  de la forma más enérgica esas decisiones, que solo sirven para empobrecer y empañar el espíritu deportivo y crear un inmenso malestar general. Si se ha protestado no es del dominio público.

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin-top:0cm;
mso-para-margin-right:0cm;
mso-para-margin-bottom:8.0pt;
mso-para-margin-left:0cm;
line-height:107%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-bidi-font-family:”Times New Roman”;
mso-bidi-theme-font:minor-bidi;
mso-fareast-language:EN-US;}

 
 
 

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.