Javier Sotomayor, un rebelde de finales de julio (Final)

30/07/18
11.23 PM

 

Por el amigo de la peña:
Eddy Luis Nápoles Cardoso
 

 

Continuando con los máximos acontecimiento atléticos cubanos, logrados
en los días finales del mes de julio, tenemos, el realizado por el
saltador de altura Javier Sotomayor, con el récord mundial de 2.45
metros, logrado, el 27 de julio, del cual se cumplen 25 años.
Javier Sotomayor Sanabria, nació, el 13 de octubre de 1967, en
Limonar, provincia de Matanzas y es descubierto para el atletismo por
el activista Carmelo Benítez, despunta desde muy joven en el salto de
altura, siendo la medalla de bronce del Campeonato Centroamericano y
del Caribe, celebrado en la capital cubana en 1983, la primera presea
en un evento internacional conquistada por el matancero, su salto fue
de 2.17, al año siguiente comparte con el soviético Valery Sereda,
ambos con 2.25, el primer lugar en las competencias de la Amistad,
celebradas en Moscú.

En 1985 con 2.28, logra medalla de plata en los Primeros Juegos
Mundiales Bajo Techo, celebrados en Paris y bronce con 2.30 en la Copa
del Mundo, escenificada en la ciudad australiana de Canberra; en 1986
implanta con 2.36, nuevo récord mundial juvenil y logra el título de
la categoría en el primer Campeonato Mundial, realizado en Atenas; en
1987, se titula en los Juegos Panamericanos de Indianápolis y es
noveno en el Mundial de Roma; en 1988, con 2.43, implanta su primer
récord mundial al aire libre, el acontecimiento ocurre, el 8 de
septiembre en la ciudad española de Salamanca.

Ausente de los Juegos Olímpicos de Seúl, tiene que ver como el
soviético Gennadiy Avdeyenko se cuelga al cuello la presea olímpica,
con 2.38, pero al año siguiente vuelve a demostrar que es el mejor del
mundo, primero con su récord mundial bajo techo de 2.43 en el
Campeonato Mundial de Budapest y luego con los 2.44, cuota mundial al
aire libre, lograda el 29 de julio, en San Juan, Puerto Rico, durante
los Campeonatos Centroamericanos y del Caribe.

 

Aug 1993: Javier Sotomayor of Cuba clears the bar during the High Jump event at the World Championships at the Gottlieb Daimler Stadium in Stutttgart, Germany. Sotomayor won the gold medal in this event. Mandatory Credit: Mike Powell/Allsport

 

En 1990 triunfa en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de México
y al año siguiente repite su título Panamericano en la capital cubana,
también logra la presea de plata en el Mundial de Tokio, así como la
medalla bronce en Mundial bajo techo de Sevilla, pero además lidera el
ranking mundial con marca de 2.40, lograda en Saint Denis. Todos estos
resultados lo van convirtiendo en uno de los grandes favoritos al
título olímpico en los Juegos de Barcelona. La competencia final se
celebró el 2 de agosto, esta se inicia en 2.20, altura que franquearon
el australiano Timothy Forsythe y los estadounidenses Austin y Conway,
el resto de los favoritos renunciaron; sobre 2.24 saltaron en el
primer intento, Sjöberg y Forsythe, mientras Sotomayor y el polaco
Arthur Partyka, fallaron el primero y saltaron en el segundo; sobre
2.28, Austin saltó en el primero, mientras que Conway lo hacía en el
segundo, el resto renunció; sobre 2.31, saltaron en el primero
Sjöberg, Sotomayor y Partyka, en tanto Forsythe lo vencía en el
segundo, renunciaron Austin y Conway; hasta ese momento la justa era
dominada por el sueco Patrik Sjöberg, seguido de Sotomayor, Partyka y
Forsythe en ese orden; ahora sobre 2.34 se produce la definición de la
competencia, pues Javier Sotomayor es el único que logra vencer esa
altura en el primer intento, en el segundo lo hacen Sjöberg, Forsythe,
Partyka y Conway, mientras Austin utiliza la táctica de hacer solo un
salto y dejar dos oportunidades para la siguiente altura, los 2.37,
altura que nadie vence; Sotomayor realiza dos intentos sobre ella y
guarda uno para que en caso de que alguien lo salte, él responder con
un salto sobre los 2.39. Muy válidas todas esas estrategias, pero
fueron innecesarias, ya que nadie saltó más allá de 2.34 y como
Sotomayor lo realizó en su primera oportunidad, conquistó el título
olímpico, dejando en el segundo al sueco Patrik Sjöberg, mientras que
empatados en el tercero quedaron el polaco Arthur Partyka, el
estadounidense Hollis Conway y el australiano Timothy Forsythe.
En 1993, el saltador cubano tuvo un excelente año, con cinco saltos
sobre los 2.40 metros, el primero de ellos (2.41), lo logró en
Toronto, en marzo, durante el mundial bajo techo, luego, el 22 de
mayo, en La Habana, salta 2.40, en el marco del Memorial Barrientos;
seguido de otro 2.40, este realizado en Londres, en el TSB Gran Prix.
En lo adelante se encamina a Salamanca, España, para intervenir en el
Gran Prix Diputación de Salamanca, una ciudad y un evento, que le eran
muy afines, pues, cinco años antes, había logrado allí su primer
récord mundial (2.43).

Ahora, Sotomayor dio muestras de su excelente momento, inició la
competencia en 2.26, seguido de 2.32, luego 2.38 y finalmente 2.45,
utilizando un salto para vencer las tres primeras alturas, mientras
que el actual récord del mundo, lo lograba en la segunda oportunidad.
Posterior a lograr ese récord mundial, el 22 de agosto, Sotomayor
llegó al Campeonato Mundial de Stuttgart con las intenciones de
sacarse las espinas que tenía de las citas de Roma y Tokio, dominando
con salto de 2.40, seguido del polaco Arthur Partyka y del británico
Steve Smith, ambos con 2.37, en tanto en 2.34 quedaban el alemán Ralf
Sonn, el bahamés Troy Kemp y el conocido estadounidense Hollis Conway,
también en el grupo de la retaguardia se ubicaban el español Arturo
Ortiz y el estadounidense Tony Barton, ambos con 2.31.
Estos 2.45, que al cumplir un cuarto de siglo, no han sido derribados,
pero si han sido “atacados”, incluido el propio Sotomayor, quien
intentó superarse así mismo, en cinco oportunidades, todas en 1994,
hoy se erigen como barrera en el tiempo para los actuales saltadores
de altura.

 

 

2 comentarios

    • Chikungunya on 31 julio, 2018 at 7:59 am
    • Responder

    Otra de las grandes hazañas de nuestro atletismo, ya son 25 años de aquel acontecimiento.

    • Amaya on 1 agosto, 2018 at 8:19 am
    • Responder

    Excelente trabajo, estaba de vacaciones por tanto ahora voy a repasarlos y leerlos todos amigo Eddy, gran homenaje a uno de los grandes de verdad de todos los tiempos, a un fuera de serie que no ha tenido rivales, su record ya cumplilo 25 años, y por el momento nadie se asoma al mismo

Deja un comentario

Your email address will not be published.